La verdad es que todos tenemos un detallito culposo en nuestra personalidad, que por más que intentemos disimular toma vida propia y hace de las suyas cuando menos lo pensamos. Cada signo del zodiaco lidia con algo que detesta de sí mismo y que muchas veces termina sonriendo para que el otro no lo note. Seguramente, ya se te vino a la mente, porque cuando toma el control ni tú te soportas. Es doloroso, porque te conviertes en tu peor enemigo y en verdad que no tienes piedad, ni te perdonas un sólo error. Lo importante es que no dejes que ese sentimiento de fraude te invada porque podrías caer en depresión. Lo que cada signo detesta de sí mismo:

Aries 

La gente está acostumbrada a ver el Aries valiente, el que ama la aventura y no conoce de miedos. Eres de los que no les gusta quedarse con las ganas de nada y eso te ha ayudado a enfocarte en tus objetivos y no desistir. Sin embargo, hay veces en las que sientes que exageras, tu deseo por vivir el presente se te sale de las manos y detestas cuando tu lado impulsivo toma el control para todo. No toleras esa parte de ti porque es muy cambiante y muchas veces es la razón por la que no valoras lo que muchos te dan. Tal parece que ir de prisa se ha vuelto una manía y eso no te agrada. 

Tauro  

Sin duda, eres un ser firme, entregado, no te tomas nada a juego y mucho menos si tu tiempo está de por medio. Difícilmente alguien te manipula, gozas llevando la delantera en todo, pero es un poco frustrante cuando tu ansiedad se vuelve tu sombra. Tus pensamientos no te avisan, simplemente te hacen creer que las cosas no van a salir como tú las planeas y te estresas mucho antes de ver los resultados. Lo que más detestas es cuando tu memoria empieza a indagar en el pasado, te vuelves el peor de los críticos y eres muy duro contigo mismo. Te hubiera gustado hacer las cosas de una manera distinta y te culpas dejando de lado todo lo que has aprendido. Recuerda que eres mejor persona y eso es lo que más importa. 

Géminis  

Para muchos eres una persona demasiado distraída, parece que las cosas buenas y malas se te resbalan y podrían malinterpretar que no valoras lo que el resto hace por ti. Está bien que no te enganches con nada, en especial cuando los sentimientos negativos están incluidos. Sin embargo, lo que más detestas es tu lado cambiante, esa sensación de que las cosas no están bien y quieres huir en un abrir y cerrar de ojos. No es justo lidiar con eso porque lo mismo amas ahora y mañana no soportas a la persona. Eso te ha metido en muchos problemas, has perdido a gente muy valiosa. A veces, lo único que necesitas es alejarte un poco, tomarte un tiempo y meditar porque lo que salga de tu boca en esos casos no es muy confiable. 

Cáncer 

No sabes si es tu intuición, tu gran corazón o tu ansiedad, pero es muy frustrante cuando te enfocas demasiado en la vida de los demás. Ser intenso es parte de tu personalidad, pero tus sentimientos se desbordan y simplemente te desvives por la otra persona. Te cuesta aceptarlo, pero una de las cosas que más detestas es la manera tan incondicional en la que te entregas. Eres demasiado sensible y haces lo que te gustaría que los demás hicieran por ti. Sin embargo, cuando te das cuenta de que no siempre recibes lo que das te sientes frustrado, porque una parte de ti sabía que no era buena idea dar tanto y no pudiste evitarlo. 

Leo  

Eres impulsivo, rebelde, creativo, tu mente nunca para y tu cuerpo tampoco. Amas cuando siempre tienes algo que hacer y gozas del brillo que derrochas. Muchos te llaman egocéntrico, pero no te afecta. La única opinión que te interesa es la que ves frente al espejo y con esa es más que suficiente porque puedes llegar a ser muy cruel. Tienes muy claro que no estás aquí para conformarte con nada y si tienes que ir en contra de todos lo harás. Aunque hay algo en tu personalidad que detestas, es cuando te pones demasiado ansioso y pierdes los estribos. Luchas contra tus nervios porque puedes llegar a decir cosas muy hirientes o hacer actos de los que después te arrepientes. 

Virgo 

Tú eres quien ama el equilibrio, cuando todo está en su lugar respiras una paz incomparable. Ese es el tipo de cosas que te roban una sonrisa. No te gusta lo impredecible y por lo mismo prefieres evitar todo tipo de sorpresa. En cuanto a relaciones no te consideras una persona fría, es sólo que eres muy selectivo, no vas a entregarte a alguien que no vale la pena. Sin embargo, sabes que hay veces en las que te tienes que relajar un poquito más. Eso es lo que detestas de tu personalidad, que siempre estás como una olla de presión y cualquier mínimo detalle puede hacer que estalle tu mal humor. Te molesta porque pasas de tener una sonrisa en el rostro a la misma amargura. 

Libra  

Si hay alguien en este mundo que ama la sensación de paz, armonía y estabilidad, eres tú. Libra, eres una persona muy dulce y entregada, no te tomas ningún tipo de lazo a juego y por lo mismo te cuesta demasiado abrir tu parte vulnerable con alguien que apenas y conoces. Lo gracioso es que todo el tiempo estás luchando con tu cabeza y ese montón de pensamientos que te hacen perder el equilibrio cada cinco segundos. Eso es lo que más detestas de tu personalidad, que seas tan emocional, no puedes hacer como que no pasa nada y seguir con tu vida. Eres muy sensible, te afecta todo el ambiente a tu alrededor y es muy complicado que te quedes de brazos cruzados cuando sabes que puedes ayudar. 

Escorpio  

Tú no naciste con un enorme caparazón, decidiste protegerte luego de tantas decepciones y humillaciones. No es que hayas tomado el papel de víctima, es sólo que ya no vas a permitir que te pisoteen cada que les apetezca. Es bueno saber que tu misterio habla por ti, que necesitan indagar a fondo para que dejes entrar a alguien a tu corazón. Porque una vez que te entregas muestras tu lado intenso, apasionado y emocional. Sin embargo, es muy difícil y lo sabes. Quizá eso es una parte de tu personalidad que detestas, porque no te entregas por más que te quieran. Hay un nivel de desconfianza que te impide creer en el primero que te habla bonito. A veces, son genuinos, pero tú no los aceptas y les cierras las puertas. 

Sagitario 

No todo es color de rosa y lo sabes, pero en el momento se te complica eso de poner límites. Tu personalidad es tan ligera que no tienes problema en entablar una conversación con la primera persona que aparezca en tu camino, sabes que al final todos aprendemos de todos y eso es lo que importa. Eres un ser que le apuesta a su intelecto y su optimismo. Siempre intentas encontrar la lección, incluso en la tragedia. Sin embargo, algo que detestas de ti es que eres demasiado confiado, hay mucha gente mala que tiene la habilidad para disfrazarse y acercarse sólo para pedir favores y robar energía. Ojalá que toda la gente nueva incluyera un papel con advertencias, te ahorrarían lágrimas y decepciones. 

Capricornio

Tu carácter determinante se siente a kilómetros, tú no necesitas fingir, quien te acepte, adelante, pero aquellos que estén en tu contra no te preocupan. Te gusta concentrarte en tus cosas, no te distraes fácilmente cuando se trata de cumplir tus objetivos porque tu sueño es tener una vida estable en todos los ámbitos posibles. Sólo hay una cosa que detestas, tu mal genio, no es que vayas por la vida descargando tus frustraciones en el primero que te habla, pero hay momentos en los que no te puedes controlar y dices cosas innecesarias sólo porque te sientes mal. No te justificas, pero detestas ese Capricornio tan intenso a la hora de pelear. 

Acuario 

Estar contigo es sinónimo de sentir la independencia a un nivel muy profundo. Te encanta saber que eres el capitán de tu barco y que nadie tiene derecho a interferir en tus decisiones. Gozas de tu libertad, de ser simplemente tú y mostrar tus ideas sin miedo a que te llamen raro. El hecho de que no cumplas con las expectativas de los demás no te hace estar en lo incorrecto y lo sabes muy bien. No obstante, hay algo que detestas de ti mismo, cuando algún comentario te pone a pensar y te estalla la cabeza a solas. Por fuera parece que no te afecta, pero por dentro te desesperas y tus inseguridades te hacen creer que tal vez tengan razón. 

Piscis 

Si existiera una palabra para definirte, sin duda, sería amor, Piscis. La verdad es que tu compañía se vuelve un alivio para muchos. Tienes el don de encantar con tus palabras y con tu manera de ayudar a los demás y no señalar a nadie. Es casi imposible que alguien no se gane tu corazón y eso se agradece. Siempre es bueno tener al lado a un ser tan sensible porque te abre el panorama en muchas cosas. Lo malo es que hay muchas veces en las que das y das, sin recibir nada. No es justo que le dediques tu tiempo y cariño a la persona equivocada. A veces, tu bondad hace que te nubles y termines maquillando las banderas rojas. Eso es lo que más detestas, porque no logras aceptar que esa gente sea tan mala.