Leo busca ser querido, comprendido y sobre todo, ama que su esfuerzo sea valorado. Ahora y siempre. Leo no quiere que su relación se reduzca a regalos, salidas y cenas. No quiere que todo se convierta en una rutina del día a día. A ver, que sí agradece que se presenten esos detalles. Es obvio. Leo no hace ascos a una buena cena, o un viaje a cualquier sitio… pero también quiere que el factor sorpresa esté vivo.

Quiere que exista esa chispa que te hace desear ver a tu pareja como si no hubiese un mañana. Leo quiere sentirse libre, pero lo quiere contigo. Lo suyo, es tuyo. Sin intereses de por medio. Su corazón, es ahora tuyo también, sin dudarlo ni un segundo. Por ti daría la vida.

Si sabe de manera muy cierta que eres su luz y sus estrellas, es capaz de cualquier cosa por tenerte a su lado para siempre. A cambio, quiere que le muestres tu cariño. Que tengas detalles que le sorprendan. Nada de mierdas caras, algo con sentimentalismo. Que tenga significado para ambos. Quiere tus abrazos, tus besos y tus caricias en exclusividad. No quiere que pienses que puedes encontrar algo mejor, porque Leo busca ser tu mejor opción. Y ¿sabes qué? Que una vez le conozcas, no querrás tener otra vida lejos de su compañía. No querrás otros besos, otros abrazos… Todo te parecerá muy poco. Porque Leo deja, huella. De por vida.