¿Sabías que eres mucho más propensa/o a tener relaciones de amor y de amistad mucho más vivas y cariñosas que el resto de los signos Cáncer? ¿Sabías también el efecto que causas a tu gente? ¿Y lo mucho que te admiran y que te aman aunque no te lo digan? Algunas cosas sí que las sabías, pero que el que tu gente te ame a muerte a pesar de todo, es una REALIDAD. Y todo por méritos propios Cáncer, eres una auténtica máquina.

Tu parte más entrañable y la más admirada por todo el mundo que te conoce es tu cariño. Cáncer, te mereces un reconocimiento enorme por todo el cariño, la generosidad y la ternura que presentas cuando sabes que alguien más lo necesita.

Eres altamente sensible con el resto de la humanidad. Obviamente también eres muy hater con la mitad de la población, es obvio, no ibas a ser un osito amoroso todo el rato, pero si eres hater es por causas extremadamente justificadas.

Ser una persona cariñosa para ti NO es ser una pelota andante que le baile el agua a todo el mundo. No es estar abrazando a todo el mundo y poniendo buena cara a todas horas… Para ti, tiene que ver mucho más con el afecto que perder en el tiempo y con la gente que, a pesar de todo, sigue agradeciendo el formar parte de tu vida… En general eres muy buena persona Cáncer, demasiado a veces, incluso con gente que posiblemente ni se mereciera el tener la oportunidad de hablar contigo…

Muchas veces sabes que te has pasado de buena persona (rozando la estupidez y lo sabes) conoces el dicho de “de bueno soy tonto a veces” así que, sabes de lo que hablamos… Lo mejor de ti es que no ayudas a los demás ni estás ahí por recibir algo a cambio. No quieres reconocimientos, no quieres que te paguen con dinero o regalos, no buscas que te estén adorando ni quieres que NADIE se sienta con la obligación de deberte la vida… Si eres así de buena gente es porque te viene de serie cangrejo, lo tuyo es vocacional, viene de cuna… Ni en mil vidas se podría llegar a imitar lo que tú eres y lo sabes. Aquí, o naces así o te mueres sin saber lo que es el tener un corazón bueno y cariñoso de verdad.