Lo que inspiras no es un timo, no es un papel, no es tu obra de teatro perfecta Tauro, el buen rollo que trasmites debería de ser eterno, admirado y premiado con algo realmente rico porque eres benevolente de cuna Tauro. Eres una persona muy buena le pese a quien le pese.

Eres una persona muy trabajadora, muy responsable cuando toca seriedad y muy muy firme y organizada con lo que hace Tauro y eso da gusto. Eres el timón de cualquier barco, se puede hablar contigo de cualquier tema (siempre y cuando estés del todo de acuerdo y no sea algo que te ofenda, claro) y trabajar mano a mano contigo digamos que es un privilegio de los grandes.

Eres buen rollo, pese a tu carácter fuerte, que seas alguien de armas tomar no significa que no tengas un corazón que no te quepa en el pecho.

Es obvio, tienes mucho carácter, es difícil soplarte cuando estás cabreada/o pero aun así sigues inspirando ternura, tus ojos siguen brillando y mostrando que tu no eres mala persona y que no lo podrías ser ni entrenándote para ello…

La gente te tiene respeto desde el primer minuto Tauro, desde la primera palabra que sueltas y desde luego que sale de manera natural. Tu respeto que te lo has asignado por tu manera de ser y no por tus acciones Tauro. Mucha gente pagaría por ser como tú.