Algunos llegan a ver lo demacrado en tu rostro, las lágrimas inesperadas y esa tristeza en la mirada que grita que te estás despidiendo de un amor. Es duro, pero hay muchas otras cosas que te tragas, las enfrentas en tu habitación y contra la almohada. Si tú eres la persona que le rompió el corazón, nunca vas a entender cuánto amor le costó a cada signo dejarte ir. 

Aries 

Fueron noches en las que el llanto le hizo nudos en la garganta, se preguntó una y otra vez qué fue lo que hizo mal y en medio del dolor no tuvo otra opción que abrazar su amor propio y sacar todo lo que no lo dejaba avanzar por medio de gritos enfurecidos. La locura le hizo creer que no lo superaría, que la herida le recordaría en cada paso la razón por la que no debe entregar el corazón. Fue la peor de las trampas, pero al mismo tiempo le recordó lo valiosa que es su independencia y lo mucho que puede hacer cuando está con los amigos y los familiares correctos. El guerrero bajó la guardia a escondidas y se retorció en los pedazos que aquél amor dejó. Sin embargo, se volvió a levantar y ahora no hay nada que le ponga freno. 

Tauro 

Su amor fue firme, leal, apasionado y poco valorado. Le dolió mucho darse cuenta de que por más que se esforzó nunca fue suficiente para esa persona. Fueron momentos en los que el coraje de su corazón se puso a prueba, pero al final resultó victorioso. Se quedó con muchas cosas que quería decir, porque en el fondo sabía que era en vano decirlas. Tauro puede amar desmedidamente, pero no pondrá en juego su dignidad, ya es bastante con enfrentar el adiós como para todavía ponerse a suplicar. El cuento de hadas se desmoronó y una parte de Tauro se apagó, pero todavía hay muchísimas otras razones para brillar. No te atrevas a decir que ahora está a la defensiva, que se ha vuelto un exagerado a la hora de dejar que alguien entre a su vida. Es sólo precaución, porque ya se dio cuenta de que las almas bonitas que llegan también mienten. 

Géminis 

Cuando te rompen el corazón luchas contra ti mismo, es muy difícil no culparte, eres demasiado cruel con tus decisiones y te reprochas por no haberte dado cuenta a tiempo. Son días en los que tu brillo habitual se apaga, no tienes las mismas ganas de andar de un lado a otro. Tu parte pasional sufre por un tiempo y te quedas atascado hasta que poco a poco todo vas sanando. Ahí es cuando comprendes que nada vale la pena como para poner en riesgo tu salud mental, física y emocional. Analizas la situación tan a fondo que pierdes la noción del tiempo y también a ti. Sin embargo, tarde o temprano regresas, valoras el simple hecho de estar aquí y ahí es cuando decides ponerle un punto final sin boleto de regreso. 

Cáncer 

Para Cáncer superar una ruptura es verse al espejo y no poder contener las lágrimas. Le pesa mucho lo que entregó, la manera en que lo dio todo y la persona no lo valoró ni un momento. De pronto, su mente se vuelve su peor enemigo, le recuerda las escenas en las que las carcajadas duraron hasta el amanecer y los besos saciaron todas sus ganas. Cáncer tiene un lado masoquista y empieza a refugiarse en los recuerdos, mirando fotografías, obsequios que esa persona le dio. De alguna manera, le sirve de catarsis para despedirse de verdad y volver a empezar. Puede que se tarde mucho más que el resto en soltar un amor, pero cuando lo hace no vuelve. No pongas a prueba su determinación, porque no va a permitir que le rasguen el alma una y otra vez. 

Leo 

Quizá cuando estabas a su lado eras un romántico desesperado por demostrar todo lo que había en tu interior. Pero, una vez que te das cuenta de que esa persona no es la indicada para ti todo cambia. Te cuesta mucho entender que la historia que imaginaste no podrá ser, pero tienes las agallas para enfrentar el adiós y no suplicar. A menudo, es tu orgullo el que no te deja voltear atrás y lo agradeces profundamente. Nada cura el corazón de un Leo como arte de magia, requiere paciencia, mucho amor propio y ganas de seguir adelante. La mayoría no sabe sobre su duelo, porque es un experto a la hora de sonreír y hacer como que no pasa nada. Sin embargo, basta que le preguntes a solas para que se derrumbe. A veces, sólo necesita un hombro para llorar y superarlo por completo. 

Virgo 

La vida es así, no siempre te avisa cuando te van a tocar personas inmaduras, que no están listas para darlo todo en una relación o que simplemente no son leales al compromiso. Virgo se enfrenta a un dolor incomparable, porque no es de los que le abra el corazón a cualquier persona. Realmente le cuesta ir a prisa en eso del amor y cuando lo hace pone las cosas en una balanza para estar seguro de que está haciendo lo correcto. Pese a su inteligencia, también lo terminan traicionando y le duele mucho aceptar que las cosas no funcionaron. Tiene la manía de ignorar sus emociones, se refugia en el trabajo, con los amigos y cualquier otra cosa que lo mantenga lejos de sus pensamientos. Sin embargo, llega un punto en el que ya no puede más y ahí es cuando llora durante días seguidos hasta que por fin vuelve a ver la luz. 

Libra 

Sí, Libra puede ser un signo coqueto, enamoradizo y pasional, pero es muy selectivo cuando se trata de entregarle el corazón a alguien. Es un signo al que no le asusta el compromiso ni pensar en una historia a largo plazo con final feliz, pero cuando la persona le falla tiene que saber que se va a enfrentar con su lado más oscuro, el que no está dispuesto a escuchar ningún tipo de falsedades y hará todo lo que esté en sus manos para ponerte un alto. Libra, cuando se lo propone es muy estricto y aunque siga enamorado no va a dejar que te conviertas en un desequilibrio constante. Lo bueno de Libra en esas situaciones es que su carácter le ayuda. Cuando se enoja no se da tiempo de escuchar mentiras y aunque sin previo aviso regreses a sus pensamientos no volverá a tu vida. 

Escorpio 

Hay muchas lágrimas que Escorpio no se atreve a contar. Se prefiere guardar sus heridas, porque no está seguro de que cualquiera sea capaz de entenderlas. Al principio se le ve muy  fuerte, porque es un experto en encender su caparazón y disimular, pero por dentro hay días en los que todo le pesa. Los recuerdos llegan a su mente y es casi imposible que no luche contra la tristeza. Nunca van a entender lo que le costó dejar ir a un amor, porque no estuvieron las 24 horas a su lado. Sus emociones se rompieron a mitad de la noche y al siguiente día preparó su mejor sonrisa. Escorpio, se apega tanto que empezar a hacer las cosas solo se vuelve un desafío, justo cuando piensa que era tema superado alguna herida se mueve en su interior y todo se vuelve a derrumbar como al principio. Pero, no te confíes, basta que lo decida, así sea de la noche a la mañana, pero te va a sacar. 

Sagitario 

Dicen que si le metes amor al caos todo se ordena y Sagitario sabe muy bien lo que eso significa. Y es que después de una ruptura su mundo se derrumba de la peor manera, los días oscuros y la soledad se vuelven su mejor compañía. Es un signo positivo y liberal, pero se le complica despedirse de alguien que ama. No esperes que te ruegue, es capaz de aguantarse las lágrimas para que no veas que tu adiós lo está destrozando. Detesta vivir con esa agonía en el pecho que parece no aliviarse con nada y le duele saber que esa persona no resultó ser lo que creía. Su más grande reto es aceptarlo y seguir adelante, pero de verdad, porque puede que siga haciendo sus cosas habitualmente, pero por dentro está hundido en la tristeza. Por fortuna, Sagitario odia darse por vencido, así que aunque le cueste el doble se va a levantar y aplicará eso de borrón y cuenta, no hay más. 

Capricornio 

¿Y toda su energía? Sin duda, eso es lo que más le molesta a Capricornio. El hecho de darse cuenta de que invirtió tanto tiempo en alguien que resultó rasgando su corazón, es como darle una bofetada a su orgullo. No va a permitir que nadie lo vea hundido en la depresión, no es el tipo de signo al que le agrada tener las miradas encima y mucho menos si están cargadas de lástima. Lo que quiere demostrar es que puede con eso y más. Su parte lógica le dice que todo sucedió por una razón y que vendrán cosas mejores, pero su corazón de vez en cuando se pone necio y le da por buscar en el pasado. Eso no quiere decir que le va a enviar mensaje a la persona, pero al menos se va a perturbar con algunos recuerdos en su memoria. Lo que pasa es que Capricornio requiere detalles, entender cien por ciento, qué fue lo que pasó, no importa si es doloroso, porque la duda no lo va a dejar avanzar. 

Acuario 

Por fuera se ve tranquilo, el tipo de persona que no se engancha con un corazón roto. Le ayuda mucho saber lidiar con la soledad y no depender de nadie. Sin embargo, hay momentos en los que también le pega duro la tristeza y echa de menos todo lo bonito que vivió al lado de esa persona. En el fondo sabe que las cosas ya no volverán a ser las mismas, pero su mente le miente diciendo que existe la posibilidad de que se vuelvan a reencontrar en el futuro. Gracias al cielo, sólo es una etapa y una vez superada cierra el capítulo desde la raíz. Para Acuario ya no existes más, mucho menos si tú fuiste el que se portó mal. No es rencor, es tener el valor de marcar límites y decidir qué es lo que no quiere en su vida. 

Piscis 

Si bien es cierto que eres de los signos más sensibles del zodiaco, no significa que vas a estar con los brazos abiertos esperando que vuelva un amor del pasado. No eres el tipo de persona que se deja dominar de esa manera. Antes que todo está tu bienestar y no te vas a quedar al lado de alguien que te hace sentir basura todo el tiempo. Tú no eres de los que finge, te alejas para estar contigo mismo y sufrir todo lo necesario para volver a recuperar tu sonrisa. Son pasos lentos, pero seguros y ahí es cuando te das cuenta de que no hay nada malo en ti, que amar de la manera en que tú lo haces es una bendición, pero lamentablemente no todo el mundo está listo para recibir tanto amor. Durante el duelo aprovechas para reencontrarte a nivel espiritual, escuchas realmente lo que quieres hacer en tu vida y aprovechas para lanzarte al éxito sin miedo. Siempre es bueno empezar de cero.