Muchas veces la gente te juzga sin saber Aries. Muchas no, muchísimas. Es cierto que tu apariencia siempre es de alguien fuerte, de alguien a quien no se le puede tumbar de ninguna de las formas… Pero eres más frágil que todo eso. Te hace daño que los demás asuman que sólo te preocupas por ti, que eres egoísta, que no miras por los demás, por nadie. Te molesta enormemente que asuman que saben todo sobre ti y sobre tu vida cuando no saben nada.

Te preocupas por los demás, y déjame decirte que en los peores momentos quizás seas de los pocos signos que están al lado de esas persona que lo necesita.

Lo que pasa es que cuando realmente tratan de manipularte o de chantajearte haciéndote creer que es grave cuando no es así, tú huyes Aries. Y si ya has abierto los ojos del todo te pasa exactamente lo mismo: EMPIEZAS A MIRAR POR TI. Y por eso te llaman egoísta. Pero tú sabes que cuando eres egoísta es porque se han portado mal contigo, porque han intentado vacilarte, porque no se merecen nada de ti. Y ojo, que para eso te han tenido que dar muchos palos. Y como buen signo de fuego que eres, has tratado por todos los medios de aferrarte a que las cosas funcionen.

Te puede interesar: Esto es lo que hace poderoso a Aries

O sea, que cuando de verdad te mereces ese calificativo es porque ya no puedes más y, o se rompen los demás, o te rompes tú Aries. Que nadie de por hecho nada, que nadie piense que eres algo sólo por las primeras impresiones porque puede sorprenderse MUCHO.