Intensa, eso es ya os lo podéis imaginar. Al igual que los otros dos signos de Agua, ser tan emocional le lleva a Escorpio a buscar el amor y a necesitarlo como el aire que respira. Y todo ello nos da muchas pistas para hacer un resumen de cómo es esta vida sentimental, que además de intensa os adelantamos que la decoran la pasión, el sexo, los juegos y la sensibilidad.

No hace falta hacer ninguna distinción entre hombres y mujeres Escorpio porque ambos son igual de magnéticos, misteriosos, juguetones y con una mirada hipnótica que suele ser su mejor arma de seducción. Sin saber porqué, todos aquellos que se fijan en Escorpio sienten algo inmediato. No saben que si Escorpio quiere, van a caer en brazos de una pasión que les puede acabar devorando. Para lo bueno o para lo malo, pero vayamos por partes.

De alguna manera Escorpio siempre consigue tener lo que quiere en temas del deseo o el amor. Si quiere sexo tiene sexo, si quiere algo para un rato lo tiene, si es para cinco ratos, lo tiene, y si quiere enamorar, también lo consigue. Lo de enamorarse lo controla más pero porque no quiere enamorarse. O quiere controlar de quien. O quiere controlar las consecuencias. Sea como sea, Escorpio irá manejando la relación desde el principio. Y lo hará de tal manera que todo tendrá un toque de misterio, de mucha intriga, de secretismo. La otra persona no sabrá de la relación nada que Escorpio no quiera que salga a la luz .

¿Y cuando querrá Escorpio abrirse aunque sea un poco más? Cuando sienta que ha encontrado a alguien importante. Y eso sucede cuando los sentimientos son más intensos de lo normal, no tienen límites. Cuando Escorpio quiere casi poseer a la otra persona.

Antes que después Escorpio habrá querido besar y tener sexo con la persona que le gusta. No necesita estar profundamente enamorado. El deseo le puede y le gusta conocer a las personas a través del sexo. Los besos de Escorpio son pura pasión. Los da o los roba pero los tiene cuando quiere. Y sabe que besando le roba el alma a quien quiere. Su besos son intensos, son salvajes y no miden las consecuencias.

A Escorpio no le gusta airear demasiado su vida así que cuando se enamora y quiere formalizar de alguna forma la relación lo hace discretamente. Tampoco le da importancia a las grandes fiestas y a las demostraciones pomposas. Prefieren siempre la intimidad en todo.

En una relación estable, por llamarla de alguna manera, Escorpio siempre tendrá el poder, en todos los sentidos. Tiene mucho temperamento y algún que otro ataque de celos. Son posesivos y necesitan a diario una relación pasional y de sentimientos muy profundos. Demuestran su amor con las miradas, con las caricias. No les gustan las palabras para ponerle nombre a lo que sienten. Creen que las palabras son vulgares al lado de lo que se puede expresar a través de las miradas o la piel.

Toda esta forma de llevar una relación hace que en la vida sentimental de Escorpio el deseo se mantenga siempre muy alto, porque eso es lo que a Escorpio le gusta.

La infidelidad puede llegar a la relación sentimental de Escorpio antes que el desamor. Escorpio es muy sexual y como tal puede ser infiel por no saber decir a un buen rato de buen sexo fuera de casa. Pero vamos, si su pareja le da lo que necesita, Escorpio controla lo de ser infiel, hasta la muerte. Si llega a hacerlo, lo que es seguro es que no lo pillarán jamás porque es un experto es esconder su vida, sus pensamientos, sus actos y sus sentimientos y emociones. Si es a Escorpio a quien le ponen los cuernos, se acabó. Es traición y contra eso no hay lugar a nada más. Aunque tarden en soltar el descubrimiento, en su cabeza ya se estarán maquinando la venganza. A veces por encima de sus sentimientos. Pero el impulso es más fuerte que cualquier tipo de reflexión práctica. Y muchas veces actúan impulsiva y apasionadamente y se cargan algo que podría haber tenido arreglo.

Al margen de cuernos, una relación con Escorpio se puede estropear si avasallan a su pareja con su abuso de poder. Que lo tienen, pero a veces no saben ponerle límites. Igualmente, desde el principio, Escorpio impone su forma de ser. Él es como es y no admite que se le pida cambiar. Pero claro, lo que a la otra persona le parecía bien al principio, cuando llega el desgaste de la relación, ya no esta tan de acuerdo en ese escorpión tan prepotente.

Cuando llega la ruptura, Escorpio la afronta con la cabeza bien alta. Es muy orgulloso para demostrar que por dentro está destrozado, si es que lo está. Y lo estará de alguna manera porque es exigente y no habría llegado hasta ahí si no hubiera creído que era con “el elegido para la superrelación elegida”. Como además tengan sensación de fracaso o traición querrán venganza, y querrán herir. Sólo eso les hace sentir un poco mejor antes de empezar a buscar de nuevo el amor.