Te mereces ser feliz Géminis, pero de verdad. hay que reconocer que la vida no se ha portado del todo bien contigo últimamente y lo sabes. Han pasado muchas cosas en muy poco tiempo y, aunque te dula decirlo, sabe que no has tenido todo el apoyo que te merecías. Pero no vamos a echar toda la culpa al resto de la gente, a las circunstancias o al mundo Géminis, porque en parte también es culpa tuya, por no decir “estoy mal” cuando has repetido tantas veces eso de “estoy bien de verdad…”

Sabes que estás cambiando, sabes que hay muchas cosas que están transformándose dentro de ti Géminis así que, ¿por qué no haces eso mismo con lo demás? No dejes que el sentimiento del dolor y de pérdida (en cierto modo) ganen la batalla y haz que la felicidad, la tranquilidad y la claridad de una conciencia bien tranquila se hagan paso y te ayuden a verlo todo de otra manera.

En vez de decir “estoy bien” “no pasa nada” “ya se me pasará…” habla y desahógate. No te mientas más Géminis, no te pongas en último lugar y no vuelvas a anteponer a nadie por encima tuya.

No, no y no Géminis, no te mereces las migajas de nuevo porque últimamente es lo único que has hecho, conformarte, resignarte y aprender a vivir con lo que tenías. En vez de buscar más, de luchar, de exigir y de valorarte, has estado por y para los deseos de una persona en especial que ha resultado no ser lo que te creías…

Necesitas a alguien que te escuche, que te de paz cuando todo sean problemas, que tome tus estribos cuando ni tu misma/o no sepas ni donde los dejaste, que te apoye en tus locuras y que no las critique o las quite importancia. Porque eres demasiado maravilla como para perder el tiempo con alguien que te apague tu luz. Te mereces sonreír de verdad, sentirte bien, ser feliz a tu manera y no preocuparte por si tus comportamientos ofenden o no gustan a alguien más. Quien te quiera de verdad, que te acepte Géminis, porque eres un encanto de persona.