Así es la vida, hay veces en las que te toca recoger tus pedazos, hay que rearmarse y dejar ir los amores insanos. Lo malo, es que es cierto lo que dice la canción, la costumbre pesa y aunque muchas veces no se trata de amor, es apego, pero no es fácil decir adiós. No se deja de amar de la noche a la mañana. Es un saco que se va llenando poco a poco, hasta que ya no puedes más, se rompe y te rompes tú con él. No hay nadie que se rinda a la primera, luchamos por amor, por el tiempo invertido, por las ganas que tenemos de intentarlo, pero…cuando ya no es tu talla, no hay que forzarlo. ¿Por qué dejan de amar los signos?

Aries 

Aries es de los que se enamora más allá del físico, de los que quedan cautivados ante un alma aventurera. Cuando deciden compartir su vida es porque encontraron algo especial en esa persona, la oportunidad de ser mejor y de aventurarse a lo desconocido. Aries no te suelta, se aferra a su lado paciente y es capaz de mostrar un lado dulce cuando ama. Pero no te confundas, no va a permitir que el amor que siente sea más fuerte que su dignidad, en el momento que empiezas a tratarlo mal todo se acaba. Aries se puede quedar a tu lado un tiempo, pero en su mente ya te dejó, sólo está esperando un poco más para dar el último adiós y ya nada lo hará cambiar de opinión. 

Tauro 

Tauro es el signo que lucha hasta el final. Que nadie se atreva a decir que no dio todo lo que podía en una relación, porque está mintiendo. Es quien ama de una forma inigualable, te hace volver a creer en los amores de antes, esos en los que nuestros abuelos eran capaces de romper un montón de absurdos prejuicios con tal de estar juntos. Sin embargo, hay algo que llena de sombras el amor de Tauro, precisamente cuando las humillaciones se hacen presentes. No concibe que la misma persona que lo mira fijamente a los ojos mientras le dice que lo ama, es la misma que se esmera en criticarlo de una forma despiadada. Tauro se rompe, aunque no lo diga y ahí es cuando entiende que ya no debe permanecer a su lado. 

Géminis 

No, el amor no lo es todo. Es preocupante la manera en que las películas, novelas y todo lo que vemos en los medios nos han hecho creer. El amor no lo es todo, se requiere responsabilidad afectiva, independencia en todos los sentidos, sobre todo, emocional, a la hora de tener un vínculo. Géminis quiere a alguien que sea capaz de hacerlo vibrar en todos los sentidos. Un amor de esos que te llenan de vida, de los que te muestran un mundo desconocido. Es un signo que deja de amar cuando la monotonía se vuelve su mejor compañía, ahí es cuando decide darle vuelta a la página. No se queda con alguien para quien se ha vuelto un mueble más. Ese no es Géminis, así que lo mejor es decir adiós. 

Cáncer

Cáncer puede ser tremendamente camaleónico, es un signo que al principio de una relación te muestra su mejor cara. Le gusta dejar claro que las cuestiones del amor no se las toma a juego, es determinado y prácticamente tiene un letrero en la frente de amor al compromiso. No es de los que anda por ahí abriendo su corazón a cualquiera, al contrario, se pone muy selectivo, porque cuando se enamora lo hace de verdad, con ganas de tener algo a largo plazo. Sin embargo, cuando se da cuenta de que el vínculo no es recíproco todo cambia. Ahí es cuando su esencia se nubla, ya no le nace ser tan entregado, porque tiene mucho miedo de que le rompan una y otra vez el corazón. Cuando Cáncer se vuelve hiriente e indiferente, significa que ya está roto, que esa relación ya dio lo que tenía que dar y que no volverá a confiar. 

Leo 

Leo tiene valentía cuando ama, le sobran pantalones para decirle a la persona que le gusta que quiere algo más. Es muy decidido y trabaja muy duro por lo que quiere. No es novedad, sabemos que es líder y que está acostumbrado a brillar. Sin embargo, no se toma el amor a la ligera, cuando decide tener un vínculo busca lo real, lo que lo llene en muchos sentidos. Aunque es un signo impulsivo trata de mantener la calma y evitar discusiones, pero eso no quiere decir que va a tolerar que lo amen a medias. Cuando Leo se da cuenta de que la persona está por estar, pierde el interés. No quiere una de esas relaciones en las que hacen como que todo está bien y entre cuatro paredes es un infierno. Leo quiere algo genuino o mejor no quiere nada. 

Virgo 

Virgo lo que más detesta en una relación es la falsedad, no quiere tener esa sensación de que está con alguien que ni siquiera sabe su color favorito. Ahí es cuando todo su castillo se desmorona, cuando descubre que por ir a prisa se olvidaron de lo más importante, de conocerse y comprenderse. No quiere estar con alguien que tiene que esconderse para ser feliz. De pronto, las llegadas tarde, los mensajes a media noche, todas esas actitudes que terminan volviéndose un secreto. Una barrera que los separa y que aunque lo intenten ya no es lo mismo. Virgo se da cuenta que comparte sus días con un extraño y ese dolor no se compara con nada. 

Libra 

Vaya presión la que tiene Libra, al decir que es el signo más equilibrado, cuando en realidad la gente no tiene ni idea de todas las veces que ha perdido el piso. Es un signo valiente, pero cuando se trata de amar se enfrenta a un montón de miedos, a esas ganas que tiene de salir corriendo arrepentido, porque no quiere que lo lastimen. Sin embargo, hay algo que puede alejar a Libra. Una vez que se entrega y siente que la otra parte es sincera, todo parece que marcha bien. El cuento miel sobre hojuelas, pero lo que lo aleja es cuando ese supuesto amor se vuelve asfixiante, ahí siente que su espacio es invadido, ya no puede actuar sin pensar antes, por miedo a sentirse juzgado. Para Libra eso significa que se acabó el amor. 

Escorpio 

El amor que tiene sabor a pasión, a intensidad, a besos largos y noches sin punto final. Escorpio te envuelve desde la primera caricia, te enseña a amar desde las raíces, sin miedo al qué dirán y con muchas ganas de sumergirse en el otro. Es un signo muy vulnerable, puede parecer que lo puede todo, pero hay momentos en los que ni ellos mismos saben lo que les sucede. Sus emociones son como una montaña rusa, pero por más inestables que sean, cuando aman son muy leales. Difícilmente Escorpio suelta un amor, a menos que… a la persona se le ocurra mentir. Eso es como pedirle que terminen, por más que lo intenten ya nada volverá a ser igual. 

Sagitario 

Sagitario es un experto cuando se trata de ocultar emociones. Es el tipo de pareja que puede pasar mucho tiempo al lado de alguien que no ama, pero no dice nada, está esperando el momento preciso, en el que ya ni la costumbre ni el apego los aten. Sagitario sabe que un amor no es para él, cuando esa persona empieza a querer poner sus reglas, cuando no le sugiere, le exige que cambie su forma de ver la vida. Ahí es cuando se siente atado, cuando le prohíben. Puede que sea tolerante en muchas cosas, pero para eso su paciencia queda en el olvido. Si no es escuchado, respetado y motivado, Sagitario no tiene nada qué hacer ahí. 

Capricornio

Capricornio ama de una manera loca, aunque su personalidad no le permite expresarse del todo. Porque por lo regular es bastante controlado, le gusta tener todo en orden y que pocos noten que está que se derrite por algún amor. Para que decida tener algo contigo necesitas ser muy especial, no se enamora de cualquiera, no habla con cualquiera, no besa a cualquiera. Capricornio busca lealtad, alguien que sea capaz de apoyarlo en las buenas y en las malas. Pero lo más importante es crear ese vínculo genuino, en el que la traición no exista. Si le fallas, es mejor que te olvides de él, no tolera la traición y mucho menos dar segundas oportunidades. 

Acuario

Un signo que derrocha destellos, criticado por muchos, pero alabado por otros. Realmente su personalidad es tan contrastante que te envuelve. Tiene ese lado oscuro, misterioso y solitario, que te hace querer navegar en su mundo. Pero también una parte soñadora, la que se atreve, la que rompe con lo convencional. Es así, siempre va contra reloj, haciendo sacrificios si es necesario. No obstante, pierde las ganas en el amor cuando su pareja deja de ser aquella alma bonita de la que se enamoró. En el momento que la magia desaparece todo cambia. Acuario no puede fingir que todo está bien, porque ya nada es como antes y eso lo rompe. Así que decide darle vuelta a la página. 

Piscis 

Piscis es el amor que te arropa, el que es capaz de entenderte cuando el resto ni lo intenta. Es quien no te suelta, no te juzga y quiere verte brillar, tanto que si puede hacer algo para que eso suceda, no duda ni un momento en ayudarte. Su amor es muy transparente, no tiene ninguna doble intención. Si un Piscis está contigo es porque realmente le importas, difícilmente se deja impresionar. No obstante, pierde las ganas de amar cuando descubre que él es el que está dando más. En el momento que no se siente querido, ni valorado, ahí es cuando pone un punto final. Puede dolerle hasta el alma despedirse, pero prefiere eso que conformarse con migajas.