¿Qué por qué te buscan a ti Leo? ¿En serio? ¿Hay alguien que no sepa la verdad? ¿Hay alguna puta razón para dudar de tu popularidad y de tus poderes sobrenaturales? Venga ya, si hay alguien aún que no ha sido “víctima” de tu magnetismo, que hable ahora o que se calle para siempre, porque quien no te haya querido bien antes, no tiene por qué hacerlo ahora… Leo, esto es muy fácil y sencillo: la gente te busca porque eres algo así como su dios. En serio, aunque bueno, podemos hacer otra comparación menos grandiosa si quieres. Para la gente, eres el sol que ilumina todos sus caminos de bondad, de valor, de sinceridad, de éxito y sobre todo, de pasión.

Ese fuerte carácter que tienes y esa personalidad tan arrolladora y agotadora a veces, se compensa con ese buen corazón que escondes bajo alguna que otra coraza… La gente te busca porque saben que a tu lado no les pueden pasar cosas malas que tú puedas frenar (sucesos paranormales o catástrofes atmosféricas no cuentan aquí, eres mucho Leo para todo pero eso son cosas que nadie puede controlar). Te buscan porque les das LA VIDA, porque tu sentido del humor hace que un día de mierda sea un día en el que poder reírse de TODO.

Te buscan porque eres la generosidad en persona y porque lo que es tuyo, haces que también sea del resto y gracias a eso, haces que NO HAYA NADIE que pueda sentirse excluido a tu lado…

Detestas a las personas que excluyen a otras por sus diferencias sociales y físicas. Detestas a los seres humanos a los que se ríen de los demás y que utilizan sus defectos para así, hacer el mal… Detestas la maldad y eso mismo, es lo que te hace ser un ser realmente maravilloso. La gente que no es idiota lo ve. Lo celebra contigo y lo agradecen en el alma. Están contigo porque vales oro Leo y si aun no lo sabes, empieza a creértelo porque es LA VERDAD. La gente quiere tener a un león en su vida porque eso es sinónimo de alegría, de valor, de honestidad, de amor, de sexo salvaje, de mimos, de cariño y de mucha pasión. La gente te quiere muy cerquita suya porque dejas huella en los corazones Leo y eso, vale millones…