Pese a que algunas personas nos fascinan por cómo llevan sus relaciones amorosas, lo cierto es que cuesta mucho ver relaciones estables en las que no se pierda el enamoramiento inicial. Y, lo peor aún: a veces, sentimos que es muy difícil mantener una relación sana y estable con alguien. Nos cuesta salir con esta persona porque vemos cosas que nos desorientan. Te ha sucedido, ¿verdad? Y, ¿por qué sucede? Pues porque cada signo tiene unos rasgos que hacen complicado el salir con ellos. Y, nosotros, te vamos a hablar sobre ello; te vamos a contar por qué se complican las relaciones amorosas con cada signo:

Aries 

Aries es muy espontáneo, muy pasional y tiene que hacer las cosas que le vengan en gana en este momento. No se caracterizan por ser personas a las que les guste hacer planes a días vista y, mucho menos, que les digan lo que tienen que hacer. Por ello, salir con un Aries puede ser complicado. Al principio, quizá te guste esta espontaneidad, pero a la larga, si buscas algo estable, salir con un Aries puede dar miedo. Son personas que descolocan mucho y, más, a aquellos que les gusta tener las cosas bajo control. Si quieres que una relación con Aries funcione a largo plazo, no te queda otra que adaptarte a esta parte tan impulsiva de ellos. Recuerda, sin embargo, que también tiene su parte positiva: nunca te vas a aburrir con ellos. 

Tauro

A un Tauro le gusta que todo se vea bien. Son personas que buscan el lujo en todo y trabajan muy duro por ello y esto es lo que hace que las relaciones puedan llegar a complicarse con ellos. No es que un Tauro sea superficial, pero sí es cierto que le gusta tener lo mejor. Por ello, no es de extrañar que, con el paso del tiempo, aquellos que están a su lado sientan mucha presión por complacerles y, por ende, las relaciones empiezan a deteriorarse. Si quieres que tu Tauro sea un poco más flexible en este aspecto, deberás tener mucha paciencia y hacerle entender que los lujos no lo son todo. O, también puedes subirte al carro con él y disfrutar de estos placeres de la vida. 

Géminis

Su elocuencia llama la atención, lo sabemos. Los Géminis son personas de las que se puede hablar de todo, pero también les gusta discutir las cosas y, haciendo honor a su personalidad, les encanta usar la doble cara de todas las situaciones en su favor. Por este motivo, mantener una relación a largo plazo con ellos puede ser complicado. Algunas cosas se deben hablar miles de veces y, aun así, le darán la vuelta. Si buscas una relación estable con un Géminis, deberás aprender su juego. Estudiarle bien y aplicar, muy sutilmente, la misma moneda con él. Aplica la psicología inversa, pero con cuidado porque son muy, pero que muy inteligentes y se darán cuenta de ello. 

Cáncer

Los Cáncer se caracterizan por ser personas emotivas y, lo cierto, es que son muy cariñosos. Sin embargo, también debemos decir que viven en su mundo y, a veces, les es muy fácil encerrarse en ellos mismos. Cuando esto sucede una vez, o dos, no pasa nada. Pero, cuando es un estado que se repite en el tiempo, empieza a cansar. Cansa tener que insistir siempre, ¿cierto? Pues, por este mismo motivo, puede ser complicado mantener una relación a largo plazo con un nativo de este signo. Si quieres que esta relación funcione, no te queda más que trabajar, día a día, con él. Deberás tener mucha paciencia e intentar mantener una pequeña charla a diario con tu Cáncer: es la única manera en la que conseguirás que, muy lentamente, se abra un poquito más. 

Leo

Un Leo siempre será el centro de atención. En todo momento. En cualquier sitio y en cualquier ocasión. Y esto, pese a que resulta fascinante al principio, puede llegar a cansar. La gente se cansa, con el tiempo, de la necesidad de atención de los nativos de este signo; se cansan de estar siempre a la sombra de su personalidad y complica, mucho, las relaciones en el tiempo. Por este motivo, si estás loco de amor por un Leo y dispuesto a darlo todo por esta relación, vas a necesitar aceptarle tal y como es. Debes buscar la manera en la que tú puedas destacar por otro lado, por tus rasgos propios. Y, sobre todo, debes potenciar mucho tu propia personalidad. 

Virgo

Su perfeccionismo hace que llevar relaciones con Virgo sea complicado. A veces, parece que nunca se hagan las cosas bien. Un Virgo es muy crítico, aunque no lo hace con mala intención. Son personas que siempre están dispuestas a ayudar a los demás y les encanta sacar la mejor versión de los demás. Pero, a veces, se pasan. Lo sabemos. Así, lo único que puedes hacer para estar bien con un Virgo a largo plazo es no tomarte en serio sus críticas y pensar que solo lo hace para ayudarte. 

Libra

Un Libra tiene un algo que hace que las miradas vayan hacia él. Son personas muy sociables y de lo más interesantes, a los que les gusta tener a sus amigos y familia cerca. Además, parece que estén abiertos a hablar de todo y que no les cuesta comprometerse. Pero, esto no siempre es así. A veces, un Libra puede salir corriendo por miedo al compromiso; a que le cambie la vida y sus rutinas. Por ello, cuando ven cosas muy serias, se alejan rápidamente. Si te encuentras en esta situación, es importante que le muestres a tu Libra que puedes respetar sus rutinas y su estilo de vida. Es la única manera en la que no le entrará el pánico del compromiso. 

Escorpio 

La falta de la confianza en los demás es lo que complica las relaciones con los nativos de este signo. Se puede entender que haya desconfianza por su parte hacia ciertas personas, pero puede ser complicado entender por qué no confían en su pareja o en aquellos que tanto los quieren. Bien, esta es un rasgo muy marcado de este signo y, precisamente, el responsable de que las relaciones no les duren. Si quieres que tu Escorpio permanezca a tu lado y que esta relación funcione, deberás poner mucho esfuerzo por tu parte. Si no confía en ti, bueno, pues nada. Tú sigue demostrando que eres de confianza y céntrate en lo bueno de su forma de ser. Con el tiempo, posiblemente, acabe por darte un poquito más de confianza. 

Sagitario

Un Sagitario es una persona libre; una persona a la que le gusta moverse al ritmo de la vida. No le gustan las exigencias, no le gusta tener relaciones que les cambien su manera de ver y disfrutar de la vida. Los Sagi luchan por sus sueños y pueden ser bastante impredecibles: una cualidad que enamora de buenas a primeras, pero que complica las relaciones a largo plazo. Por este motivo, si no quieres renunciar a tu Sagitario, no te queda otra que fluir con él. Lo que tampoco está nada mal. Verás la vida de otro modo y, quizá, te acabe por gustar y todo. 

Capricornio

Las expectativas que ponen los Capricornio en las relaciones asustan. Son muy exigentes con ellos mismos, pero también lo son con aquellas personas con las que comparten la vida. Incluso, pueden llegar a ser muy poco realistas. Sin embargo, un Capri también sabe compensar mucho a los que le aman. ¿Te vale con esto? Mira todo lo que te ofrece, el amor que te procesa y disfrútalo, aunque debas ser un poco más complaciente tú también. 

Acuario 

Los Acuario son personas súper independientes que aman su espacio. No es complicado, al principio, respetar este espacio. Sin embargo, a medida que una relación avanza, se espera que los espacios y los intereses se vayan compartiendo, fusionando. Algo a lo que Acuario no suele estar muy abierto. Bueno, pues deberás aceptarlo si quieres mantenerlo a tu lado. Quizá con el tiempo puedas aprender a disfrutar también de tu propio espacio y adaptarte a esta forma de vivir que te propone. Eso ya es algo que tú debes valorar. 

Piscis

El romanticismo de Piscis es lo que complica la relación. No es fácil estar con una persona que siempre está soñando con la relación perfecta. Su relación perfecta. Sin embargo, tu Piscis también es una persona con la que se puede hablar y a la que no le cuesta adaptarse a las situaciones ni a las personas que quiere. Este es el lado que debes potenciar si quieres que esta relación funcione a largo plazo. Hazle entender, muy sutilmente, que hay una realidad, que el romanticismo no se puede mantener día a día, pues la vida no nos da el tiempo ni los recursos suficientes. Poco a poco, lo irá entendiendo.