LA PRIMERA IMPRESIÓN DE CÁNCER

Cáncer, tú sueles caer bien a todo el mundo en la primera impresión. Eres muy abierto/a y te resulta tan fácil socializar con la gente que incluso asustas a cualquiera. Porque ya en el primer momento quieres llegarte bien con todo el mundo. Eres tan abierto y enseguida te dejas conocer que rápidamente sale a la luz tu lado más sensible. Eso no gusta a todo el mundo, pero sí a la mayoría. Porque ven en ti una persona dispuesta a ayudar a cualquiera que esté pasando por un mal momento. Y más si es alguien de tu familia o de tu círculo de amigos. Porque tú eres alguien muy familiar y siempre quieres que todo tu alrededor esté feliz.

La primera vez que alguien te conoce puede conocer también tu lado más lunático.

Que puedes pasar de la risa al llanto en un momento. Que en un momento estás arriba y en otro abajo. Pero todo eso es por una razón, porque puedes arrepentirte a haber dicho alguna mala palabra. Tienes cambios muy rápidos, pero por miedo a sentirte atacado y a que alguien te hiera.

No hace falta que te conozcan mucho para que descubran tu lado más aventurero.

Eres una montaña rusa, siempre quieres estar de arriba para abajo con planes y con cosas que haces. Y ese lado va a gustar a cualquiera. Porque, ¿a quién no le gusta que alguien esté dispuesto a hacer cualquier cosa? Cáncer, sin duda alguna, tú en la primera impresión ya triunfas y eso te hace una persona muy especial y que todo el mundo quiere conocer. Cáncer, tú siempre ganas.