Con cada relación aprendemos. Con algunas aprendemos lo que no deberíamos volver a hacer y con otras lo que sí tenemos que hacer (y que no hacemos nunca). Llegamos a la vida de cada persona con ganas e ilusión. Unas veces dura más y otras menos. Cuando una relación se acaba, además de asumirlo y seguir hacia adelante, hay que recoger un aprendizaje. Si no es así, se pueden volver a cometer los mismos errores. Veamos lo que debería haber aprendido cada signo de sus relaciones del pasado. ¡Y que vuelva el amor! para que podamos demostrar lo buenos alumnos que somos. Lo que deberías haber aprendido de tus relaciones del pasado:

Aries

Aries, tu personalidad explosiva y ese fuerte carácter te llevan a buscar relaciones amorosas que sean lo mismo: explosivas. Para ti, cuando hay química y atracción todo explota. Te sientes tocado por una varita mágica y tu ilusión se desborda. El corazón te late a mil desde los primeros momentos. Los planes que quieres hacer con esa persona se agolpan en tu cabeza. Piensas casi más rápido que actúas. Si luego no funciona, toca empezar de nuevo.

Pero algo sí has aprendido: que si quieres relaciones duraderas, necesitas ir paso a paso, construyendo día a día las bases de esa relación. Que debes darle tiempo a la relación, y no querer todo YA desde el minuto uno. Como los buenos vinos. El champán también está muy rico, es explosivo, hay muchas burbujas, hace ruido pero si no lo bebes rápido se queda ahí sin gas, tibio…Y tú quieres vino ¿verdad?.

Tauro

Tauro, te gusta como eres y siempre buscas personas parecidas a ti. Quieres relaciones con futuro. Por eso, no te van mucho las personas que buscan solo disfrutar en el momento, que no quieren pensar en nada más. No te van esas personas que siempre dicen carpe diem (vive el momento). No, tú quieres muchos momentos, no uno solo. Y por eso buscas a tu persona ideal tranquilamente, o no la buscas, la esperas. Sabes que llegará. A veces llega y se queda, a veces se va. Y tú crees saber por qué. Lo has aprendido.

Has aprendido que necesitas a alguien como tú y que busque lo que tú, pero que también tiene que haber chispa, pasión, atracción…Porque cuando estos ingredientes faltan, a la relación le falta una pata. Y una buena silla cómoda, tiene que tener todas sus patas, igual que una relación. Ahora ya sabes que las relaciones que parecen perfectas, quizás solo es por fuera.

Géminis

Géminis, lo que deberías haber aprendido de tus relaciones del pasado es que querer a alguien a veces no es suficiente para tener una relación con futuro. Además de querer a alguien, hay que amarlo profundamente. Y que sea recíproco. Todos queremos una relación bonita con alguien, tú igual que todo el mundo. Pero puede que elijas mal: o personas que no te convienen en tu vida, o que no te merecen o personas que quieren estar contigo , pero tú no, y no sabes decirles que NO. En el amor no debe haber excusas. Y tú has aprendido que no puedes quedarte con alguien ni por pena, ni por cabezonería, ni con excusas. Te mereces a alguien especial, no a cualquiera que te haga perder el tiempo. Lo has aprendido y te los has grabado bien en la cabeza.

Cáncer

Cáncer, cuando tú te comprometes, lo haces 100%, sin filtros. Por eso a veces corres el riesgo de comprometerte con personas que no son las adecuadas o quizás eres tú quien no está preparado/a para iniciar nada en serio. Lo que has aprendido de tus relaciones del pasado es que no puedes meterte de lleno en una nueva historia sin haberlo pensado bien. O teniendo en mente a otras personas del pasado, o sin saber lo que quieres exactamente en ese momento.

Has aprendido que antes de entregarte, que es lo que sabes hacer, tienes que saber bien quién esa persona y si quieres darte a ella. Has aprendido que tienes que pensar antes de actuar. Tan fácil como eso.

Leo

Leo, cuando te pones te pones, cuando te enamoras te apetece gritarlo a los cuatros vientos, enseñarle al mundo a tu pareja, disfrutar con ella yendo a todos sitios, presumiendo de tu amor y de vuestra relación. Lo que deberías haber aprendido de tus relaciones del pasado es que a veces son los detalles los que importan; importa la intimidad y la complicidad en el día a día. Fuera está un mundo del puedes disfrutar con tu pareja de vez en cuando. Pero eso es para algunos momentos.

Deberías haber aprendido que por mucho que te prometa alguien el paraíso HOY, si no es capaz de hacerte un poco feliz cada día, no lo querrás a tu lado. Tú quieres regalos a diario, no solo en navidades y cumpleaños. Y has aprendido que lo bonito de vuestra relación son los momentos que tenéis en vuestra intimidad.

Virgo

Virgo, no soportas la mentiras y a veces eres tú el único que se miente a sí mismo. Te engañas cuando piensas que una relación, por haber sido maravillosa, merece siempre una segunda oportunidad. No te engañes, mereció la pena entonces, igual ya no. Es normal que te de pena que algo que fue bueno se acabe, que una persona a la que quisiste, se vaya de tu vida. Pero has aprendido que lo que no funciona, no funciona. Se le puede poner parches, pero con el tiempo volverá a fallar. Porque el motor está roto, que es lo que hace que las cosas fluyan. Por fin has aprendido a dejar una relación cuando se acaba, a dejarla ir para siempre. No merece la pena alargar nada porque se alarga también el sufrimiento.

Libra

Libra, poner por delante de ti a los demás dice de ti que eres una persona generosa, amable, entregada y leal. Sigue siendo así porque ya hay bastante personas que van solo a suyo. El mundo necesita personas como tú. En una relación, tu forma de darte es también maravillosa, pero da lugar a que tu pareja se aprovecha de tu manera tan generosa de ser. Como además sea de esas personas que piensan que les das pie para hacer contigo lo que quieren… lo harán y se aprovecharán todo lo que puedan. Lo que has aprendido de tus relaciones del pasado es que primero eres tú, durante la relación es cosa de dos, y si se acaba te debes importar tú. Lo has aprendido bien pero repítetelo: tú, tú y tú.

Escorpio

Escorpio, si has estado enamorado, sabes lo que has sufrido cuando la relación se ha terminado. Para ti enamorarte no es ninguna tontería. Cuando apuestas por alguien, quieres que sea una relación, intensa, amorosa y pasional. Y cuando una relación se ha terminado, te aferras a ella con uñas y dientes. No quieres dejarla ir, te niegas. Era TU VIDA esa historia. Ni siquiera te importa sufrir, eres fuerte para soportar lo que haga falta, menos perder a esa persona.

De tus relaciones del pasado has aprendido que hay relaciones y personas que no merecen la pena luchar por ellas, y el tiempo te lo ha demostrado. Pelear así es en vano. Porque no era una buena relación. Has aprendido que algunas personas pueden pasar por tu vida pero no todas están destinadas a quedarse. Son de tu presente pero no tienen que ser parte de tu futuro. Has aprendido que no debes aferrarte ni a esas relaciones ni a esas personas. Has aprendido que tu fuerza tiene que ser no para retener a alguien sino para dejarla marchar.

Sagitario

Sagitario, tu forma de querer espontánea y libre, te lleva a buscar personas que sean también muy independientes y libres. Cuando encuentras a este tipo de personas te lanzas a relaciones alegres y vivas, como sois los dos. Hacéis muchas cosas, juntos y por separado, y si ninguno interfiere en la vida del otro, conseguís relaciones que fluyen en el tiempo. Hasta que se acaban.

Lo que has aprendido de tus relaciones del pasado es que pasar tiempo juntos y hacer muchos planes juntos no hace que una relación sea auténtica. Has aprendido que necesitas saber que le importas a esa persona, y que ella te importa a ti. Que su felicidad te llena y sus problemas te preocupan. Y viceversa. Has aprendido que si solo hay hobbies en común y una idea de la vida parecida, no es suficiente . Eso sirve para pasar buenos ratos, el amor es algo más que eso. Y tú si quieres amor, y lo quieres con todos los ingredientes.

Capricornio

Capricornio, te cuesta confiar en las personas pero cuando lo haces eres fiel y leal hasta la muerte. En las relaciones te pasa igual. Te cuesta arrancar pero luego te entregas con todo tu ser. Y si esa persona logar superar todas tus pruebas, le entregas el corazón sin hacerle ni una pregunta más. Pero a veces no sale bien. Y el por qué tú lo sabes porque lo has aprendido bien de tus relaciones pasadas. Y es que a veces, te emocionas tanto cuando conoces a alguien especial, que te pones hasta nervioso/a. Y te lanzas dándole el aprobado demasiado pronto (el deseo y el subidón son más fuertes que tu cautela).

Por eso has aprendido que con lo exigente que eres, lo primero es asegurarte de cómo es esa persona y cuando demuestre que es buena y es buena contigo, entonces será posible que también sea un buen amor para ti. Y que tengáis un buena relación.

Acuario

Acuario, siempre te pasa lo mismo cuando te enamoras. Primero pones límites y frenos. No te gusta perder tu independencia. No quieres sufrir, ni vivir situaciones que no van contigo. Más adelante, cuando ya caes rendido ante la persona y ante el amor, te vas al extremo contrario. Y te lanzas a una pasión sin medida que incluso descoloca a la otra persona. Lo que has aprendido del pasado es que no debes tener miedo a enamorarte. Ni antes ni nunca.

Has aprendido que si tú te quieres a ti mismo, el amor no puede llegar a tu vida para hacerte sentir inferior o descolocado. Has aprendido que tienes que sentirte seguro desde el principio, cuando conoces a la personas. Y disfrutar la relación poco a poco, sin correr, sin pararse… salir primero, novios después, conocer a los amigos y familia mucho después…nada de eso de querer irte a vivir juntos a la primera de cambio. Si es una buena relación habrá tiempo para todo.

Piscis

Piscis, te gusta tanto estar enamorado que cuando te sucede, te deshaces entre los brazos de la otra persona. Aceptas todo lo que dice y quiere porque para ti el amor es entrega y generosidad. Todo eso está muy bien pero sabes que te hace débil. Porque te pone en manos de esa persona que podría aprovecharse de tu manera tan intensa de querer. O puede que no te valore, que es lo que te ha pasado muchas veces.

Lo que deberías haber aprendido de tus relaciones del pasado es que eres más fuerte de lo que crees. Antes, durante y después de la relación. Antes de un relación, tienes que sentirte fuerte e ir con la cabeza bien alta, pidiendo amor pero siendo cauteloso y maduro. Durante la relación debes seguir sintiendote fuerte y poner límites. Y si se acaba, lo sufres como todo el mundo pero seguirás estando fuerte. Porque la vida es así. Y las relaciones pueden acabarse pero tú tienes que seguir teniéndote a ti mismo.

2020-12-07T12:33:49+02:00