Prefieres la calma de la soledad y del silencio a lo que te pueda causar una mala compañía o el ajetreo que sientes cuando estas en un grupo de gente muy grande Capricornio y lo sabes. Eres muy tuya/o, no sueles mostrar lo que sientes a la primera (ni a la segunda, ni a la vigesimocuarta vez) y sí, sí que te cuesta mucho intentar cambiar esa parte de ti porque es algo que viene de serie contigo, pero hasta las personas más aparentemente frían necesitas un abrazo enorme Capricornio y ese, es tu caso…

Te mereces tener mucho cariño ahora mismo en tu vida. Un buen abrazo, un hombro en el que desahogarte cuando te pase algo o en el que poder apoyarte sin la necesidad de explicar el por qué… Mira Capricornio, te mereces a una persona que sea digna de estar a tu lado, ni más ni menos, no te conformes con algo que sea bueno porque lo conoces y te quedes sin conocer algo extraordinario por miedo a que sea malo… el que no arriesga, no gana y lo sabes.

Te mereces poder confiar en alguien con los ojos cerrados, sin tener que dudar por las noches cuando te vas a dormir, sin preocuparte de su supuesta fidelidad..

Te mereces rodearte de gente que te aporte mucha energía y buena vibra, pero que a su vez, también sepan pararte los pies cuando vayas a hacer algo malo o cuando te equivoques. Te mereces a gente que no te baile el agua, que sepa tratarte bien y sobre todo, que respete todas y cada una de las decisiones que tomes de ahora en adelante.

Has estado algo estresada/o últimamente, más de lo normal que se puede esperar de ti, y necesitas una buena alarma que te diga PARA CABRA, PÁRATE Y VETE A PASAR TIEMPO DE RELAX CON TU GENTE para así, poder descargar toda esa adrenalina interna… Te mereces poder confiar en gente que esté contigo a muerte y de verdad. Lo sabes Capricornio.