Querido amigo Piscis. Estás muy acostumbrado a escuchar a los demás que dejas poco tiempo y energía para mirar dentro de ti. Para valorarte más y sentirte orgulloso de un montón de virtudes con las que naciste. Y de otro montón que has ido ganando con el tiempo.
Nosotros te vamos a prestar la atención que mereces. Para regalarte el oído, sí, pero son sinceridad. Para que te quede bien claro que eres especial. Y que quienes te ven diferente, es porque no alcanzan a llegar donde tú llegas. Se llama envidia. Sana, dicen. Da igual. Déjate envidiar.


Piscis, siéntete orgulloso:

• Por tu gran corazón, tu bondad y tu generosidad. Te das a todo el mundo, tú y montones de tu comprensión hacia todos.
• Por tu capacidad para soñar y para tener ilusiones. Por tus fantasías. Porque con todo ello puedes soportar la realidad de manera diferente manera a como la enfrentan otros. Y acabas viendo siempre el lado bueno de lo que no lo tiene. Piscis, siéntete orgulloso de ser capaz de ver el mundo de una manera diferente.
• Porque en el amor eres leal y maravilloso (qué pena que no sea todo el mundo igual). Y tu entrega no tiene nada que ver con lo práctico, con ser interesado o con buscar un objetivo material.
• Por tu capacidad de escucha y empatía con los demás, virtudes con las que naciste y que en todo caso, perfeccionas cada día. Porque además de estar ahí, bien cercano, intentas ayudarles en todo lo que puedes.
• Por tu sensibilidad. Y eso que por culpa de ella también te empapas del sufrimiento de los demás. Pero a cambio, eres alguien solidario y altruista, compasivo e implicado.
• Porque eres constante en el amor, te mantienes firme en lo bueno y en lo malo, y no sales corriendo a la primera de cambio.
• Porque demuestras lo que sientes con gestos y palabras. Nada de dejar que la otra persona se rompa la cabeza para saber lo que sientes.
• Por tu actitud amable, risueña, divertida y discreta que hace que todos se sientan bien a tu lado. Y con los que son más amigos, siéntete orgulloso por ser alguien servicial, respetuoso y empático.
• Porque no le amargas a nadie su tiempo cuando estás desanimado. Te retiras a tu mundo y esperas (te encantaría) que te busquen y te acojan. Y te mimen mucho.
• Por tu creatividad trabajando o haciendo cualquier cosa. Por crear o construir algo siempre de manera poco convencional.
• Porque creas ambientes tranquilos allí donde estás. No avivas la competitividad en nadie. Y si por casualidad el ambiente no es el adecuado, trabajas bien y eso no lo utilizas como excusa.
• Porque no le pones límites a sentir intensamente. Siempre llegas hasta el fondo y pasas de las relaciones superficiales.
• Porque te dejas llevar por todo el mundo, y te conviertes en el compañero perfecto para los líderes.
• Porque estás abierto a todo lo nuevo en el sexo, a experimentar prácticas nuevas, a dar al otro placer antes que pensar en el tuyo propio, a poner tu imaginación a toda máquina y a dejarte llevar donde el otro quiera llevarte.
• Porque eres un romántico maravilloso y eres capaz de ofrecerle a la persona que quieres un mundo de fantasía y de emociones como nunca pudo imaginar.
• Por tu capacidad para ilusionarte.
• Porque puedes soñar, y de hecho es lo que más te gusta, pero si hay que bajar de la nube y ponerse las pilas, lo haces sin ningún problema.
• Porque a veces te preocupas más de los demás que de ti mismo. Eso no es bueno del todo para ti, pero es para sentirse orgulloso, la verdad.
• Porque no eres posesivo ni vengativo.
• Porque cuando haces algo, eres responsable y cumples bien.
• Porque si te dan autonomía y flexibilidad, eres capaz de bordar todo lo que haces. Y tampoco vas buscando ningún interés. O quizás sí tengas uno: que tu trabajo sea valorado.
• Porque puedes trabajar solo y hacerlo bien, pero si alguien te pide ayuda, no te importa dejar lo que estás haciendo solo para colaborar juntos.
• Porque tu conocimiento de los sentimientos y de las emociones te hace conectar con los demás de una forma especial, espiritual. Casi única. Envidiable.
• Porque eres tremendamente intuitivo y con una imaginación poderosa. Una mezcla que bien utilizada te llevará a vivir la vida de forma diferente.