Que estés dispuesto a dejarlo todo para estar a su lado, que olvides el pasado, que te dejes cuidar y querer, que seas un poco más romántico.

Piscis ama amar y ama el amor, por mucho que haya salido escaldado de otras relaciones. Siempre será ese eterno enamorado de la vida a pesar de todo. Y aunque haya rachas en las que esté súper depre y maldiciendo a todo el mundo por el put* amor, en general, no es así. Y siempre cree que en algún momento de su vida volverá a cruzarse con esa persona que de verdad acabará por valorarle tal y como se merece.

Piscis es una persona bastante desinteresada y a veces también es demasiado sensible así que, tienden a la nostalgia en muchas ocasiones.

Pero bueno, sea como sea, cuando Piscis siente algo por alguien, por mucho que haya pasado, vuelve a las andadas, vuelve a enamorarse y sí, vuelve a darlo todo. Y cuando empiezan a enamorarse, hacen balance de todo, ¿compensa? ¿no compensa? Así con todo, quieren saber cuanto valen de verdad y si merecen la pena. Pero a pesar de todo, a pesar de que todo apunte hacia una dirección y SÍ merezca la pena, Piscis necesita saber a ciencia cierta de que merece la pena estar con esa persona toda la vida. Quiere saber que podrá darlo todo de verdad, sin trampas, sin malos rollos…

Te puede interesar: Piscis y las relaciones con o sin ataduras

Piscis es una persona que tiende a atraer a otras personas que se aprovechan, que tratan de manipularlos e incluso que abusan de su confianza constantemente.

Y aunque Piscis no es imbécil y sabe lo que hay, siempre piensa que todo puede solucionarse. Piscis siempre querrá a su lado a una persona que sea capaz de dejarlo todo por ella/él. Pero no todo en plan mal, si no todo lo que pueda mejorar… Joder, Piscis es una persona que ama ayudar a los demás pero también se ha dado cuenta de que muchas veces se aprovechan de ello.

A menudo, el pececito quiere que esa persona pueda cambiar todos esos aspectos tóxicos que tiene, todos esos rasgos que no le hacen una persona merecedora de su corazón… Y no le dirá que lo haga. No ven justo que los demás tengan que cambiar por obligación, al final, estas cosas siempre salen mal, pero eso sí, mantendrá esa esperanza en secreto. Ojalá algún día lo haga, ojalá…