Muchas veces, Libra, lo único que quieres y que necesitas es tener a tu lado a una persona en la que confiar, una persona que te haga sentir y con la que poder compartir tus sentimientos. Luchas por encontrar a alguien así, Libra. Y aunque vayas de hater absoluto del amor, en el fondo, te gusta tener la atención de alguien más y te gusta que te quieran. El problema, Libra, es que muchas veces eres tú mismo el que huye de ese amor de manera inconsciente. Estás son las maneras en las que arruinas las oportunidades de amar que llegan a tu vida:

  1. Sigues sin ser sincero cuando hablas de tus sentimientos. Libra, muchas veces mientes y dices estar bien porque no quieres parecer demasiado emocional o incluso demasiado pegajoso. Intentas camuflar todo lo que te sucede y maquillarlo con una sonrisa, cuando en realidad no es así. Tienes que empezar a ser sincero en este aspecto, aunque te cueste. Si eres claro en todo momento, será mucho más fácil para tu futura relación. Pero si no, si sigues así, terminarás arruinando las posibilidades de amar.
  2. Sigues perdonando a personas que comenten una y otra vez los mismos errores. Libra, no te gusta entrar en conflicto y mucho menos te gusta que otra persona se moleste por algo que tú digas. Por eso, muchas veces terminas perdonando a personas que te han hecho daño simplemente por no comenzar una discusión o por no hacer que se sienten molestas. Y eso debe de acabar de una vez. Al final, terminas invirtiendo tu tiempo en personas que no merecen la pena y perdiendo la oportunidad de invertirlo en personas que si que te valoran y si que te quieren.
  3. Eres un poquito exigente y tienes las expectativas muy altas, Libra, y por eso arruinas las posibilidades que tienes de amar. Crees que el amor es algo único, algo perfecto, algo que siempre sale bien y cuando no es así, te cierras por completo y eres incapaz de ir más allá. Libra, tienes que aprender a dejarte llevar. Tienes que dejar de creer que el amor real es como ese amor ‘perfecto’ que aparece en las películas románticas. No sabes la de oportunidades que vas a seguir perdiendo si sigues creyendo que el amor es perfecto y que siempre aporta cosas buenas.