Hay mujeres del zodiaco que no se dan por vencidas, no importa cuántas batallas la vida les ponga por delante. Tienen muy claro que mientras crean en ellas van a avanzar con firmeza. Los golpes son inesperados, pero no se tiran al sufrimiento, gracias a cada una de sus cicatrices. Han aprendido a ser más diablas y menos santas. Son las mismas, sin embargo, la fragilidad ya no es un obstáculo a la hora de cumplir sus metas. Son guerreras y deciden ver colores en los días grises. Definitivamente, sus miedos quedaron guardados en un cajón. Estas son las mujeres a las que la vida les hizo más diablas y menos santas:

1.- Tauro 

Si conociste a Tauro hace algún tiempo déjame decirte que es momento de que se vuelva a presentar, porque ya no queda nada de lo un día fue. Ha tenido experiencias buenas y malas que le han abierto el panorama en muchos sentidos y se volvió más fuerte. Sigue siendo práctica, paciente y disciplinada, eso no cambia. Es poderosa y tiene alma de emprendedora, porque hay cualidades que por más que intenten apagarlas es imposible que se las arrebaten. Ahora, deja que la diabla se asome, porque no está dispuesta a que nadie le falte el respeto, minimice su opinión o la juzguen de loca. Sabe lo que vale y es capaz de dominar si se le antoja. Te recomiendo que no la pongas a prueba. 

2.- Leo 

No lo puedes evitar y te encanta. Te llena de poder saber que si te lo propones tienes a quien se te antoje en la palma de tu mano. Para bien o para mal, en el camino te has encontrado con gente muy manipuladora y cruel. En efecto, aprendiste de los expertos y como dicen por ahí, ahora la alumna superó al maestro. La diferencia es que tú tienes un buen corazón y no estás dispuesta a hacerle daño a gente que no tiene la culpa de nada. Tu carácter es impredecible, tanto que la mayoría de las veces ni tú te entiendes. Así que, si no quieren que despierte la diabla es mejor que se alejen de su camino. Le da igual si la señalas de arrogante, muchas veces fue humilde y no lo valoraron. Ahora los que más se ofenden por su cambio, son los mismos que ya no pueden chantajearla. 

3.- Escorpio 

La mujer Escorpio que se tragaba las lágrimas y un montón de palabras, ya quedó en el pasado. Ella no piensa volver a bajar la guardia por nada ni nadie, muchas veces se puso al final de su lista de prioridades y entendió que fue lo peor que pudo haber hecho. Dicen que dejó de ser santa porque decidió abrazar su amor propio y tomar fuerte de la mano a su autoestima. Bueno, en ese caso que griten a los cuatro vientos que es la más diabla de todas. Su carácter es feroz, si se detiene es porque no quiere hacerte daño, porque basta que active el látigo de su intensidad para hacerte llorar. Escorpio no sólo es apasionada, también es muy asertiva y si a eso le agregamos que tiene un don empresarial, realmente está lista para conquistar cualquier rincón del mundo. No se asusten, es la verdad. 

4.- Sagitario 

Sagitario ya no está para andarle dando lástima a nadie, ni tampoco derrumbarse ante los chantajes emocionales de otros. Es un signo que sabe lo que quiere y elige ver el lado positivo de las cosas en todo. Sabe que hay malas y buenas rachas, pero no va a perder su entusiasmo por nada. Por fortuna, es lo suficientemente idealista como para dejar que la mala vibra de otras personas le afecte. Es la mujer que le agrega un toque cómico a todo, la que emocionalmente puede sentirse derrumbada, pero aunque tenga que arrastrarse va a continuar. No hay nada que no pueda lograr y lo sabe, si tiene que dejar de lado a la mujer santa, ingenua y dulce lo hará. A fin de cuentas el traje de diabla no le queda nada mal. 

5.- Capricornio 

Ella es Capricornio, la mujer que hará lo que sea con tal de abogar por su individualidad. Se cansó de que no la escuchen, de que la juzguen y que asuman que no es capaz de lograr algo. El día que entendió que lo mejor es aceptarse por encima de todo, su mundo cambió por completo. Ahora, es su valor el que no está en venta y no piensa soportar que nadie la humille en ninguna situación. Es femenina, fuerte, inteligente, disciplinada, le da igual el tiempo que le tome llegar a la meta, pero no va a tirar la toalla. Por fortuna, el autocontrol está de su lado y sabe que en el momento que se sienta abrumada por algo, lo mejor es sacarlo de su vida y continuar. Ahora, dicen que es diabla sólo porque tiene el valor de tomar decisiones drásticas. Si hubiera sabido que su mundo cambiaría de esta manera, desde cuando hubiera soltado las alas de ángel.