2018 ha sido el año, en todos los sentidos para ti Tauro. Fue el AÑO porque gracias a él sabes perfectamente lo que quieres y lo que ya no quieres en tu vida y no hay lección más maravillosa para este año Tauro, no hay nada mejor para ti que el tener claridad en el camino.

Eres una persona muy muy organizada y tu futuro desde luego que en tu caso no puede ser un caos porque tú jamás dejarás que sea así, pero ahora mismo , en el fondo de ti sabes que hay una parte que quiere tomar más riesgos.

Justo debajo de las ochocientas capas que tiene tu corazón hay una vena rebelde que quiere dejarse llevar, soltarse la melena y hacer todo lo que no hizo por cohibirse en el año pasado. Hazlo Tauro, confía en tu instinto, rodéate de los mejores y toma riesgos que no hubieras hecho ni en tus mejores días, porque esos riesgos son los que te van a hacer sentirte más viva/o que nunca ahora mismo, esos riegos son la puerta hacia un nuevo mundo en el que poder dejar tu huella de toro bravo Tauro.

Hazlo, porque no hay nada más sano que plantar cara a posibles miedos que no hubieras enfrentado antes. Eso quiere decir que avanzas, que creces y que maduras a pasos agigantados Tauro y de ti, desde luego que no se espere menos, porque tienes todos los ingredientes para convertir los riesgos en experiencias maravillosas.

Salir de la zona de confort nunca ha sido una de tus máximas prioridades, pero no tienes la menor idea de lo mucho que te va a dar ese gran paso Tauro y más aun si lo compartes con un buen compañero de viaje ideal.

De verdad Tauro, eres de diez, y cuando te dejas llevar por tu instinto más rebelde enamoras. Nadie te ha dicho el miedo que tienen los miedos a quedarse sin ti ¿verdad? Pues pruébalo y ahora, arriesga.