Es bonito cuando llega un punto en la vida en el que descubres un amor verdadero, algo que va más allá del cuento de hadas y el felices para siempre que nos hicieron creer desde pequeños. Ojalá que un día todos lo puedan encontrar, porque ahí van a descubrir que las similitudes y las diferencias entre la pareja son muy normales, pero lo importante es cuando decides quedarte al lado de esa persona a pesar de sus manías, cuando tomas de su mano en los momentos más duros. Ojalá que un día este signo se pierda en tus brazos. 

Aries   

Hay amores que marcan tu camino, no importa si ya no forman parte de tus días, pero se llevan en lo más profundo del alma. Se siente un alivio saber que hay personas como Aries, que elevan tu energía y te desafían en todos los sentidos, especialmente a nivel emocional y mental. Por más que quieras resistirte al encanto y la inteligencia de un Aries, terminas cediendo, porque tienen una manera extraña de ayudarte a encontrar el equilibrio. Si llegas a perderte en sus brazos no sólo te vas a sentir seguro, también muy valiente y listo para ganar en todo. Ese es Aries, nada ni nadie lo frena. 

Tauro 

El atractivo de un Tauro se encuentra en su vibra reservada, dulce y meticulosa. Es prácticamente imposible que no te pierdas en su manera de hablar y pensar, el tipo de persona que te enseña y te abre el panorama. Sin embargo, cuando te enamoras de él sabes que estás entrando a un terreno seguro, porque no le gusta ir por la vida rompiendo corazones. Prepárate para su honestidad, porque si quiere algo serio contigo te lo dirá, pero si no también. Tauro, disfruta del proceso de amar y no quiere que nada lo ensucie. No será él quien arruine las cosas. Si un Tauro te da luz verde en el amor, confía, porque te llevarás una de las experiencias más bonitas de tu vida. 

Géminis  

Su alma es la que derrocha poder, es imposible que no te pierdas en cada palabra que dice Géminis. Su intención no es manipular a nadie, es sólo que le gusta compartir todo lo que sabe con la gente que ama y ahí es cuando te das cuenta de que los días a su lado no son aburridos, al contrario, se vuelve una motivación verlo. Géminis, ama cuando rompe el caparazón del otro, porque sabe que eso significa que va a conocer la verdadera esencia de la persona y que la conexión será genuina. Sabe que en el fondo siempre hay mucho más de lo que se ve por fuera. Es por eso que cuando te pierdes en sus brazos no te importa nada, ahí sientes consuelo, pero también amor. 

Cáncer 

Un poco de romanticismo, dulzura y comunicación. Esa fue la mezcla ideal para darle vida a la personalidad de Cáncer. Es el signo que demuestra que siempre te terminas enamorando de quien menos lo esperas y está bien, porque no le importa romper con sus propios gustos con tal de escuchar lo que dicta su corazón. Cuando se enamora lo hace locamente, no tiene freno y te trata de una manera tan pasional e intensa, que te conmueve. Cáncer, no teme decirte cosas al oído, llenarte de detalles, sorprenderte con algún paseo. Sus brazos son los más cariñosos que vas a encontrar en todo el zodiaco y lo sabe. No es por presumir, pero de su manera de amar pocos se han quejado. 

Leo 

A Leo no le vas a venir a enseñar a amar, porque lo sabe hacer a la perfección y no le importa recibir un montón de críticas, cuando es exigente. Es un signo que tiene propósitos en todo y por lo mismo rara vez pierde el tiempo saltando de amor en amor. Le gusta inspirar confianza y que también el otro le dé la seguridad de que las cosas están fluyendo desde la sinceridad. Leo, ama probarse a sí mismo, hasta que no se sienta lo suficientemente emocionado con alguna de sus acciones, no la festeja. Cuando te enamoras de alguien así entiendes que compartir emociones no es un juego y que cuidar al otro debería ser una regla en cualquier relación. 

Virgo 

Lo que se dice de Virgo es poco, no te dejes llevar por los comentarios de aquellos que no han logrado conquistar su corazón. No es un signo que esté enojado con el amor como a muchos les encanta decir, es sólo que es muy selectivo y no piensa tirar su soltería por alguien que no le da la seguridad de que las cosas van a funcionar. Sí, tiene un plan para todo y ama cuando encuentra a una persona dispuesta a seguir su ritmo. Quizá lo impredecible no sea bien recibido en su actuar, pero cuando se enamora se entrega de una manera tan leal que lo único que te queda es derretirte en sus brazos. Hasta que no te familiarices con su aliento vas a entender de lo que hablo. 

Libra 

No te sorprenda que cuando menos quieras enamorarte termines enredado con Libra. Puede que sea un signo al que le cueste decidirse en muchas cosas de su vida, pero cuando se trata de amar la cosa cambia. Cuando se enamora la fidelidad lo acompaña, porque esa persona se vuelve parte de sus pensamientos y hace de todo para encontrar el equilibrio y la armonía. Ojalá que te toque el privilegio de perderte en sus brazos, porque ahí vas a descubrir que el amor verdadero es más valioso que todas esas fantasías que uno se crea en la mente. Libra, adora convertirse en tu persona especial y tiene el don de lograr que no te arrepientas. 

Escorpio 

Hay amores a los que te les quedas mirando y luego ves al cielo para pedirle que lo suyo sea para siempre. Ese es Escorpio, la persona que te enseña el significado de atracción y que al mismo tiempo le pone corazón a la relación. Quizá su personalidad le parezca oscura a algunos, porque tiene el valor de romper con sus miedos y no está acostumbrado a quedarse callado, pero esa es la manera en que ha podido encontrar a gente que realmente vale la pena. Un día este signo te va a abrir sus brazos y ahí es cuando te darás cuenta del motivo por el que no funcionó con tus amores del pasado. No es por competencia, pero Escorpio no se compara con ninguno. 

Sagitario 

Una de las cosas más bonitas que te pueden suceder en esta vida es que logres encontrar a un amor que no sólo quiera besarte y pasar un buen rato, también que quiera escucharte, se preocupe por ti y que además te motive a luchar por tus sueños. Se siente muy bien cuando la misma persona que te dice que te ama todos los días, se toma el tiempo de aplaudir tus logros y recordarte que eres muy inteligente como para tirar la toalla. Ese es Sagitario cuando ama, no conoce de límites y si se siente cómodo a tu lado hará lo que sea con tal de invitarte a su loca aventura. Sagitario, está acostumbrado a darlo todo o nada, cuando sientas sus brazos lo vas a entender. 

Capricornio  

No importa si son 5 o 30 minutos, cuando Capricornio te permite entrar a su corazón es una experiencia única, te revive de una sacudida de amor y comprendes que al poner el compromiso como prioridad te entregas con más confianza. Un Capricornio no te va a abrir sus brazos de la noche a la mañana, requiere sentirse respetado, amado y no pensarlo dos veces. No permite que ningún mal amor se convierta en un obstáculo para lograr lo que quiere y eso se vuelve irresistible para el otro. Ver que Capricornio es tan independiente, lleno de sueños y que no quita el dedo del renglón es hermoso. Con alguien así te atreves a todo. 

Acuario 

Tu carácter es fuerte, independiente, eres el tipo de pareja que no necesita estar encima del otro para demostrar que tienes la capacidad de amar de una manera ilimitada. Sueles poner un montón de barreras al principio, pero una vez que te entregas esa persona se vuelve parte de tus prioridades. Mientras no interfiera en tu libertad las mariposas se pueden hacer presentes. Los brazos de un Acuario son cálidos, reconfortantes, pero también tienen sus restricciones. Son excesivamente especiales a la hora de elegir a alguien. Acuario, no quiere juegos, si lo tuyo es sólo llegar a su vida para pasar un buen rato te va a presentar su lado más frío. 

Piscis 

El signo que no sabe querer de manera superficial. No se enamora sólo de tu físico o de lo que haces, tiene el valor de llegar a donde nadie más se atreve. Piscis, se enamora de tus miedos, tus inseguridades y tus debilidades. Es un alma romántica, pero eso no quiere decir que va a permitir que nadie le vea la cara. Es idealista, pero también tiene un toque de realidad y cuando lo activa te sacude cualquier filtro. Una vez que te deja entrar a su corazón es sinónimo de que te abrirá los brazos cuando necesites refugiarte. Se convierte en el pilar, quizá no te va a salvar, pero estará contigo mientras cruces lo más complicado del camino. Un Piscis enamorado es capaz de convertirse en tu héroe.