Todos podemos acumular rabia e ira, mucha ira… Pero hay signos que la sueltan pronto y que no dejan que pase demasiado tiempo dentro de ellos, saben que eso alarga su agonía. Sin embargo, hay otros que prefieren aguantar y tragar antes de enfrentarse porque odian los conflictos. Sea como sea, la forma de gestionar la ira y el encabronamiento es muy diferente en unos signos y en otros. En este artículos analizaremos los signos y la ira, como la administran, como la gestionan y como la disuelven:

Aries

Tu ira es inestable Aries, eres explosivo y capaz de soltar todas y cada una de tus emociones en un segundo. Reaccionas y sabes que dices cosas con intención de lastimar, aunque además, lo haces sin ningún tipo de filtro. Cuando sientes que te han hecho daño no retrocederás y harás lo que sea necesario para que la otra persona sepa hasta qué punto te ha dolido algo. No vas a aceptar ningún mal comportamiento de nadie así y mucho menos faltas de respeto hacia tu persona. El problema Aries es que muchas veces eres tú quien empieza a faltar cuando te encabronas. Y mucho.

Tauro

Siempre intentas resolver las situaciones que te incomodan Tauro pero cuando ves o sientes que actuando de esa manera no vas a llegar a ninguna parte, acabas marchándote. Te alejas de la situación y de la persona. Esto pasa en los casos más leves porque en los más graves, puedes convertirte en una persona conflictiva y directa que puede llegar a perder el control de su temperamento en cualquier momento. Eres muy testarudo Tauro y sinceramente, cuando estás en un momento de ira es probable que no te disculpes por nada de lo que estás diciendo en ningún momento.

Géminis

Tus enfados tienen dos caras Géminis. Cuando ya han traspasado tu límite te enfrentas a la situación y a la persona, le plantas cara de verdad y no rehuyes, incluso cuando las piernas te estén temblando. Has tenido que pasar mucho para llegar a ese momento. Una vez que te sueltas y empiezas a escupir por tu boca cómo te sientes, no hay filtro que valga. Pero por otro lado, en tu dualidad de geminiano, está la parte sensible, la que prefiere aislarse de todo, la que prefiere cortar con las personas antes de gastar energía en ellas. La cara que los demás vean depende del momento que te pille…

Cáncer

Cuando entras en cólera suele ser por una razón muy bien definida Cáncer, principalmente por traición, por falta de respeto o por desconfianza. El Cangrejo más bien tímido que todos conocen se vuelve una pantera ágil y dispara por su boca todo lo que sea con tal de dejar a la otra persona hundida. Reconócelo Cáncer, cuando estás enfadado puedes llegar a ser una de las personas más hirientes del mundo. Lo harás muchas veces sutilmente, sabiendo exactamente donde clavas esas palabras que parecen cuchillos, y tendrás un objetivo claro en ese momento: destrozar. Después vendrán los arrepentimientos, pero muchas veces se mezcla ira, arrepentimientos, ira otra vez después… Y así todo el tiempo.

Leo

Cuando te enfadas, sacas una ira repentina y extrema. De repente es como si nadie (o casi nadie) te hubiera visto así jamás, como si esa carita siempre alegre que tienes hubiera desaparecido… Si te has sentido ofendido por algo lo harás saber, además, a través de palabras duras y llenas de rabia. Lo más probable es que no te disculpes. Al final, tu sentiste que lo que hiciste fue defenderte de una ofensa, pero sí que es cierto que perdonarás cuando creas que es necesario. Cuando estás en un momento en el que has perdido los papeles lo que más necesitas es un abrazo. Sí, puede sonar extraño pero a veces eso es lo único que te tranquiliza.

Virgo

Tus enfados son muy similares a los de Géminis. Puedes tener una rabia acumulada por semanas, meses o años y que explota en el momento menos esperado o cuando has llegado a tus límites; o puedes sentir que quizás es un gasto necesario de energía el hecho de hablar con esa persona o de darle más tiempo del que se merece. A veces, sabes que es mejor cortar por completo y liberarte así de los dramas innecesarios. A diferencia de Géminis, con quien compartes planeta (Mercurio), tú si te alejas, te alejas de verdad, y probablemente para siempre.

Libra

Tu ira es impredecible, y tus cabreos también Libra. Eres una persona que aguanta demasiado y cuando dice las cosas, la gente lo malinterpreta todo. Tratas de que la gota no colme el vaso pero encima de que eres tú quien intenta poner orden a la situación, los demás entienden otra cosa muy distinta y boom, se arma. Y es ahí cuando tienes los momentos de arrebatos, porque ya no puedes reprimir tus sentimientos, porque no puedes reprimir el dolor que te causan las acciones de los demás. Y pierdes los nervios y los papeles. Lo mejor, quedarte un rato solo, hasta que tomes aire. Siempre preferirás resolver el problema y seguir adelante que guardar rencor.

Escorpio

Tus enfados son violentos Escorpio, además, cuando te metes en una pelea en la que se han perdido los papeles, lanzas palabras a machete. Tu hablas, dialogas y tratas de que comprendan, pero cuando sigue atacándote, te defiendes de manera desmedida. Si te dan 10 tu darás 100, de lo que sea… Además, cuando la ira llega, no ves nada, se acabaron las conversaciones lógicas, empiezan los gritos y todo es una locura. Te falta paciencia cuando estás en ese estado, y haces cosas que ni siquiera sabes si son correctas. A veces, y solo a ves, te disculpas por tus acciones. En la mayoría de los casos no crees que hayas hecho nada malo.

Sagitario

Cuando estás encabronado, de tu boca solo salen verdades duras Sagi, pero con un nivel de franqueza dañino. Y lo sabes. Está claro que no te gusta que se aprovechen de ti ni que te falten al respeto de ninguna manera pero a veces también reaccionas demasiado deprisa cuando sientes que algo es injusto. Y si quizás, esperaras unos minutos más antes de gritar y de dejar claro tu punto de vista, lo verías todo de otra manera. Eres de los que al final, se disculpa, incluso cuando sabes que llevabas razón en las palabras aunque no en los hechos. Solo necesitas un poco de tiempo para calmarte.

Capricornio

A ti la ira no te es para nada desconocida Capri y la verdad es que no eres de los que tarda demasiado en agitarse. Vamos, que si empiezan a picarte de alguna manera, saltas rápido y te hierve la sangre pronto. Quizás muchas de esas cosas no valen tu energía y probablemente elijas ignorarlo, pero solo después de encenderte un poco. Puedes ser impredecible en tus respuestas pero no tienes miedo de decirle a la gente lo que piensas, a veces, incluso siendo bastante despiadado. Otras veces, siendo despiadado pero con toques de humor irónicos que aún les dejan más echos polvo. Puede llevarte mucho tiempo calmarte aunque no siempre lo admitas. Quizás por fuera parece que todo ha pasado pero por dentro estás agitado. Mucho. Y tardará en marcharse…

Acuario

Tu ira es de la que se gesta despacio, a fuego lento Acuario, poco a poco… Vas acumulando y nadie nota nada hasta que el día menos pensado, con la más absoluta estupidez, boom, estallas Acuario. Te vuelves gruñón e irritable, y vas alejándote poco a poco de las personas. Incluso de las que te quieren. Es como si entraras en un momento de introspección fuerte contigo mismo y no quisieras saber nada del mundo. Como si hubieran sacado lo peor de ti… Y harás comentarios aquí y allí de todo lo que te ha dolido, pero no serán muy sonados. Tardarás en superarlo (casi cualquier encabronamiento te afecta demasiado) y no serás el primero en disculparte por tus acciones si sabes que no empezaste.

Piscis

A ti pocos te conocen encabronado de verdad porque habitualmente no te encabronas ni la ira sobrepasa tus límites. Sí Piscis, a pesar de que mucha gente te ve como una cerillita, no es así. Tienes mucho aguante, más de lo que piensan. Pero claro, cuando te entra, llega de forma repentina y no te importará nada de lo que hagas en esos momentos. La furia tarda en llegar, pero cuando llega, no la para nadie. Es como si tu mente se olvidara de todo lo demás Piscis. No ves nada, si la estás cagando o si no pasa a un segundo plano. Además después de todo lo que hayas podido soltar por tu boca, te volverás distante y guardarás rencor por mucho tiempo. Sabes que se han pasado, sabes que para llegar a ese estado te han jodido pero bien así que, ahora que esperen ellos. Hasta que no haya disculpas por parte de quien te ha hecho daño o hasta que de verdad lo superes no volverás a hablarles.

2020-04-10T21:31:59+02:00