Detrás de una personalidad temeraria, apasionada y amante del riesgo; se esconde un alma noble dispuesta vivir un final feliz al lado de la persona que atrape su corazón. Así es Aries, el signo del zodiaco arrebatado que nació para romper con las reglas, porque su personalidad derrocha energía. Sus pasos son firmes, intensos, impulsivos y con un toque de tenacidad. Necesita a alguien que sea capaz de amarlo de la misma manera, ¿por qué Aries debería caminar hacia el altar del brazo de un Géminis? 

Aries necesita algo más que química, más que complicidad a la hora de besar, acariciar y compartir pensamientos. Es el signo que se pierde en una buena comunicación, quiere estabilidad y una conexión emocional. Aries es  la persona que anda por la vida sin filtros, que piensa, siente y actúa sin necesidad de querer quedar bien con nadie. En el matrimonio quiere a alguien honesto, amoroso y decidido. 

¿Por qué Aries debería caminar hacia el altar del brazo de un Géminis? 

Es claro que el matrimonio puede ser una moneda al aire, nunca sabes a ciencia cierta si va a funcionar o no. Sin embargo, Géminis y Aries, tienen más probabilidad de construir algo equilibrado, porque siguen el mismo ritmo. Géminis no baja la guardia ante personalidades con carácter, tiene un don para lidiar con personas así, lo que puede ser favorable para Aries, porque en momentos en los que sienta que ya no puede más, puede encontrar la calma. 

Géminis es el maestro de la curiosidad, nunca se cansa de la parte emocionante y aventurera de Aries, al contrario, le resulta atractivo. Es como agregarle una chispa de intriga todos los días a la relación. Desde luego, la unión entre Aries y Géminis, puede ser un tanto impulsiva, para algunos sinónimo de drama, pero cuando ambos saben controlar su lado oscuro, no pasa nada, pasan de ser una bomba a convertirse en la pareja perfecta. 

Aries y Géminis pueden construir un matrimonio limpio, una relación a largo plazo en la que las alegrías sean muchas más que las lágrimas y los miedos. A veces, ambos tienen que ceder, porque sus lados sarcásticos se enfrentan. Esto no quiere decir que toda la relación sea miel sobre hojuelas, pero pueden desarrollar sentimientos amorosos nunca antes experimentados. 

Son dos almas que están deseosas de salir a descubrir el mundo, tienen sed de libertad y puede que tomados de la mano todo sea mejor. Además, ambos son muy necios cuando se trata de cumplir lo que quieren. Aries también puede ayudar a estabilizar los constantes cambios de opinión de Géminis, recordemos que es un signo que se aburre fácilmente. Sin embargo, también Géminis ayuda a que Aries no se acelere en exceso. 

El lado oscuro de que Aries camine hacia el altar de la mano de un Géminis, es que la terquedad y frivolidad, estarán en medio de la relación. Esto sucede cuando uno de los dos no siente empatía por su pareja. Una vez controlado pueden llegar a tener un vínculo duradero y saludable. 

Aries se entiende mejor con alguien que no se ofende de cualquier cosa, como Géminis. Particularmente, porque cuando Aries se enoja puede llegar a ser muy hiriente, la pasión del momento hace que diga cosas de las que luego se arrepiente, pero Géminis tiene la capacidad de no tomar las cosas tan personales. Necesita ir a profundidad antes de tomarse un insulto tan en serio. Géminis tiene que comprender y analizar todo primero, porque su inteligencia emocional es superior. 

Aries debería casarse con Géminis, porque pueden conectar a un nivel intelectual increíble. Géminis no le corta las alas, quiere verlo cumplir sus sueños, es quien invita a la diversidad, pláticas infinitas y pasiones de toda una vida. Y bien, ¿ya tiene a alguien en mente?