LO QUE NO SABES DE CÁNCER CUANDO SE ROMPE

Ay, Cáncer, cáncer, Cáncer, lo mucho que te dejas influenciar por los demás cuando no pasas por un buen momento y la guerra que das cuando estás en lo más alto de tu estado anímico. En serio, eres la viva imagen de una montaña rusa con subidas y bajadas de lo más vertiginosas y lo sabes cangrejo, lo sabes porque es la misma historia de siempre y no, no lo puedes controlar ni aun sabiéndolo con antelación.

Cuando tocas fondo, adoptas una postura de “me importa una mierda todo” que no te hace justicia y lo sabes.

Cuando pasas por una mala racha o una etapa en la que lo malo se come a lo bueno, ese temperamento tuyo que tanto te caracteriza parece que se evapora (aunque por supuesto que sigue ahí y no se irá ni aun echándole agua hirviendo) pero lo parece Cáncer, porque pasas a ser el gatito más manso de toda la manada. ¿Increíble? Totalmente, porque los que de verdad te conocen saben que tu temperamento más lunático puede dar pánico al mismísimo diablo.

¿Pistas para saber que no estás pasando por un buen momento? Que adoptes una tranquilidad muy digna de alguien que tenga menos fuego y gracia que un salero sin sal, que estés en modo zen, que sigas a la corriente sin luchar por tus intereses, que digas a todo que SI, que te dejes llevar por la gente tóxica…

Estas son algunas de las muchas pinceladas que muestran que no pasan por un buen momento Cáncer y lo sabes. Tú, en vez de recoger los pedacitos que se han ido rompiendo para reconstruirlo, los esparces por el suelo, los vuelves a pisotear, se te olvida de que los dejaste ahí y sigues a otra cosa que no tenga que ver nada contigo. Ese es tu error Cáncer, que antepones todo lo demás a tu corazón. Corta de raíz con eso, por tu bien y por que te lo mereces joder. Más que nunca.

2018-11-04T17:07:37+00:00