Cuando a un Géminis se le hace algo malo, que se prepare quien sea para no dormir a gusto durante un tiempo. La venganza de Géminis es de las más temidas del Zodiaco. ¿Y sabéis por qué? Por su inteligencia. Virtud que pondrá al servicio del tipo de venganza, de cuándo ejercerla, de cómo jugar con el factor sorpresa, y ¡tachán! De que no le pillen nunca.

La venganza de Géminis es peligrosa. Sí. Todo lo peligroso que puede ser algo que ha sido organizado con una de las mentes más brillantes del Zodiaco. Y no será nada agresivo, ni por la vía de la fuerza física ni venganzas películeras de esas. Géminis sacará todo su arsenal de habilidades mentales, comunicativas e intelectuales. Que se prepare quien sea para sufrir el escarnio público cuando le ataque con palabras. No serán impulsivas ni de esas fáciles, eso es simple. Lo suyo será tal punzada por la vía dialéctica que no hará falta pinchar mucho. Directo al corazón. Porque eso sí, Géminis irá directamente a la yugular emocional. Géminis piensa en sus venganzas conociendo muy bien a su adversario. No en vano tiene un sobresaliente en estudiar las conductas psicológicas, y eso que lo hace por diversión. Si además se lo toma en en serio…¡ya puede tener bien escondidos sus puntos débiles el enemigo porque va a ir a por ellos!

También para Géminis la venganza será rápida. Lo primero por su propia naturaleza impulsiva, pero sobre todo, porque si ha decidido vengarse, no quiere que si pasa el tiempo, pueda perder la ganas de hacerlo. Que quede claro entonces: si le has hecho malo a algún Géminis, espera su respuesta-venganza en breve. Si no llega pronto, es difícil que con el tiempo venga a cobrarse nada. Pero no imposible.

Otra cosa. Que las víctimas de las venganzas geminianas se preparen para no verlas venir nunca. Es ahí donde aparece otra muestra de la inteligencia de Géminis. Y de su carácter dual, gemelar y versátil. Géminis es capaz de ponerte su cara de mejor amigo del mundo, y por dentro estar dándole vueltas a una venganza dentro una olla de las usadas por los caníbales. ¡Te vas a cagar!

También es cierto que Géminis piensa más que actúa. Es decir, su mente puede imaginar mil venganzas, y todas buenas, pero de ahí a que las lleve a cabo no es tan fácil. No va por la vida de ofendido, ni es fácil ofenderle claro. ¡Por ahí se salvan muchos de su venganza!

Pero cuando de verdad sufre por culpa alguien, planeará y ejecutará su venganza sin que nadie le quite la idea. Y lo hará sin precipitarse. Y con la edad irá perfeccionando su habilidad. Recoge muchas ideas en su idas y venidas por todos sitios y con todo tipo de gente. Y las va archivando en su memoria. Para cuando hagan falta.

Si eres alguien que le ha hecho algo grave a un Géminis, no te relajes. Te va a pedir cuentas, más pronto que tarde. Hasta saber que has pagado de alguna manera, no deberías dormir tranquilo. ¡Haberlo pensado antes! Reza porque Géminis no lo vea muy grave o porque tengas cosas mejores que hacer (que será lo normal). Igual su venganza será la de pasar de ti y de lo que le has hecho ¡No hay mayor desprecio que la falta de aprecio! Toma venganza.