‘Te extraño’, cuando te lo dicen se siente ese cosquilleo que traspasa cualquier distancia. Sin embargo, si eres tú el que lo dice entre dientes, mientras suspiras, realmente es cruel. Es mucho más que recordar a esa persona. Sin duda, duele tanto que te rompes y sientes como si el otro se hubiera llevado parte de tu corazón. A veces, es lindo recordar a los que se marchan, sobre todo, aquellos que ya no están en este mundo. Pero, los signos odian extrañar a esas almas que saben que les hacen mal y a pesar de todo siguen apareciendo en sus pensamientos. Seguramente, ya pensaste en tu persona innombrable. ¿Por qué los signos odian extrañarte?

Aries 

Lo que más le enoja a Aries es que se quedó enganchado de una persona que construyó en su mente. Te maquilló de tal manera que te convertiste en la compañía perfecta, cuando en realidad desde el principio mostraste banderas rojas que no quiso ver. No eres una buena persona y te aprovechaste tanto de su amor que no te importó verlo hecho pedazos después de tu partida. Odia extrañarte porque no tuviste compasión, le partiste el alma en pedazos y de todos modos decidió despedirse con amor. No cualquiera haría eso por ti. 

Tauro 

Sí, Tauro es inteligente, no sabes cuántas veces se ha visto frente al espejo para preguntarse por qué es tan necio. Su parte lógica le dice que ya no debe pensarte, pero sus emociones son muy intensas y no piensan conformarse con un adiós. Tauro, odia extrañarte porque duda demasiado de tus sentimientos, algo le dice que tú no sientes lo mismo y que mientras él vive con la esperanza de que sus corazones algún día se volverán a encontrar, tú ya seguiste adelante y eso duele. Duele, porque aunque estés con alguien más, Tauro, no sabe cómo sacarte de una vez por todas. Está molesto consigo mismo y es algo que sólo él puede solucionar. 

Géminis 

A veces, Géminis es perfecto en disimular, porque no le gusta que lo vean bajar la guardia por nadie. Se siente muy vulnerable cuando alguien controla sus pensamientos e intenta seguir su vida como siempre, pero cuando llega la noche se encuentra con todo eso que evade y ahí es cuando las lágrimas se hacen presentes. Odia extrañarte porque en el fondo sabe que ya se terminó y que tiene que arrancar la página, pero no está listo del todo. Esa persona ya cerró el ciclo y aunque Géminis siga sonriendo, por dentro sigue imaginando el momento en el que vuelve a sus brazos. Es de las peores sensaciones. 

Cáncer 

Sólo un Cáncer sabe lo que le cuesta despedirse de alguien que dejó huellas imborrables en su corazón. Es muy difícil aceptar que ya no será parte de sus aventuras y que lo mejor es cortar todo tipo de comunicación por el bien de ambos. Puedes tener la seguridad de que Cáncer no te va a rogar, porque cuando su orgullo se activa le impide perder la dignidad y eso es gracias a que tiene un carácter bastante intenso. Sin embargo, hay momentos en los que su lado melancólico se apodera de sus emociones y ahí es cuando el dolor es inevitable. Odia extrañarte porque sabe que no mereces ser parte de su vida y simplemente no quiere darte otra oportunidad. 

Leo  

Leo es un alma de instintos, claro que le gusta escuchar a sus emociones y cuando le avisan desde un principio que algo anda mal, no pierde el tiempo al lado de alguien que no tiene el valor de darle el amor que espera. Por supuesto, que no es de piedra y que cortar un lazo le cuesta, porque no es de los que anda compartiendo su vida privada con cualquiera. No sólo echa de menos al amante, también al amigo que siempre estuvo ahí para apoyarlo. Odia extrañarte porque lo estás haciendo perder su energía, tiene tantas cosas por hacer y le da coraje que te esté regalando segundos valiosos. No eres para tanto. 

Virgo

Bendito sea el lado orgulloso y firme de Virgo, porque cuando decide que no seguirá derramando lágrimas por alguien que lo llena de inquietud, simplemente no hay vuelta atrás. Es un signo muy inteligente, no deja que sus emociones lo dominen y aunque tenga que llorar un par de noches para vivir el duelo, lo hace. No esperes que Virgo corra a buscarte pidiendo una oportunidad. Odia extrañarte, pero no moverá un sólo dedo para cambiar la situación. Hay que darle tiempo al tiempo, pero el Virgo que estuvo contigo ya no existe, no intentes dominarlo porque ya no lo conoces. 

Libra 

Es tiempo de florecer, de recoger todos los pedacitos de las grietas que te dejó esa persona. Sabes que la vida es como una ola y nunca es certera la manera en la que te va a sorprender, pero esa no es razón suficiente para hundirte en la negación. No vas a permitir que el pasado te defina y mucho menos las sobras de un amor que te tuvo a sus pies y no le importó. Libra, odia extrañarte porque sabe que jamás te comprometiste de verdad y le enoja darse cuenta de que confió en tan poca cosa. Fueron más penas que momentos lindos los que vivió a tu lado. Sabe que no debe regresar y que ya se le pasará. 

Escorpio 

¿De verdad crees que te burlaste del corazón de un Escorpio? Por favor, no seas ingenuo, lo supo desde el primer momento, pero te dio una oportunidad porque es un ser bondadoso y emocional. Quizá le costó mucho trabajo decir adiós y no quería que las cosas terminaran así, pero eso no va a impedir que luche por lo que siempre ha querido y tú no cumpliste con las expectativas. Odia extrañarte porque haga lo que haga el pasado seguirá siendo el mismo y no podrá perdonarte, así que no tiene caso volver con alguien que se tiene tan poco amor y es incapaz de poner su relación en su lista de prioridades. Eso no es amar y Escorpio no se lo merece. 

Sagitario 

Sí, el de mecha corta, el que hoy te puede decir las cosas más hirientes y mañana se arrepiente. Pero… no te equivoques, eso no es sinónimo de que puedes llegar y pisotear sus emociones a tu antojo. Sagitario, no está para quedarse en vínculos tóxicos, está cansado de que no exista reciprocidad y de que no respeten su individualidad. Puede que se haya enamorado hasta olvidarse de su apellido, que lo haya dado todo por ti, pero con esas mismas ganas le da vuelta a la página. Odia extrañarte porque llegas sin previo aviso a su mente y te vuelves una piedra en su camino, pero sabe que no será para siempre y eso le da calma. 

Capricornio 

Un amor reservado como Capricornio, no es de los que se desviven en los primeros meses, necesita tiempo para analizar sus sentimientos y definir realmente la importancia de los mismos. Le cuesta gritar a los cuatro vientos lo que hay en su corazón, pero sus detalles no mienten y cuando se entrega, se siente, no necesita decir mucho. Eso es lo que le da tranquilidad, porque dio lo que tenía que dar en la relación, si el otro no lo recibió con gratitud es su problema. Odia extrañarte porque se abrió demasiado contigo y eso lo hace sentirse culpable, pero por fortuna su cabeza siempre está sobre su corazón y eso le ha ayudado a no rogarle a nadie. 

Acuario 

Hay cierto miedo en los pasos de Acuario a la hora de amar, porque sabe que hay muchas personas que hacen daño y luego tienen el descaro de preguntar por qué lloras. El romanticismo no es su fuerte, pero eso no tiene nada que ver con la intensidad que se entrega. Cuando se enamora no huye del compromiso, al contrario, busca la manera de incluir a la persona en sus planes. No se arrepiente de lo que dio, porque ama vivir al máximo y se queda con los momentos buenos. Sin embargo, odia extrañarte porque vivir en el pasado lo hace sentir incómodo, quiere centrarse en lo que le ofrece su respiración y le molesta que te hagas presente, pero sabe que no será eterno.  

Piscis 

A ti te cuesta el triple esto de las despedidas, incluso cuando el amor ya se acabó, pero te acostumbras tanto a la persona, que llega un punto en el que no le ves final a nada. Duele porque tu mente te hace recordar la manera en que empezó todo y eso te hace sentir muy vulnerable, una parte de ti se culpa y hasta sientes que si hubieras hecho algo distinto todo estaría mejor. No se vale Piscis, las cosas pasaron para algo, y lo único que te queda es soltar. Odias extrañar a esa persona porque tu lado resiliente te hizo creer que ya estaba superada y te habías enfocado en otras cosas para no volver al pasado, pero es sólo una señal de que tienes que enfrentarlo y decir adiós desde la raíz. Es ahora o nunca lo harás, tú puedes.