LO QUE NO SABES DE GÉMINIS CUANDO SE ROMPE

Si te callas, dejas que los hablen, aceptas su opinión y sigues sin poner ni un “pero” y sin dejar claro cual es tu postura, es señal de que algo malo pasa dentro de tu corazón Géminis y lo sabes. Tú no acostumbras a dejar que te pisoteen y que impongan su opinión sobre la tuya, al contrario, como buen Géminis que eres das guerra para aburrir hasta que tu opinión es la elegida. Pero lo que nadie sabe es que tienes muchos fantasmas del pasado, inseguridades y preocupaciones en tu cabeza, un cóctel que te hace ser más débil de lo que te gustaría reconocer y que te invita directamente a dejarte llevar por los demás, por sus normas, sus imposiciones…

Cuando entras en ese peligroso estado de “me estoy rompiendo en mil pedazos” dejas que otras personas tomen decisiones por ti y eso, al final del todo, te causa más dolor y rabia de la que ya tenías.

Es contradictorio Géminis, porque les das vía libre para que decidan y cuando lo hacen, muestras tu descontento pero no dices el por qué, no esclareces tus miedos, no reconoces que lo que te pasa es que no sabes ni lo que te pasa. Atípico ¿verdad? Pues en tu caso no lo es. No lo es porque en el fondo te gusta complacer a la gente, te gusta mucho el saber que están a tu lado y que contigo, no van a tener ganas de irse a otro sitio.

Te encanta rodearte de gente porque te asusta mucho la soledad, y ese es el verdadero problema Géminis, que puedes incluso ir en contra de tus ideales solo por no ir en soledad a por lo que más quieres. No pasa siempre, eso es obvio, eso sucede cuando pasas por situaciones traumáticas o simplemente, cuando no estas a gusto con algunos aspectos de tu vida. Gracias a la magia Géminis, sabemos que esto es momentáneo y que tu espíritu guerrero, sigue durmiendo en ti.

2018-11-04T17:03:14+00:00