Hay gente que ve las debilidades como un signo de flaqueza, como si fuera algo negativo y, sinceramente Piscis, esa gente es inculta a más no poder. La sociedad tiene un concepto muy equivocado cuando hablamos de vulnerabilidades. Casi todos se creen que es algo negativo, pero lo que no saben es que ellas mismas son las que te pueden convertir en la persona más fuerte de la tierra.

Piscis, tu sabes muy bien que tus vulnerabilidades son a la vez, la fuente de energía que dota de mucha fuerza a tu corazón. Ellas son las que se encargan de recordarte que eres humano, que vas a cometer todos los fallos que puedas y más y que, para bien o para mal, vida hay una y hay que aprovecharla al máximo.

No tienes miedo de ser así porque eso es lo que te diferencia de los demás y porque no le temes a nada que tenga que ver con lo más profundo de tu corazón… Los océanos muy profundos y eternos son los que más te llaman la atención Piscis, te mueves como pez en el agua en ellos, lo mismo pasa con este tema, no te hace sentir nada mal…

Tu parte más entrañable y la más admirada por todo el mundo que te conoce es tu sensibilidad. Tu parte más vulnerable.

Todos y cada uno de los gestos que te nacen en la cara cuando estás preocupado por alguien o cuando estás poniéndote manos a la obra para hacer alguna de las tuyas. Así es Piscis, posiblemente no estés de acuerdo en esto, pero es la verdad. La gente admira la delicadeza que tiene tu corazón. La bondad que puede llegar a tener incluso con las personas que no se lo merecen. Esa parte tan vulnerable y tan fuerte a la vez, la misma que no te deja ser muy diablo con gente que ha sido mala contigo… Eso es Piscis, a tu gente le resulta tremendamente entrañable esa cualidad tan pura y sincera.

Sin tú saberlo les atraes hacia ti, porque ven que a tu lado no serán juzgados de mala manera, no serán abandonas y mucho menos, dañados a plena conciencia. Así es, obviamente si te propones ser un tiburón lo eres y con mayúsculas, está claro, pero si haces daño no es adrede, casi nunca…