La numerología es un conjunto de creencias que establecen una relación oculta entre los números, los seres vivos y las fuerzas físicas o espirituales. Según esta práctica, cada número vibra de manera diferente atrayendo energías positivas y negativas. Combinando numerología con la Astrología, en la antigüedad se relacionó el 5 con los signos de Aries y Escorpio, el 7 con Tauro y Libra, el 8 para Géminis y Virgo, el 2 para Cáncer, el 1 para Leo, el 3 para Sagitario, el 6 para Capricornio, el 4 para Acuario y el 9 para Piscis. Nosotros hemos vinculado la vibración de cada número con la posición de cada signo en el Zodiaco. Y esto es lo que hemos descubierto. Numerología según la posición de cada signo del Zodiaco:                

Aries

Aries es el primer signo del Zodiaco, el uno, un número que es el comienzo, lo que empieza, lo que se inicia… Las características del que va delante, el primero, son las de un líder, y Aries es líder le pese a quien le pese. Por su iniciativa, por su voluntad, independencia, autosuficiencia, valentía, impulsividad y espíritu pionero. Aries adopta el papel de líder de forma natural y se pone en cabeza de cualquier iniciativa, la suya o la de quien sea. Le es fácil adoptar ese papel, lo lleva en la sangre. Ni duda a la hora de tomar decisiones ni espera que nadie le anime para empezar y le aplauda al terminar. La única traba es que a veces se mete tanto en el papel que se impone y solo quiere ejercer su voluntad, sin importarle nada ni nadie más. Aries, un buen líder tiene que tener quien le siga, así que fuera comportamientos egoístas, tercos o demasiados independientes. Las batallas las ganan los ejércitos, y tú serás el mejor líder porque tienes ilusión de sobra, la ambición justa para triunfar y para no hacerlo por encima de nadie, y la suficiente inteligencia para ganar pero siempre teniendo los pies en el suelo.                              

Tauro

Tauro ocupa la segunda posición en el Zodiaco, el número dos. Este número es el símbolo de la pareja, del socio, del compañero, del amigo del alma, de todo aquel que tienes al lado y es tu complemento. Si la unión hace la fuerza, Tauro tiene todas las posibilidades de ganar porque al unirse (a la otra parte), dobla el esfuerzo y el premio. La virtudes de Tauro son perfectas para conseguir uniones verdaderas: paciencia, sinceridad, humildad, sensibilidad, equilibrio, empatía… Tauro sabe cuándo pelear para conseguir que sus parejas (o familia o grupo de amigos) se mantengan leales y fieles. A cambio sabe estar en segundo plano si hace falta con tal de evitar problemas, porque el bien de ambos es el perfecto. Tauro, si tú estás bien pero tu pareja no, no te sirve. Con paciencia sabes esperar a que llegue la persona adecuada, con paciencia aguantas las crisis y con terquedad haces todo lo posible antes de que tu relación se acabe. Todo sería perfecto si te dejases llevar más por la alegría y la flexibilidad. A veces no cedes, y aunque eres bueno en lo tuyo, no siempre lo que haces es lo mejor, y ahí es cuando deberías aflojar. Solo eso. El resto, eres de 10. 

Géminis

Géminis ocupa la tercer posición en el Zodiaco. El 3 es un número impar, y como tal, masculino y eléctrico, y en Géminis este 3 podría ser 30, 300 o 3.000, dadas las múltiples facetas de la personalidad geminiana. El 3 representa la comunicación, la inteligencia, la inspiración, la alegría, la simpatía, la expresión artística y la creatividad. La vibración del número 3 le da a Géminis facilidad para relacionarse, para disfrutar de la vida, para ser feliz. Para ir sobrado de un optimismo desbordado y también fuerza para trabajar sin descanso. Sin embargo, tanto bueno también implica un lado negativo que es el que te lleva, Géminis, a pensar que la suerte siempre está de tu lado. Y por ello puedes pasar de ser brillante y con una rapidez mental extraordinaria, a ser vanidoso, frívolo o exhibicionista. En cualquier vertiente, positiva o negativa, cuentas con la inteligencia suficiente para moderar lo perjudicial que afecte a tu vida, o para combatir lo que pueda ser un problema para los demás. No hay solución que se te resista nunca, Géminis, no la hay.                              

Cáncer

El número 4 es un dígito lunar, femenino y magnético que se vincula con la lealtad, la tenacidad, el sentido práctico, el gusto por los detalles, la justicia, el orden, la responsabilidad y la sensibilidad. Virtudes todas que representan a Cáncer desde la primera a la última. En su lado negativo, el 4 habla de testarudez, intransigencia, susceptibilidad, seriedad, tendencia a las discusiones, inestabilidad emocional y lentitud. Defectos contra los que trabajas a diario, Cáncer, intentando solucionar los problemas con los demás, y solucionarlos cuanto antes, no dejándote llevar ni por tu sensibilidad ni por tu inestable parte emocional para hacer más complicadas tus relaciones. Tener tantas personas a las que caes bien, más todas las que te quieren y adoran significa que tu lado positivo vence al negativo la mayor parte de las veces. Además de que trabajando eres cumplidor y responsable, lo que nos habla de una persona con muchos valores, serio para tus obligaciones y alegre para mantener tantas relaciones sanas a tu alrededor. 

Leo

El número 5, que relacionamos con Leo por la posición que ocupa el león en el Zodiaco, nos habla de energía y fortuna y de un vínculo muy estrecho con la acción, la curiosidad, el espíritu aventurero, las ideas visionarias y la libertad. El 5 también manda vibraciones relacionadas con el idealismo, la inquietud, la adaptabilidad, el carácter fuerte y el ingenio, todas ellas muy tuyas, Leo. En la versión negativa de este 5, veríamos que, a pesar de tus grandes cualidades (por eso eres tan polifacético), y por las que los demás te admiran, hay algo que debes vencer y es esa continua insatisfacción si la cosas no se hacen como tú quieres. También la necesidad de sentirte querido, respetado y aprobado por los demás (y de ser el centro de atención). En el equilibrio está la virtud, Leo, y tú no dejas nunca de ampliar tu círculo social, con personas que una vez que te conocen, quieren seguir a tu lado. 

Virgo

El número 6 en la numerología tradicional se asocia con el orden, el equilibrio, la comprensión y la responsabilidad. Y también con la fidelidad , la generosidad con los demás, la solidaridad, el sentido del deber y la honradez. Virgo, los que te conocen apoyarán todas y cada una de estas virtudes tuyas, que provocan admiración por la manera que tienes que hacer las cosas y de vivir la vida. El lado negativo del 6 da crítica excesiva, testarudez, obcecación y altas exigencias de los demás. Defectos a los que haces frente intentando hacer las cosas muy bien, y empleándote a fondo, para que los demás no tengan ninguna queja tuya. Con ello evitas el círculo vicioso que se genera cuando hay tensión. Porque cuando hay tensión, hay discusión, cuando hay discusión hay críticas mutuas y las partes (tú el primero) se cierran en banda para llegar ningún acuerdo. Y si alguien cree que te tomas muy en serio la vida cuando intentas actuar bien, te da igual porque sabes que estás actuando en beneficio de muchas personas. Y si insistes e insistes en hacerlo mejor, es porque dentro de ti hay valores muy buenos para conseguir logros para ti, pero también para los demás.  

Libra

Libra, ocupas la séptima posición en el Zodiaco. El 7 es un número cuya energía se asocia a la perfección y a la buena fortuna, a la espiritualidad, al intelecto, al análisis, al aprendizaje, a la armonía, a la inventiva y a la paz. Las vibraciones buenas que te llegarán por el 7 serán sabiduría, sentido de la justicia e idealismo. Te sabes adaptar a cualquier tipo de situación y como amante resultas generoso y divertido, quizás también poco fiel. Te empapas de todo lo que te rodea, crees que es bueno poder saber un poco más de todo y siempre estás dispuesto a aprender, por más que sepas ya de algo. La mala vibra del 7 habla de tendencia al aislamiento, el conformismo, la rutina y cierta inflexibilidad y dispersión. Y contra esto luchas, si es que ves que puedes caer en ello en algunos momentos de tu vida. Y lo haces con una virtud muy tuya y envidiada por todos: mediar y poner de acuerdo a todo el mundo en cualquier tipo de grupo o reunión. 

Escorpio

El número 8 está vinculado al poder material, al progreso, la capacidad de gestión y la decisión, la habilidad y la autoridad. También el 8 representa las energías en constante movimiento y la regeneración del universo. Para ti, Escorpio, caerse y levantarse forma parte de tu vida, al igual que las anteriores virtudes que se te vinculan por la vibración del 8. Todo unido te hacen alguien firme, ambicioso, exigente contigo mismo, y que no tiene miedo al trabajo duro y bien hecho. Si los demás te lo reconocen o no puede que no te importe, pero suponiendo que quisieras cualquier tipo de reconocimiento por parte de los demás, sabrás qué hacer o decir para poner a todos ellos de tu parte. En tu lado oscuro pueden reflejarse alguna de las características negativas del 8: la falta de escrúpulos, la adición al trabajo, las malas inversiones, el derroche y la poca capacidad para acatar órdenes. Tu respuesta a alguno de estos comportamientos está en una máxima con la que te enfrentas a la vida: el fin justifica los medios. 

Sagitario

El número 9 representa en la numerología tradicional valores como la generosidad, el empuje, la amistad, la entrega desinteresada, la tolerancia, la independencia, la comprensión, la persistencia y la aventura. Todas y cada una de ellas te representan, Sagitario. En el otro lado de la moneda, la vibración negativa de este número puede llevarte a la dispersión, a comenzar muchas cosas y a no terminar ninguna. Quizás sea por tu impaciencia, que asociada o no al 9, hace que en tu vida muchos resultados se precipiten por no poder resistirte a esta impaciencia. Para compensar lo negativo de tu signo o de las malas vibraciones numéricas, tu valentía es digna de ejemplo, y junto a tu optimismo se unen para hacerte invencible ante cualquier circunstancias adversa de la vida. Suerte, fortuna o tu trabajo personal, pero los resultados ahí están siempre. 

Capricornio

Capricornio, el número 10, posición que ocupas en el Zodiaco, se asocia en la numerología tradicional al poder creativo, la confianza, las dotes de mando, la responsabilidad, la decisión y el coraje. Virtudes todas estas en la que seguro te reconoces. De todas ellas se deriva una virtud tuya que muchos te reconocen, otros, no, pero que tú sabes que la posees: siempre acabas todo lo que propones, sin presumir de ello, y sin darle importancia a tu innegable valor. Lo haces porque es tu obligación, y ya está. Precisamente por saber siempre lo que tienes que hacer en la vida, resultas una persona autosuficiente y triunfadora. La mala vibración del 10 apunta a defectos como la prepotencia, la indolencia, la resignación, la posesividad y la obsesión. Defectos que tú combates a muerte porque odias caer en ellos alguna vez, sobre todo si enturbian tus otras muchas capacidades. 

Acuario

En la numerología tradicional el 11 es un número maestro asociado a la solidaridad y la espiritualidad. Y que anima a pensar en los demás más que en uno mismo y a escuchar la voz interior. El 11 se asocia también a la originalidad, la percepción, el desarrollo de los talentos artísticos y la rebeldía, y marca el camino de aprendizaje que cada uno debe seguir en la vida. El 11 es el número del sacrificio, la justicia, de ser fiel a los ideales, de romper con lo establecido. Acuario, seguro que te reconoces en todas esas vibraciones asociadas al 11. Gracias a este número puedes aprender que no debes rendirte ante ningún obstáculo que puedas encontrarte en tu camino, al revés, hazle frente con alguna de tus muchas armas. Gracias al 11 o a pesar del 11, tú aspiras a ser el mejor en todo lo que hagas, pero no solo en el plano de las cosas materiales. Precisamente por ser alguien con muchos valores, y provocar admiración, podrás ejercer de ejemplo para algunas personas. Y tu trabajo será esforzarte precisamente por ser siempre ese mejor ejemplo.                              

Piscis 

Piscis ocupa el puesto número 12 en el Zodiaco. Este número, vinculado a la perfección, al servicio a los demás, a la protección a los débiles y a la intuición, parece que representa muy bien al signo de los pececitos. El 12 es un número que también se asocia con el equilibrio, la prudencia, la esperanza ante la vida y la resistencia física y psicológica. Seguro que en todas estas virtudes te verás reconocido, Piscis. El cuidado por los demás es algo que todos los que te rodean te reconocen. Quizás sean menos conscientes de tu fortaleza, que acaban comprobando que la tienes, pero que no es algo que se ve a la primera, precisamente porque tu aspecto dulce y conciliador engaña a todos del potente interior que tienes, y que aflora, como no, cuando llegan las verdaderas dificultades. De forma negativa el 12 se asocia a la pereza, la torpeza, la melancolía, la obsesión, ser influenciable por parte de los demás y caer en malos hábitos. Defectos contra los que luchas partiendo de reconocer algunos de ellos. Tú como nadie sabes que si no puedes con tu enemigo, lo mejor es aliarse con él.