La sensación que te recorre por el cuerpo cuando sabes que has hecho algo muy bueno por alguien que lo estaba pasando mal, no tiene precio. El sentimiento que te da el saber que has hecho algo muy bueno por alguien que necesitaba de tu ayuda, no tiene precio Cáncer y lo sabes, pero ¿dónde está la sensación ahora mismo?

Es decir, ¿Dónde están las gracias de esa gente a la que has ayudado tanto? ¿Dónde están esas caras de agradecimiento o esa luz que deberías de tener por haber estado tanto para los demás? Ahí está el problema Cáncer, que sabes que has hecho mucho por mucha gente y que en realidad, a la hora de la verdad, no has recibido ni un mísera mirada de agradecimiento o algún tipo de reconocimiento.

Lo que te mereces ahora es un reconocimiento por todos esos detalles que han pasado más que desapercibidos y lo sabes.

Lo que te mereces es tener lo que tu das, ni más ni menos, porque esa es la teoría más justa, pero puede que eso no sea lo más saludable ahora mismo Cáncer, piénsalo… A partir de ahora, todo lo que hagas, hazlo por ti. Solo por ti. Si quieres ayudar, que sea porque es lo que en verdad quieres hacer Cáncer, pero no lo hagas por compromiso, por obligación o por algo parecido…

Recibir un puñetero gracias de vez en cuando no debería de ser tan difícil ¿verdad? Por lo visto los venden caros. Pero ¿en verdad echas en falta la palabra GRACIAS? ¿Lo que realmente te duele es no recibir esa palabra o es otra cosa? En el fondo de tu corazón sabes que lo que más echas de menos es ver como alguien es capaz de hacer lo mismo que harías tu en su lugar… En el fondo lo que en verdad quieres es que tengan educación y que reconozcan lo que haces, porque para ti es lo mínimo que pueden hacer, pero Cáncer, ahí está el problema…

Si esperas a que los demás actúan de la misma forma en la que tu lo harías, es cuando las decepciones crecen y como te desencantas de la vida realmente.