Antes de iniciar me gustaría decirte que no debes sentirte egoísta por alejarte de personas que tienen actitudes tóxicas. Es duro darte cuenta de que creciste con una idea equivocada del amor y lo peor es que te has aferrado tanto que te has vuelto un experto es disfrazarlo con un supuesto romanticismo. Existen las red flags de cada signo que te gritan que ahí no es. Por favor, vete, porque lo que comienza con algo leve se puede convertir en una cárcel de la que es muy difícil escapar. 

Aries 

Las banderas rojas de un Aries tienden a camuflarse a la perfección, porque argumentan que son impulsivos. Bueno, es cierto que tienen un lado arrebatado, pero el hecho de que su temperamento se eleve no justifica que te griten o te humillen. No todos los Aries son iguales, pero si se la pasan haciendo rabietas para conseguir lo que quieren, es sinónimo de que no están listos para tener una relación madura y que vas a tener que lidiar con un niño. Nadie merece sentirse culpable de sus logros, sólo porque un Aries no sabe enfrentar el éxito de su pareja. ¡Vete! Quédate con el Aries que use su carácter para defenderte y no para lastimarte.  

Tauro 

A ver, Tauro, es muy de cautivar miradas, no sólo por su apariencia, también por lo brillante de su personalidad, le gusta el juego de la coquetería y cuando está soltero hace y deshace a su antojo. Sin embargo, el Tauro tóxico es aquel que no respeta del todo su relación y permite que sus impulsos lo lleven a otros brazos sin darle el sitio que se merece a su pareja. La bandera roja es clara, si desde el principio empieza a faltar el respeto de esa manera, es obvio que no está listo para el compromiso. Los Tauro aman demasiado y son leales, pero si no lo demuestran es evidente que no debes quedarte ahí. Es un Tauro que necesita trabajar mucho en sus inseguridades. 

Géminis 

Géminis, tiene el don de entrar en tu vida de una manera muy sutil, no te exige, pero te invita a descubrir su mundo y cuando sabe que sientes algo por él hay dos opciones: te entrega sus emociones o finge que lo hace. Es duro, porque son muy inteligentes e impredecibles, así que justifican sus malos tratos con su lado cambiante y así no es. Hay Géminis que no le temen al compromiso, son muy intensos a la hora de amar y no harían nada para lastimar a su pareja. Sin embargo, están los inconsistentes, los que aparentan amor en un segundo y al otro ya no te quieren ver. No mereces esa inestabilidad, tienes que quererte más de lo que quieres a ese Géminis y huir de ahí. 

Cáncer 

Cáncer, lee bien, tú ya estás con la persona que debes amar toda tu vida. Estás contigo, con tu esencia y con ese corazón que arropa hasta el alma más fría de todo el planeta. Sin embargo, eso no es sinónimo de que tengas que andar salvando a desdichados. A veces, das demasiado y lo sabes, pero también está el otro Cáncer. El que puede dañar a la mínima provocación y después pedir perdón. No es justo que descargues toda tu ira en amores que lo único que quieren es verte bien. Ese Cáncer no merece compasión, porque cuando se la dan toma el rol de víctima y aprovecha para lastimar. Para los demás cánceres es una vergüenza, porque los hace quedar como rencorosos y abusivos. 

Leo  

Leo, tiene una fuerza tan tremenda cuando ama, que muchos corazones terminan asustados, porque no están preparados para sus exigencias. No quiere amar por pausas, quiere construir algo a futuro y su lado ambicioso no permite que se conforme con menos. Sin embargo, está el Leo con red flags muy hirientes. Es el que no ha superado los traumas del pasado y aprovecha a sus parejas para usarlas como su costal de penas. Tal parece que entre más drama haya en su vida, es mejor. Rara vez te perdonan del todo y en cualquier discusión te echan en cara lo que les lastimó. No se vale, no te quedes con un Leo que no ha sanado. 

Virgo  

Es muy gratificante cuando te encuentras a un Virgo seguro de sí mismo, que no necesita ir dejando su mala vibra en los demás. Es quien adora construir vínculos en donde el respeto, el amor y la paciencia, son los principales ingredientes. Ese es el Virgo que te mereces en tu vida, pero por favor no te quedes con el que trae una enorme red flag diciéndote que no tiene ni la menor idea de lo que significa controlar sus emociones. Cuando un Virgo así se enoja tiende a decir comentarios muy hirientes, sus críticas son constantes y con toda la intención de provocar lágrimas. Ahí no es, corre, porque no va a parar. 

Libra 

Libra, cuando ha trabajado en sus emociones es único, se nota su presencia porque tiene actitudes muy tolerantes y no pierde el tiempo en prejuicios absurdos. Es un signo que cuando ama espera compartir lo mejor de su mundo con esa persona, pero no está dispuesto a perder su individualidad, quiere apoyo y algo duradero. Aunque, está el Libra que es demasiado negativo, sus red flags se te clavan en el alma, porque tiende a ser muy destructivo y culpar al otro de todo. En el momento en el que empieza hacerte responsable de sus cosas y que se enoja cuando no las resuelves, te está diciendo que busca manipularte y no se va a detener. 

Escorpio 

Por lo regular, Escorpio, no muestra su lado cruel a la primera, es un signo que te trata tal y como tú lo tratas. Sin embargo, no pierde el tiempo en dimes y diretes, como dicen por ahí, las cosas se hacen y en el momento que decide poner un alto te lo dice. Tiene un lado bastante desconfiado respecto a las relaciones, pero intenta trabajar en ello y entregarse de verdad a su pareja. El problema es cuando viene cargando un montón de bajones y usa a sus nuevos amores para ser monstruoso. No te quedes con un Escorpio celoso, abusivo y manipulador.  Porque tiene el don de voltear las cartas y hacerte sentir miserable por todo. Ese Escorpio no está listo para el amor. 

Sagitario 

La relación con Sagitario debería causarte un montón de carcajadas y no dolores de cabeza. Cuando es alguien maduro, aventurero y leal, no hay mucho qué decir, porque lo demuestra con hechos. No quiere hacerte sentir inseguro y mucho menos caer en este absurdo juego en el que tienes que competir para ganar un sitio en su corazón. Si estás con alguien que no se quiere ni tantito, te va a mostrar las red flags desde el principio. Es decir, es el tipo de pareja que se esconde en su lado salvaje, el que miente y que no se compromete con nada. De alguna manera, argumenta que así es su personalidad y no ve nada malo en ello, porque con esos comportamientos puede lastimar una y otra vez. No te quedes con un Sagitario así, hay muchos que son buenos y que no sienten la necesidad de herir a nadie. 

Capricornio 

Un Capricornio que está en paz consigo mismo, no se atrevería a involucrarse en un vínculo en donde el drama es parte de todos los días. Lo que quiere es paz, algo que le haga honor a dar y recibir. Es simple, aquello que no es mutuo te rompe y puede hacer que tu autoestima termine en el piso. Precisamente, ese es el Capricornio del que te debes alejar, no te quedes con alguien que te promete lealtad al principio y luego sus comportamientos demuestran que lo único que quiere es competir. Ese Capricornio, no ha superado sus sombras, la malicia es lo que lo mueve y no va a perder la oportunidad de descargar todo su dolor en un inocente, sobre todo, en alguien que no sabe poner límites. No lo permitas, la vida es muy bonita para quedarte ahí. 

Acuario 

La lección más grande que te puede dejar un Acuario que sabe amar, es que nadie es indiferente con alguien que en verdad le importa. Sí, es un signo relajado y le cuesta ser cariñoso a la primera, pero una vez que se enamora el cascarón se rompe y te muestra su lado más dulce. Lo malo es cuando ese día no llega y te acostumbras a sus mensajes escasos, besos secos y abrazos forzados. No se vale  que te quedes con un Acuario que justifique su maldad con su manera de ser. La bandera roja es clara, no te toca a ti sanar sus heridas y mucho menos lidiar con el dolor que provocan. Huye, si te gusta el signo de Acuario, anda con uno que sí tenga estabilidad emocional. 

Piscis 

El problema de Piscis es que un día lo dio todo y lo único que terminó recibiendo fue la mitad, incluso menos. Se cansó de que aplastaran sus sentimientos una y otra vez, para luego preguntarle por qué lloraba. Ese Piscis, ya quedó en el pasado y ahora está dispuesto a poner límites sanos para no terminar amando los labios equivocados. Sin embargo, hay un Piscis cruel, el que decidió dar un poco de la medicina de los malos amores del pasado a los del presente. Esa red flag es temible, porque puede endulzarte el oído, pero a la menor oportunidad te dice algo que te hace sentir mal. Te embriaga de amor y luego te deja caer, es una venganza interna que está descargando en ti. Aléjate, necesita sanar y no se ha dado cuenta.