Cada signo del Zodíaco tiene ciertos rasgos, un tanto complicados, cuando se trata de meterse en problemas. Lo cierto es que hay algunos más que otros que la pueden liar, y mucho, cuando se les va la olla. Si quieres evitar estas idas, nosotros te contamos qué es lo que te mete en problemas según tu signo y, quizá, cómo puedes evitarlo. 

Aries 

Sin duda alguna: tu impulsividad. Esta pasión que llevas dentro, este fuego… No nos engañemos, cuando lo usas productivamente, es genial. Pero, cuando se te va la olla, puedes llegar a ser de lo más peligroso. Y, lo más fuerte, es que te importa muy poco cómo se sientan los demás o, incluso, incumplir ciertas leyes… Ojito con esto, querido Aries. Utiliza este fuego en “otros ambientes”, pero relájate un poco en aquellos momentos que identifiques que te van a meter en problemas. Cuando te sientas muy eufórico, te recomendamos que hagas algo de deporte… aunque sea solamente ir a correr un ratito. 

Tauro

¡Ay Tauro! A veces, además de terco, puedes llegar a tener un poco de mal genio… Bueno, lo tuyo es bastante fácil de controlar. Intenta no meterte en discusiones, porque no siempre las vas a ganar y esto te va a cabrear mucho más. Y, si te sale el mal genio, entonces tenemos un pequeño problema. Intenta pararte a pensar antes de soltar lo primero que te venga a la cabeza. A veces, hacer algo de meditación puede ser lo que más necesitas. 

Géminis

Géminis, esta boquita tuya es la que te mete en problemas. A veces, eres súper chismoso y no sabes callarte nada. Además, puedes incluso soltar mentirijillas que, seguro, te van a acabar pillando. Esto te mete en más de un problema; seguro que ya te habías dado cuenta, ¿cierto? Venga, intenta analizar mejor las cosas antes de abrir la boca. Sabemos que no lo haces con mala intención, pero también que puedes perder muy buenos amigos por ello. Reflexiona antes de abrir esta boquita. 

Cáncer

Ser demasiado emotivo es lo que te mete en problemas, Cáncer. Y es que siempre muestras lo que sientes. Eres como un libro abierto, para lo bueno y lo malo. Pese a que este rasgo te facilita las cosas en determinados momentos, la verdad es que te mete en líos en muchos otros. Deberías practicar, delante de un espejo, cómo ocultar algunos gestos tuyos, que son los que más te delatan. Busca una cara de póker y ensaya… La podrás usar en estos momentos en los que estás bajo escrutinio. 

Leo

Leo, tu necesidad de sentirte grande es lo que te mete en problemas. Parece mentira que, siendo lo inteligente que eres, a veces la puedas cagar tanto esperando cumplidos y halagos. Además, puedes llegar a ser muy seco cuando no recibes lo que quieres. Y, a veces, tienes que aceptar que no todo el mundo va a querer decirte lo que quieres oír. No seas tan así. Acepta las cosas, no busques siempre sobresalir en todo. Opacar a determinadas personas puede traerte muchos problemas. 

Virgo

Puedes llegar a ser de lo más criticón cuando quieres. Sobre todo, si las cosas no son como a ti te gustaría. Pero, también eres súper listo. Ten en cuenta que no todos van a dar lo mismo que das tú. Y no lo puedes esperar. Lo único que puedes hacer es alejarte de estas personas que no suman en tu vida. O, peor, que restan. Lo mejor es dejar ir antes que empezar con las críticas, pues también te lloverán a ti y esto, sabes bien, que no te va a gustar. 

Libra

Tu indecisión te lleva, a veces, a confiar más de la cuenta en ciertas personas. Incluso, a meterte en problemas por ello. Además, pese a que eres muy diplomático, debes entender que siempre habrá quien se niegue a ver tus puntos de vista o que te dé la razón y vaya por el mismo camino que tú. Libra, tienes que dejar de hacer cosas porque los demás te digan que es lo mejor. O haces un trabajo interno y aprendes a tomar decisiones por ti mismo, o lo llevas claro. Siempre tendrás problemas si actúas por lo que te dicen los demás. 

Escorpio

Escorpio, lo sabes muy bien. Pero, bueno, vamos a contártelo. Eres vengativo, muy vengativo y puedes molestarte por todo, por mínimo que sea lo que los demás te hagan. Además, no hay manera de que des tu brazo a torcer en ciertas ocasiones. Bueno, en muchas de ellas. Te vas a meter en problemas cada vez que te ofusques y actúes a tu loca manera. Ser vengativo solo te traerá problemas. Y muy gordos. ¿Por qué no haces un pequeño ejercicio interior e intentas aprender a soltar un poco?   

Sagitario

Tu falta de compromiso y tu liberalismo pueden complicarte mucho la vida. Sabemos que te comprometes más de lo que los demás piensan y que, además, no eres tan irresponsable como puedes parecer. Pero, esta es justo la palabra que debes tener en mente: pareces. A veces, es necesario que muestres esta parte de ti, sobre todo, cuando hay algo o alguien que quieras mantener a toda costa. 

Capricornio

Tu obsesión con el trabajo te va a llevar por el camino de la amargura en más de una ocasión si no aprendes a controlarte un poco. Dejar de lado otras responsabilidades no te hará ningún bien y, además, no te deja espacio para nuevas vivencias, aventuras. Espabila un poco, que la vida es más corta de lo que parece. No seas tan obsesivo con el trabajo o ciertas responsabilidades, ni quieras ser siempre el que lo puede solucionar todo; también puedes equivocarte. Escucha un poquito a los demás, que de todo se aprende. 

Acuario 

Acuario, esta necesidad tan obsesiva que tienes de no ceder tu espacio a nada o nadie es lo que te puede meter en problemas. Eres súper humanitario, caritativo y muy creativo. Busca maneras en las que puedas compartir tu espacio con aquellos que te quieren y quieren estar a tu lado. Y, por otro lado, deja que los demás también presenten tus ideas. No eres tú solo el que sabe innovar. Que se te da mucho mejor que a muchos otros. Correcto. Pero, dales la oportunidad, como mínimo, para que puedan demostrar sus capacidades también. 

Piscis

Tu parte tan romántica y soñadora es lo que te mete en problemas. Y lo hace constantemente. Piscis, eres una persona muy intuitiva, por lo que debes aprender a analizar un poco más a los demás. No confíes en todos ni des confianza de buenas a primeras. Por muy bonito que te hablen. Si quieres seguir el juego, hazlo con cuidado. Y, si no quieres salir lastimado o con problemas graves, ni lo intentes. Cuando algo no veas claro, corta por lo sano y sal huyendo. Como te salga la vena de ayudar, lo llevas claro.