Ser Libra no es nada fácil. Incluso las personas que parecen especiales también tienen su lado oscuro, tienen sus pequeños defectos que le hacen no ser perfectos. Porque sí, Libra parece una persona con un gran corazón, alguien con muchísima buena vibra, pero no tan en el fondo, tiene su lado oscuro. Lo peor de ser Libra es tener que convivir diariamente con esas miles de dudas que asaltan su cabeza minuto a minuto. Esa maldita indecisión que le hace perder tanto tiempo a Libra, esa que tantos quebraderos de cabeza le trae a él mismo y también a toda la gente que le rodea. Porque sí, cuando Libra está indeciso, tiene que compartir esa indecisión con todo aquel que esté a su lado. Y cuando parece que ya se ha decidido, vuelve a cambiar de opción y otra vez vuelven las dudas.

Otra de las peores cosas de ser Libra es ser tan independiente. En el fondo, todo el mundo puede llegar a pensar que es una virtud, pero en realidad no lo es tanto. Libra es una persona muy sensible y emocional, aunque no lo parezca y sí, hay momentos en los que le gustaría tener a alguien en quién apoyarse, alguien en quien poder confiar todos sus problemas, pero su independencia no se lo permite.

50 Cosas de Libra

Libra se agobia muchísimo con el compromiso y con las relaciones en general. Necesita tener su espacio, su tiempo, su lugar donde poder ser el mismo, pero a la vez también necesita calor y amor de alguien. Una contradicción contra la que lucha día a día. Contradicción que hace que ser Libra no sea nada fácil.

Pero sin duda alguna, lo peor de ser Libra es que, de bueno, a veces es tonto. Sí, tal cual, aunque le cueste reconocerlo la realidad es así. Libra es una persona que siempre da muchísimo por los demás, siempre está ahí para ayudar a cualquiera que lo necesite, para prestarles lo que sea. Pero a la hora de la verdad, cuando es él el que necesita ayuda, no encuentra a nadie. No se da cuenta, pero hay veces que llega a ser muy egoísta consigo mismo, por culpa de ser tan amable con los demás.

El lado oscuro de Libra

Lo peor de ser Libra es que al final la gente siempre termina aprovechándose de su bondad y de su buen corazón. Ojalá las cosas no fueran así, ojalá algún día Libra habrá los ojos y empiece a valorarse como de verdad se merece. Ojalá algún día Libra esté primero para sí mismo y luego para los demás.