Dicen que cuanto más grande es la herida, más privado es el dolor y la verdad es que hay momentos en los que sientes que lo mejor es romperte en silencio, justo cuando te derrumbas y crees que ya no vas a poder seguir adelante. Hay cosas que te lastiman el alma y te hacen nudos en la garganta porque las callas. A veces, abrazar el dolor es sinónimo de reparación, de hacerte pedazos y volver a volar, cada signo del zodiaco sabe de lo que hablo. Esto es lo que te lastima y te hace nudos en la garganta según tu signo:

Aries 

Aries, estás acostumbrado a trabajar bajo presión, te gusta plantearte objetivos y no le ves lo imposible, al contrario, siempre buscas una manera eficiente de cumplirlos. Eres valiente, sin miedo al riesgo y en el momento que logras tener éxito te aplaudes con todo el ánimo. El problema es cuando las cosas no salen como tú quieres, cuando tu parte testaruda y competitiva quieren tomar el control. Ahí es cuando aparentemente eres cruel, pero en el fondo no puedes lidiar con el fracaso, te parte el corazón saber que no estás haciendo las cosas bien y aunque no lo digas cada vez te sientes peor. 

Tauro 

El trabajo, las metas, la constancia. De pronto tu día a día se ha vuelto un cúmulo de exigencias,  parece que nada es suficiente, quieres que tu instinto luchador se apodere para que puedas demostrar tus cualidades al mundo. Y la verdad es que estás haciendo un buen trabajo, pero lo minimizas. En el momento en que tu parte obstinada toma el control no aceptas comentarios de nadie, tus argumentos son infinitos, porque claro, a nadie le gusta que destaquen sus errores. Ahí es cuando empiezas a sentirte estresado, cuando lloras en silencio y te frustra intentarlo sin conseguir un resultado diferente. 

Géminis 

Detrás de una personalidad valiente, entregada, social y adorable, se esconde alguien que ya no puede con tanto miedo. Y es que Géminis es la persona que nació para comunicar todo lo que hay en su interior, no tiene tiempo de fingir y gracias a su lado auténtico se gana el cariño de las personas. El problema es cuando empieza a recibir reclamos, porque no pones atención a la hora de escuchar, lo que te hace ver egoísta, como si sólo importara lo que tú tienes que decir. Es doloroso cuando intentas darlo todo y aún así para la otra persona no es suficiente, porque sabes que eres un alma dulce y con el corazón enorme. Esto es lo que te lastima y te hace nudos en la garganta según tu signo, Géminis.

Cáncer 

Cáncer es el abrazo que te calma, el ser que pone por delante la sensibilidad, le gusta ser cariñoso y leal de una manera incomparable. El problema es que no siempre recibe lo mismo a cambio y ahí es cuando puede romperse. Llega un momento en el que no le queda más que dejar que sus lágrimas caigan en silencio. No dices nada, sigues cediendo ante las necesidades de los demás y ahí es cuando te olvidas de ti. Te estás enganchando en cumplir las expectativas de los demás y eso sólo te lastima. La vida te está esperando, invierte la energía y el amor que le das a otros. 

Leo 

Leo es imparable, es una persona generosa, brillante y que contagia la buena autoestima. Cuando se enfoca en algo no quita el dedo del renglón hasta que lo consigue. Realmente se le nota el amor propio. El problema es cuando cruza la delgada línea, cuando pasa de ser motivador a una pasarela de su ego. Ahí es cuando tu personalidad se puede convertir en una piedra en el zapato. Es desesperante cuando sólo quieres que el otro reconozca que te han costado lágrimas, desvelos y perder a seres importantes, alcanzar tus victorias. No siempre lo haces con mala intención, pero la gente no lo comprende. 

Virgo 

Virgo es quien se levanta todos los días para mejorar su versión. Le gusta ser ejemplo de superación, esa es la razón por la que es excesivamente meticuloso a la hora de tomar una decisión. Virgo es un montón de pensamientos, es quien analiza, reflexiona y después lleva a cabo. La verdad es que te cuesta aceptar cuando no tienes la razón, porque lo ves como sinónimo de que no se valora tu esfuerzo, ahí es cuando la molestia se hace presente. Las personas pueden decirte exagerado, pero eso es en realidad lo que te lastima y te hace nudos en la garganta según tu signo, Virgo. Ellos no saben la manera en que funciona tu mente, pero no dices nada, porque no quieres caer en provocaciones, lo guardas todo aunque duela. 

Libra 

Lee bien Libra, no tienes que agradarle a todas las personas de tu alrededor, eres mucho más que alguien intentando cumplir con las expectativas del resto. Deja que tu ambición, tu valentía y tu lado resiliente se enfoquen en tus sueños, no en los de los demás. Estás rompiéndote tu sólo cada vez que te sientes mal por no complacer, no eres salvador y el hilo de tu vida no depende de nadie más. Tienes el valor de lanzarte al ruedo, pero has ido acumulando tantas inseguridades que ahora te cuesta trabajo confiar en ti. Das un paso y das dos más hacia atrás. Eres mucho más que la opinión de alguien y lo sabes. 

Escorpio 

Escorpio es sinónimo de intensidad, es quien va por la vida con un enorme caparazón, no deja que cualquiera toque su corazón. Son pocos los que llegan a conocer su lado amable y leal, pero una vez que lo hacen se dan cuenta que son el tipo de persona que no te falla, que no teme en meter las manos al fuego por las personas que ama. El problema es cuando tu lado oscuro se hace presente, no eres alguien que perdone fácilmente, de hecho rara vez crees en las segundas oportunidades. El problema es que al final tú eres el único afectado, porque pierdes tiempo gastando energía al guardar tanto rencor. 

Sagitario  

Sin duda, eres el signo que encanta con su personalidad, tienes el don de derrochar optimismo en todo lo que haces. Eres quien disfruta del momento, quien le inyecta emoción a todo lo que hace, entre más adrenalina para ti mejor. El problema es que el deseo desesperado por ver todo bien te puede hacer caer en una confusión constante. Te acostumbraste a ser quien siempre anima, quien llena de buena vibra y ahora parece que cuando el mundo se te viene encima es mejor que nadie se entere, ahí es cuando prefieres llorar entre cuatro paredes, para fingir una sonrisa a la mañana siguiente. 

Capricornio 

Capricornio, tu cabeza es un sube y baja de pensamientos, siempre estás viendo la forma de tener todo bajo control. Eres la persona que le hace honor a la disciplina, la constancia y la perfección. Te cuesta mucho trabajo lidiar con los errores, por lo mismo siempre revisas una y otra vez cada una de tus acciones. El problema es que te has convertido en tu peor crítico, parece que nada es suficiente, minimizas tus logros y agudizas tus errores. Hay una parte de ti que necesita una pausa desesperada, que siente que ya no puede más, pero te lo guardas. Dejas que tu corazón se vaya llenando de grietas que nadie sana. Eso es lo que te lastima y te hace nudos en la garganta según tu signo, Capricornio.

Acuario 

Un ser creativo, que siempre está buscando la manera de llevar a cabo ese cúmulo de sueños que rondan por su mente cada segundo. Es quien no pierde el tiempo en gente que no comparte su forma de ver la vida. Acuario va en contra de lo convencional, se queda con lo que realmente hace latir su corazón. El problema es que al no ser comprendido cada vez te alejas más, te guardas cosas, tus miedos, tus tristezas, todo, lo que termina convirtiéndose en un nudo en la garganta que te provoca insomnio, ansiedad, estrés. A veces, alejarte de todo no es la mejor opción, a veces te termina haciendo pedazos. 

Piscis 

Piscis se convierte en el pilar que siempre está listo para escucharte, es el amigo que pasa a convertirse en un hermano y no quiere verte llorar, porque su alma está llena de bondad. Es el signo que deja lo que esté haciendo para ayudar al otro. Piscis tiene un lado soñador que hace que le veas el lado positivo a todo, a veces, de más, porque olvida que hay quienes sólo se acercan para absorber su energía. Esa es la razón por la que Piscis termina con la salud mental, emocional y física, muy deteriorada. Se convierte en la esponja de los demás y se olvida de sí mismo. Piscis no puede evitar sentir el dolor ajeno y lo hace en silencio porque le da miedo que no lo comprendan.