Cada signo tiene una manera de lidiar con las situaciones de estrés de forma distinta, manejar las emociones tóxicas con los demás tiene sus complicaciones, y sí, hay signos que prefieren aislarse en sí mismos que enfrentarse. Al igual que hay otros que no son capaces de perdonar y se echan la culpa de todo, hay quienes prefieren olvidar haciendo cosas que nunca han hecho. No todos tenemos ni la misma paciencia ni las mismas ganas que el resto. Aquí te enseñamos cómo maneja las emociones tóxicas con los demás cada signo:

Aries:

Cuando la rabia entra en ti, Aries, sabes de sobra que te enfadas con cualquiera que en ese momento se cruce en tu camino Aries. Con cualquiera. No es que seas una persona que guarda rencor pero sí que eres de mecha corta. Cuando el fuego te invade, puedes volverte loca/o en segundos. Sinceramente, y aunque te cueste reconocerlo, sabes que eres capaz de volverte muy agresivo y violento cuando te sientes acorralado, cuando estás mal, cuando esas emociones malas te invaden. Y después empiezas a decirte a ti mismo que estás mucho mejor solo, que no necesitas a nadie.

En el fondo sabes que no es así. No quieres admitir que estás molesto, no quieres hacer partícipe a nadie de tus emociones tóxicas. De hecho, muchas veces, ni siquiera sabes por qué te encuentras así, por eso terminas actuando como si no te importara nada. Sí, escondes tus verdaderos sentimientos detrás de los insultos muchas veces, y detrás del sarcasmo.

Tauro: 

Cuando una persona te ha hecho daño, te vuelves obsesivo Tauro. Sí, por mucho que quieras pasar página, te cuesta muchísimo, tanto que te empiezas a volver loco mirando sus redes sociales aún sabiendo que no te hacen ningún bien. Quieres, de alguna forma, obtener respuestas a todas tus preguntas, que son muchas. Porque cuando te obsesionas de verdad, es porque hay cosas que se te han quedado clavadas muy adentro y no se han solucionado todavía. Por un lado, quieres mandarlo todo a la mierda definitivamente, por otro lado, piensas que quizás todo se puede volver a solucionar.

Tu mente en estos casos estalla, pero literalmente Tauro. Por un lado, tienes dificultades para salir adelante pero por otro, pones todo tu esfuerzo en hacerlo, aunque te cueste la vida. A veces, por desgracia, ruegas por que todo se arregle, porque en el mismo momento no ves que mereces algo mejor. Sólo es cuestión de tiempo, cuestión de tiempo para que despiertes.

Géminis: 

Cuando alguien te hace daño, buscas a otra persona para que llene ese vacío que te ha dejado la otra persona. A ver, no es que te lances a los brazos de cualquiera sin pensar, pero sí que es cierto que necesitas calor y cariño por parte de los demás. Y mucho Géminis. De repente, conectas más que nunca con personas a las que no conoces demasiado pero en esos momentos puedes que sientas una inseguridad increíble contigo misma/o y quizás también necesites a los demás por ello.

Puede que abras tu corazón a esa persona que te dice que eres bonita o que tienes uno corazón enorme. Puede que incluso te lances a conocerla porque al menos, te muestra un cariño y un respeto que la persona anterior parece que no te tuvo. A menudo, buscas que todo vaya bien fuera, cuando en realidad tienes que sanarte por dentro Géminis. A pesar de lo que muchos creen, eres una persona mucho más sentida de lo que parece, mucho más pasional, mucho más sensible. Puede que armes un drama cuando te hieren, pero lo más seguro es que te encojas sobre ti, buscando fuera lo que no te dieron dentro.

Cáncer: 

Cuando “pierdes” a alguien, muchas veces estás ganado Cáncer, pero no, no lo sabes bien. No sabes lidiar con tus emociones tóxicas, te ahogas en un vaso de agua, te culpas normalmente por haber perdido a los demás. Y no, no eres capaz de ver los defectos cuando estás en pleno auge de despedidas. Cáncer, asumes todos los errores, los de la otra persona y los tuyos y te cargas de una responsabilidad que, créeme, no es la que más te conviene.

Empiezas a pensar en que quizás no eres lo suficientemente atractivo, o lo suficientemente bonito, o ni siquiera divertido. Te convences de que hay algo mal en ti y por eso muchas veces te odias en silencio. Es obvio que no estarás así toda la vida y que al final te darás cuenta de que no siempre pierdes, de que a menudo ganas, y mucho. Pero te cuesta entenderlo.

Leo: 

Cuando alguien te hace daño, lo tratas de borrar de tu vida como sea. Es cierto que al principio puedes llegar a obsesionarte un poco, a veces mucho Leo, pero en cuanto los días transcurren, no sólo pasas página si no que arrancas el libro directamente. Borras su teléfono, eliminas todas las fotos que tienes con esa persona, incluso conversaciones y toda esa mierda que pueda hacerte recordar.

A pesar de los buenos momentos, no te apetece que esa persona siga formando parte de tu vida. No quieres que esa persona esté ahí de ninguna manera. Y lo haces sin pensarlo dos veces. La primera fase es la negación pero en cuanto empiezas a aceptar, cortas completamente y de raíz. Y da igual que esa persona o esas personas no sean del todo tóxicas. Da igual que pudieras terminar en una buena relación incluso. Ya eso no te importa, los sacas de tu mundo. Así manejas tus emociones tóxicas Leo, rompiendo con todo.

Virgo: 

Cuando las emociones tóxicas revolotean por tu mundo, las cosas se complican un poco Virgo. Pero sobre todo para los demás. Tu no vas a rogar, no vas a ir detrás de nadie para solucionar nada, no vas a arrodillarte más. Tú te meterás de lleno en tus cosas y así será como olvides a los demás. Te mantendrás ocupado todo el tiempo o al menos, tratarás de que tu cabeza se mantenga por mucho tiempo así.

Si puedes, empezarás proyectos y metas adicionales, de esas que hace mucho que tenías en la cabeza pero por falta de tiempo no empezaste. Te mantendrás ocupado todo el tiempo para no pensar en nadie, y mucho menos en lo encabronado que estás con esa persona que probablemente te hizo tanto daño. Conviertes esa angustia y esas emociones tóxicas en algo productivo al 100%, aunque es cierto que también puede llegar a ser agotador porque lo das TODO, hasta que te quedas sin fuerza… Y todo por no volver a lo de antes. Porque no, te niegas a sufrir…

Libra: 

Después de un desamor, o después de una traición por parte de alguna persona importante en tu vida, o simplemente después de un daño casi irreparable, caes en la rutina Libra. Sí, por desgracia, andas vagando unos días como si parecieras un fantasma y por desgracia te quedas atrapado en eso de “¿todo lo malo me toca o qué joder?»

Vale, hay que reconocerlo, eres capaz de montar un súper dramón cuando algo así te pasa y es que, no todo el mundo actúa como tú, y tú te piensas que sí. No todo es amor pero te cuesta ver la maldad en los demás. Hasta que vuelvas a levantarte de nuevo, asumirás lo peor. Creerás que el mundo está siendo malo contigo a más no poder y para qué negarlo, todo parecerá más negro que el carbón. Pero despiertes de ese pensamiento, la luz llegará y te inundará como ha hecho siempre Libra

Escorpio: 

Tú Escorpio, eres uno de los signos que peor sabe controlar sus emociones, de hecho, te cuesta muchísimo. Cuando estás mal con alguien, estás mal, y eres de los que lleva su estrés, su rabia y su ira hacia el lado oscuro completamente. Empiezas a adelgazar porque aunque comas, tu cuerpo y tu mente lo queman absolutamente todo. A veces, te da por irte a la mala vida, aunque al minuto te arrepientas.

Tomas alcohol sin control, comes comida rápida y solo sigues malos hábitos. Sea como sea, quieres adormecer ese dolor que te han causado cuando en el fondo, la gran mayoría de veces, lo que haces es despertar emociones aún más negativas en ti. Nunca se te dio demasiado bien manejar las emociones tóxicas, y lo sabes. Pero es sólo porque pierdes el control de todo por momentos y tardas en tomar las riendas un poquito. No durará toda la vida, de hecho, eres de los que vuelve mucho más fuerte.

Sagitario: 

Mira Sagi, tú eres de los pocos signos que maneja bastante bien las emociones tóxicas que tienes hacia los demás, y de hecho, si no las manejas bien, haces como si lo hicieras. ¿Qué todo ha ido mal? No pasa nada, te vas a hacer un cambio de look, buscas algún tipo de experiencia diferente que no hayas hecho nunca y la haces, saltas en paracaídas o te haces un tatuaje. Te vas de shopping y te arreglas mucho más. Pues sí, porque te apetece verte bien, te apetece sentirte cómoda/o contigo misma/o y sobre todo, estás deseando recuperar todo el tiempo perdido.

Aunque puedas estar muy jodida/o por fuera, haces un verdadero esfuerzo por mantenerte arriba Sagi, por salir adelante y eso, es de admirar completamente. Es cierto que muchas veces, en lugar de cambiar la forma en que te sientes por dentro, cambias la forma en que te sientes por fuera. Así sientes que la solución es mucho más rápida, sientes que las emociones se controlarán antes de lo esperado.

Capricornio: 

Mira Capri, como buen signo de tierra, tú eres de los que llevas la carga del dolor durante mucho tiempo encima. Por desgracia, tiendes a sentirte reacio y a la defensiva cuando alguien nuevo entra en tu vida y el anterior te hizo daño, mucho daño. Eres una persona extremadamente sensible aunque siempre, por fuera, transmites otra imagen. Por eso mismo, te encoges en ti mismo cuando alguien te hirió fuertemente en el pasado y lo llevas hacia tus relaciones futuras.

No lo haces intencionalmente, no te has propuesto hacer daño a nadie pero sin querer lo haces. Porque no eres capaz de abrirte como si nada hubiera pasado. Realmente lo pasas muy mal cuando hay dolor de por medio Capri, lo pasas realmente mal a la hora de controlar tus emociones. No sabes hacerlo, no sabes controlarlas, pero no las llevas del todo bien. Puedes llegar a odiar mucho a esa persona, y te odias por hacerlo, porque esa mierda sólo te hace más y más daño. Es complicado que salgas de esos círculos viciosos, pero acabas saliendo. Antes o después.

Acuario: 

Odias tener emociones tóxicas con alguien. Tu carácter se enturbia muchísimo Acuario, empiezas a tener algunas malas contestaciones con las personas que hay a tu alrededor y sueles aislarte de todo. No te gusta pasarlo mal pero tampoco te gusta enfrentarte a lo que sientes. Prefieres evadirte, no hablar mucho del tema, y si la traición ha sido fuerte, prefieres pasar un poco de todo y hacer como si no pasara nada.

A veces, cuando lo piensas, empiezas a sacarte defectos para intentar justificar cosas que, probablemente no tengan justificación y por desgracia, te engañas a ti mismo. Menos mal que se te pasa pronto, menos mal que al final te acabas recordando lo que vales, lo que mereces y te vienes arriba pero es complicado.

Piscis: 

Cuando tienes emociones tóxicas hacia alguien, lo primero que intentas hacer es esconderte, escapar, huir… Pero eh, no sin antes enfrentarte y decir qué es lo que peor te ha sentado, qué es lo que más daño te ha hecho, qué es lo que más te ha jodido. Puedes quedarte por dentro muchas cosas Piscis, pero cuidado porque cuando te entra la rabia y la ira no. Ahí no te guardas absolutamente nada Pececito, tienes que soltarlo todo porque si no revientas.

Después ya vendrán los bajones, después ya llegarán las lágrimas y los llantos, los quebraderos de cabeza y los momentos de soledad, pero primero, escupirás por tu boca todo lo que te has quedado dentro. Y sí, te conviertes en un ermitaño que duerme, come y se aísla de todo el mundo. Tardarás un tiempo en estar lista/o para enfrentarte al mundo nuevamente pero cuando vuelvas, lo harás más fuerte que nunca Piscis.