Seguro que en algún momento de tu vida has escuchado la típica frase “Yo en los Géminis no confío” o “los Géminis son los peores”. O cuando les has dicho que eras Géminis te han mirado con cara rara e incluso les ha costado confiar en ti. Ser Géminis no es nada fácil, pero tampoco es fácil lidiar contigo, las cosas como son. Puedes ser muy especial por muchas cosas, pero como todos, tienes tus defectos. Mucha gente dice que eres el signo de las dos caras y quizás si que tengan un poco de razón. Géminis, hay que reconocerlo. Tienes una personalidad cambiante y muy dual y es muy difícil lidiar con eso. Es increíble pasar un rato contigo, eres el alma de todas las fiestas, el mejor amigo que todo el mundo quiere tener, pero no es fácil lidiar con tu carácter. ¿Por qué todo el mundo odia a Géminis? Aquí tienes la respuesta…

  1. Te cuesta mucho tomar una decisión

A diferencia de otros signos (por ejemplo, Libra), vas por la vida diciendo que eres muy decidido, que tú te lanzas y ya está, pero luego a la hora de la verdad no es así. Necesitas saber que opinan los demás para tomar una decisión. Eres el primero en hacer locuras y en cagarla por culpa de tu impulso, pero en temas serios eres indeciso a más no poder. Pero es que, no solo eres indeciso, sino que vas cambiado de opción cada dos segundos. A lo mejor descartas algo, pero al rato, vuelves a esa opción. Y eso a la gente que convive y que comparte tiempo contigo le da fuertes dolores de cabeza.

  1. Te cuesta mucho pasar tiempo a solas

Géminis, tú siempre estás metido en cualquier tipo de movida con tu pareja, con tu crush, o con quién sea. Puedes ser muy independiente, pero te cuesta mucho pasar tiempo a solas. Generalmente, te gusta pasar de una relación a otra, de un rollo a otro. No hay momento en el que no tengas un crush en mente con quién cometer maldades. No pasa nada, Géminis, cada uno es como es y mientras no hagas daño a nadie, puedes hacer lo que te dé la gana. Pero entiende, que tus amigos pueden volverse un poco locos cada vez que les dices la mítica frase de “tengo algo que contarte”.

  1. Tienes «dos caras»

Esto no quiere decir que seas una persona falsa, para nada. Con tus amigos y con tu gente, eres fiel como el que más, Géminis, pero las cosas como son… Puedes pasar de ser la persona más dulce y agradable a la más cruel y dura. Es muy difícil entenderte. Como eres tan cambiante, es difícil saber lo que está pasando en tu mente en ese momento. Y muchas veces te quejas porque sientes que nadie te entiende, Géminis, y es justo por eso.

  1. Es muy difícil entender tu compromiso

Esto afecta sobre todo en tus relaciones sentimentales y tiene que ver con esas dos caras. Para tu pareja o para la otra persona, es difícil saber si estás comprometido o no. Un día lo das todo y al día siguiente no das nada. Eres incapaz de encontrar el equilibrio y para una persona que está intentando conquistarte es difícil de saber si vas a estar ahí o no.

Mucha gente te odia, Géminis, pero ¿y a ti eso que más te da? Tienes mala fama, quizás sí, pero esa fama a ti no te va a dar de comer nunca. Prefieres tener enemigos por ser como eres a tener fans por fingir ser una persona que no eres. Las cosas como son.