Cuando alguien juega con tus sentimientos, no es el acto, son las consecuencias. Nunca vuelves a ser la misma persona después de una decepción, mucho menos con quien te hirió. Los signos del zodiaco tienden a seguir adelante, porque la vida les ha enseñado que no les queda otra opción y que las malas acciones de los demás no son su culpa. Sin embargo, hay cosas que no le dicen a nadie, las lloran en silencio y poco a poco van formando nudos en su garganta. Esto es lo que no sabes de los signos cuando les rompen el alma. 

Aries 

Estás acostumbrado a curarte sin pedir ayuda a nadie. Ya no puedes confiar como antes, algo en tu interior te impide dar y dar. Tu objetivo es mantenerte lejos del sufrimiento y eso te ha llevado a esconder tus verdaderas emociones. Hay quienes no se merecen conocer tus verdades y ahí es cuando prefieres romperte en silencio, seguir sonriendo y limpiarte las lágrimas cuando nadie te ve. Sólo tú sabes todo lo que llevas guardado en el alma y lo que hay detrás de tus sonrisas. 

Tauro 

Te ha funcionado bastante bien ser el duro de la película, porque la gente piensa dos veces antes de hacerte una mala jugada. Sin embargo, no eres de piedra, en el fondo lo único que esperas es que alguien te valore y te respete. Una persona que realmente te haga sentir amado, comprendido y que no ponga en duda tu lado intenso. Eso es lo que te rompe, que minimicen lo que hay en tu corazón. Tienes mucha lealtad y cariño para dar, pero prácticamente nadie lo nota y eso duele. 

Géminis 

Si hay algo a lo que le apuestas, Géminis, es a la estabilidad. Quieres un amor que sea capaz de ponerse en tu lugar, que no te atormente ni te llene de desconfianza. No es que no quieras comprometerte, es sólo que no has encontrado a alguien que despierte tus ganas. Hay veces en las que quieres refugiarte en tu soledad, porque te frustra que nadie te entienda. No eres la persona a la que le vale todo, te duele que siempre esperen que superes las cosas en un abrir y cerrar de ojos. Así no funciona. 

Cáncer 

Por fuera, te ves valiente, un signo que lo puede todo, que es capaz de volver a levantarse en medio del dolor. Cada caída te ha enseñado que no te puedes detener mucho en el llanto y es por eso que siempre sigues avanzado. Sin embargo, detrás de las cuatro paredes de tu habitación se esconde tu lado triste, el que pierde las ganas de todo y lo único que quiere es volver a sonreír como lo hacía antes, sin necesidad de fingir todo el tiempo. Luchar con tus demonios es agotante. 

Leo 

El problema contigo es que te importa mucho lo que la gente piense de ti y por ningún motivo quieres ser la persona a la que señalan de débil. Eres demasiado luchador como para bajar la guardia de un momento a otro. Quizás tu orgullo no ayuda mucho en estos casos, porque se ha vuelto tu arma de defensa y la gente te lo cree. Se ha hecho la idea de que no lidias con malas rachas y que tienes el control de todo. Sin embargo, lo único que quieres es el apoyo de alguien de confianza. 

Virgo  

Tu alma es así, meticulosa, perfeccionista, impredecible y pasional. A veces, Virgo, te pones una enorme capa para que no te hagan daño, pero en el fondo sabes que eres un signo cariñoso y que lo único que quieres es amar genuinamente. Cuando te entregas lo haces desde la honestidad, pero te agobia no ser correspondido. Una parte de ti se siente frustrada, como si estuviera dando y dando sin recibir nada a cambio. Eso es lo que te duele, darte cuenta de que aunque estés rodeado de un montón de gente, estás solo. 

Libra 

Las dos caras de Libra, no es que seas hipócrita, es sólo que te comportas diferente según la vibra que detectes en los demás. Puede que muestres tu lado bondadoso, el que es capaz de ponerse en el sitio de otros y no dudas en ayudar. Sin embargo, hay otra cara, la que disimulas a la perfección, porque no quieres que se den cuenta de que la melancolía se apodera de tu ser sin previo aviso. Hay muchísimas cosas que te duelen, pero las estás acumulando y un día vas a explotar. 

Escorpio 

Ser fuerte, no llorar, seguir luchando. Esas frases se han vuelto un martirio en tu vida, Escorpio. Quisieras soltarlas, recuperar tu esencia y no permitir que tu ego decida por ti, pero no es fácil. No me malinterpretes, no quieres ser sumiso, pero estás cansado de sentirte mal todo el tiempo. A veces, te sientes estancado y no lo dices, porque esperan que tengas la solución para todo. No es así, de vez en cuando lo único que necesitas es refugiarte en un abrazo sincero. No hay más. 

Sagitario 

Si el día de mañana dejas de ser un ángel con alguien, es mejor que se dé el tiempo de analizar qué fue lo que te hizo, porque no eres un signo que suelte sus relaciones de la noche a la mañana. Sin embargo, cuando te sientes traicionado no hay vuelta atrás, te rompes y te hundes en la soledad por un tiempo. Por fuera finges que todo está bien y sigues tu vida como si nada, pero una parte de ti ya no vuelve a creer. Simplemente, levantas una barrera y te vuelves más selectivo. 

Capricornio

Es mucho más fácil enseñarle al mundo que eres disciplinado, que te esfuerzas en que todo te salga perfecto y que no permites que las emociones interfieran en tus decisiones; que aceptar que hay veces que no puedes con todo. Te ha funcionado de maravilla ese papel, porque evitas las preguntas incómodas, pero al mismo tiempo cubres a tu corazón. La crueldad de la gente te ha vuelto muy desconfiado, pero en realidad tus errores te frustran, pero no lo dices. Nadie está acostumbrado a ver a Capricornio fallar y esa presión pesa. 

Acuario 

Si hay algo que te ha mantenido al pie del cañón en cuestiones emocionales, sin duda, es tu inteligencia, no eres el tipo de persona que se deja llevar por preocupaciones absurdas y has aprendido a echar por la borda todo lo que no te deja avanzar. Sin embargo, hay algunas cosas que te angustian y prefieres resolverlas en compañía de tu soledad. Aunque ahí es cuando te das cuenta de que en realidad muchos que dicen ser amigos nunca están. 

Piscis 

A veces, se te van las ganas, de pensar, de crear, de estar. No es fácil lidiar con el montón de emociones que te agitan las grietas que has ido acumulando en el corazón. De pronto, la magia que un día te envolvió se esfumó, te sientes tan roto que te cuesta intentar recoger tus pedazos. No lo dices, pero quieres un respiro, algo que te devuelva la fe y se lleve toda la negatividad. Estás desesperado pidiendo ayuda, pero nadie parece escuchar. Ya no se te parte el alma, ya llegó a su límite, lo único que quieres es alivio. Perdonar y que te perdonen, porque ya te da repulsión tanta basura sentimental. Piscis, ya es tiempo de que lo aceptes, necesitas apoyo.