Llevas la autenticidad en la sangre Acuario, tanto en el terreno laboral como en el personal y lo mejor de todo es que no derrochas ni un solo mínimo de esfuerzo en ser así, es algo que viene contigo de serie, algo realmente único y natural.

No juzgas (al menos no lo haces muy a menudo) y no permites que nadie juzgue a nadie por ser diferente o por cualquier otra razón. No te dejas guiar por las masas, no quieres formar parte de mini sectas que nacen por la moda, no quieres reglas que te alejen de tu personalidad. No quieres nada que tenga que ver con imposiciones, restricciones y malditas normas autoritarias.

No quieres ser alguien más Acuario y eso es lo que te hace destacar, por eso mismo te respetan y te idolatran, porque pese a toda la presión de la sociedad pocas veces sucumbes a ser igual que los demás (o ninguna, mejor dicho).

La autenticidad es una característica muy difícil de encontrar en las personas Acuario porque ahora lo que se lleva es la moda de ser IGUALES y eso no va contigo… Sabes que hay mucha gente que dice ser así, que se autoproclama como auténtica porque en el fondo tienen carencias y quieren ser diferentes y no saben como…

No permitas que nadie te intente convencer de lo contrario Acuario, porque eres la rebeldía más ansiada, la frescura más reconfortante y la autenticidad más envidiada del mundo. Deja que tu rebeldía siga haciendo de las suyas de aquí, al infinito, porque la gente como tú es la que termina cambiando el mundo.