Todos, absolutamente todos tenemos nuestras cosas buenas y nuestras cosas no tan buenas. No somos perfectos y seguramente nunca lo seremos, aunque eso no les guste a muchos… Todos los signos tenemos nuestros rasgos positivos, pero también los rasgos negativos y estos son los tuyos, Leo.

Empezando con tus rasgos positivos, Leo, lo primero que hay que decir es que eres una persona muy amable y muy atenta con las personas que te importan. Eres alguien que no le importa demostrar su amor y su cariño por la gente que hay en su corazón y también eres de esos que no le importa hacer cualquier cosa por ayudarlos. A ti no te da ninguna pereza ni ningún reparo demostrar el cariño que le tienes a esas personas. Te encanta el romanticismo y el cariño y eso es un rasgo muy positivo. También eres una persona muy enérgica y muy optimista.

Como tu signo está regido por el sol, eres una persona que tiene toneladas de energía, para dar y regalar. Siempre tienes ganas de salir, de divertirte, de darlo todo, de arriesgar, de hacer cualquier cosa.

Tú no haces pereza para nada. Y lo mejor de todo es ese optimismo que siempre te termine ver el vaso medio lleno. Eres capaz de ver el lado bueno de cualquier catástrofe. Eres de esos que, aunque su vida sea una autentica mierda, hace todo lo posible para salir hacia delante y ver lo positivo de esa situación. Y uno de tus mejores rasgos positivos es que siempre vas con la lealtad por delante. Eres leal hasta la muerte, Leo, y eso es lo que te hace ser un signo tan especial. Además, exiges lo mismo a cambio, quieres que los demás también sean igual de leales que tú, pero tal y como están las cosas hoy en día, está muy complicado…

Ahora toca hablar de lo que no nos gusta, ahora toca hablar de los rasgos negativos. Para empezar, hay que decir que eres una persona un poco cabezota. Aunque seas muy liberal y tengas la mente muy abierta, se necesita de muchísima convicción para hacerte cambiar de opinión. Leo, como una idea entre en tu mente, no va a salir así como así. Si crees que tienes la razón, necesitarás de muchos argumentos y de muchas explicaciones para darle la razón a otra persona. También es cierto que a veces eres un poco mandón y posesivo.

No es que seas egoísta o una persona egocéntrica, si no que quieres proteger sea como sea lo que es tuyo.

Quieres hacer todo lo posible para no perder eso que tanto te ha costado conseguir. Además, te gusta mandar, Leo, te gusta decir a los demás lo que tienen que hacer y lo que tienen prohibido hacer. Eres el rey del Zodiaco y eso se nota. Pero hay veces que se te olvida que es bueno dejar libertad a los demás porque si no, pueden llegar a cansarse de ti y a sentirse demasiado presionados. Y uno de tus peores rasgos, Leo, es que eres extremadamente impaciente. Es algo que por mucho que quieras no puedes cambiar.

Cuando quieres algo, lo quieres AHORA mismo. Hay veces que está bien ser así porque gracias a eso eres valiente y arriesgas para conseguir lo que quieres, pero otras, te hace ser una persona impulsiva que mete la pata y que dice cosas que no tiene que decir…