Hay veces que hay cosas que no queremos mostrar a los demás. Hay cosas que es mejor ocultar, esconder y no hablar de ello. Porque sigue doliendo o porque básicamente es mejor que nadie se entere de ello. Cada signo del Zodiaco tiene ciertas cosas que ocultan a los demás. En este caso, esto es lo que Leo oculta al mundo:

Leo no es tan segura/o como el mundo piensa, tiene unos altibajos emocionales dignos de cualquier telenovela. Lucha constantemente con un millón de dudas que tiene a su alrededor. Su conciencia le dice que puede hacer las cosas mejor, que no se ha esforzado lo suficiente, que luche y que pelee por lo que quiere. Pero el problema es que muchas veces Leo se deja la piel en todo lo que hace y no solamente está en sus manos el que salga bien.

No soporta fracasar, por eso hace mil maniobras para que nada salga mal. El problema es que se pone demasiado peso encima, demasiado peso a su espalda cuando no siempre le pertenece hacerlo. Cuando falla, se lamenta, se tortura, deja de comer y de dormir y constantemente trata de buscar en qué o cómo ha podido fallar. Pero a veces, el fallo es de los demás.

Leo es terriblemente dura/o consigo misma/o y en ocasiones, siente que van a fallar a los demás, que va a fallar porque harán algo mal… Se castiga duramente cuando en el fondo, ha hecho las cosas como debía. No ve errores en los demás aunque sepa que los hay. Es el mejor líder del planeta, es valiente y audaz, parece que lo tiene todo claro, que nadie es capaz de hundirlo, que puede con cualquier cosa que se proponga sí… Pero tiene miedos, duda y sobretodo un sentido de la culpabilidad terrible. Y eso es lo que Leo oculta.