Has llegado al punto de respirar por la herida, es imposible que no recuerdes el momento en el que te rompieron cuando más confiabas en la persona. Creciste con la idea de encontrar a tu amor perfecto y recorrer el mundo juntos, pero una vez que te diste un baño de realidad descubriste que hay un montón de pirañas emocionales dispuestas a lo que sea con tal de dejarte por los suelos. Aunque lo intentes… ¿por qué ya no crees en los cuentos de hadas según tu signo? Cada signo del zodiaco tiene una historia de decepción que al contarla remueve las grietas, pero ahí es cuando entiendes la razón de todo. ¿Te pasó? 

Aries 

Fuiste la persona que lo dio todo, Aries, la que no se preocupaba por un final triste, porque para ti  la idea de terminar ni siquiera te pasaba por la mente. Tu corazón se arriesgó a tal grado que se dejó llevar sin miedo a las consecuencias y ahí es cuando se aprovecharon de tu bondad. Eres un signo muy fuerte, nadie sabe por todo lo que has pasado, porque detestas que te miren con tristeza, así que te callas. Ya no estás en edad de andar creyendo los cuentos de hadas, quieres un amor real. De esos que aceptan las malas rachas y que no se van. Eres el tipo de pareja que lucha de manera inalcanzable, porque le apuestas a todo o nada. Sin embargo, ya no estás dispuesto a poner en juego tu dignidad. Si alguien no te respeta que se vaya, ya no vas a ser tú el que siempre maquilla la situación para que el resto piense que todo está bien. 

 

Tauro 

Hasta parece mentira que la gente te juzga sin conocer un pedacito de tu historia. Te llaman exagerado, el que exige sin parar, el que no se conforma con nada. Lo que no saben es que tú también te enamoraste como loco, creíste que esa persona te acompañaría hasta el día en que le contaran historias a sus nietos. Lo ignoran, pero asumen que eres amargado por decisión, cuando no eres un mal amor. Sin embargo, la mala experiencia te enseñó que no es bueno abrir el corazón sólo porque sí. Ahora, quien quiera conocer tu mejor versión tiene que trabajar muy duro para ganarla. Definitivamente, ya no crees en los cuentos de hadas, porque no quieres a alguien que sea mera apariencia, que luzca bien en las fotos, pero entre cuatro paredes los separe un enorme silencio. Ya no quieres eso. 

Géminis 

No hay que darle muchas vueltas al asunto, tu lado vulnerable se convirtió en algo sumamente sagrado y ya no vas a permitir que nadie entre a pisotearlo cuando le apetezca. Por mucho tiempo pensaste que ceder era una manera de amar, pero descubriste que hacer algo que no quieres es la muestra de desamor más grande. Tu compromiso ahora es contigo, con sentirte valorado y apoyado. De nada te sirve una pareja que te promete el cielo y las estrellas, si en los momentos que más la necesitas se marcha. El día que creíste en los cuentos de hadas te demostraron el lado más cruel del ser humano y ya no piensas volver a vivir algo similar. La gente es capaz de mentir con tal de conseguir lo que quiere y muchas veces sólo buscan pasar el rato. Eso es precisamente de lo que huyes, si esa persona te va a restar más de lo que te va a dar, que se haga a un lado, no la quieres. 

Cáncer

Tu intuición es tan precisa que asusta, Cáncer, lo malo es que cuando alguien se adueña de tu corazón no siempre la escuchas o quizás no quieres escucharla. No eres tonto, en el fondo sabes cuando algo no va a funcionar, pero te empeñas en que la otra persona cambie y ahí es cuando inevitablemente terminas con el alma muy rota. Cuando sientes mariposas en el estómago no las espantas, las acaricias y las cuidas para que lleguen muchísimas más. Ojalá que todos pensaran igual que tú, que no te llamaran loco sólo por sentir. Eso te ha lastimado, la manera en que minimizan tus emociones es algo que te duele y muchas veces ni lo dices. Es por ello que dejaste de creer en los cuentos de hadas, porque se te presentaron amores en el pasado prometiendo un montón de cosas bonitas y al final del día resultaron ser lo peor. 

Leo 

El hecho de que no busques a la persona, no significa que no la extrañas. Es sólo que tuviste que mirarte al espejo y darte la lección de tu vida, porque no querías seguir viéndote triste y demacrado. En su momento te dejaste llevar y no te importó lo que decía la gente, simplemente ignoraste las banderas rojas. Ahora sabes que el amor sí existe, pero no es tu responsabilidad reparar corazones vacíos. Quedarte al lado de alguien que no sabe lo que quiere o que se esfuerza todo el tiempo en dañar al otro, es lo peor que puedes hacer. Ya no guardas rencor, el pasado allá se quedó, pero ahora no te vas a dejar envolver fácilmente por ningún cuento de hadas, ese Leo ya no existe. Si quieren amarte, van a tener que aceptar también las espinas. 

Virgo

No eres el tipo de persona que huye del amor, pero te has vuelto el doble de escéptico, porque te ha tocado lidiar con corazones muy falsos. Virgo, la ingenuidad no es algo que te distinga, al contrario, es tu parte analítica y también tu intuición la que te mantiene alejado de la energía negativa. En su momento dejaste que las cosas fluyeran y sinceramente el resultado no fue nada grato, terminaste con una cicatriz más y ahora dudas de todo. Ya no crees en los cuentos de hadas porque fuiste testigo de cómo una persona te puede mentir viéndote fijamente a los ojos mientras te dice que te ama. Apagaron tu luz de manera repentina y eso te obliga ir por la vida a la defensiva, así es como te has hecho respetar y no piensas cambiar. 

Libra  

Vaya que has tenido altas y muy bajas en cuestiones de amores. Hay gente en tu lista que ni mencionas, porque te da pena recordar la manera en que te pusiste a sus pies y te trataron con tanta indiferencia que duele recordarlo. Sinceramente, no eres alguien a quien le den miedo las consecuencias de sus actos, no te gusta tomar el rol de víctima y prefieres dejar ir todo lo que no te sirve. Si de algo estás muy seguro es que no vas a llenarte de rencor por alguien que no vale la pena. Tu alma es pura, incluso después de haber vivido tantas traiciones. Gracias a ellas aprendiste a no entregarte a la primera, porque amar no es aguantar y mucho menos vivir con el miedo de que tu pareja en cualquier momento termine en otros brazos. Esa es la razón por la que no crees en cuentos de hadas, quieres hechos. 

Escorpio 

Llegó un punto en tu vida en el que tuviste que darle vacaciones a tu orgullo y aferrarte al amor propio, fue la única manera en que te pudiste recuperar después de una ruptura traumática. Dicen que ahora no crees en el amor, que te enseñaron a herir y que huyes del compromiso, no es verdad. Es sólo que ya no te presentas como el Escorpio que lo da todo, no piensas ponerte como la alfombra que el mundo usa para limpiar sus pies. Hay personas que quizás tengan buenas intenciones, pero ya no vas a confiar a la primera, aunque te rueguen. No quieres escuchar palabras bonitas ni tampoco a alguien que te prometa que te va a llenar el día de sorpresas, quieres que sus acciones hablen por sí solas. Sigues siendo el Escorpio arriesgado, leal y amoroso, pero ya te quitaste la venda de los ojos y no piensas volver a usarla. 

Sagitario

Si ya antes te costaba muchísimo creer en un amor para siempre, con el paso del tiempo tu temor ha ido incrementando. No es que seas un signo superficial, ni que huyas de los finales felices, en el fondo tienes la esperanza de que todavía existan. Sin embargo, ya no vas a dejarte llevar sólo porque alguien te haga cumplidos o te llene de detalles. Lamentablemente, en el pasado te trataron como un trofeo y a la menor oportunidad que tuvieron te dejaron olvidado en un rincón. Ya te diste cuenta de que las personas con tal de satisfacer a su ego son capaces de convertirse en la persona más dulce del mundo. No quieres compartir tu tiempo y tu energía con alguien tan falso. Tu corazón ya sufrió bastante, no vas a permitir que lo sigan llenando de grietas como si fuera algo normal. Si no te da confianza te alejas y punto. 

Capricornio  

La gente ve al Capricornio seco, el que se ha vuelto duro y el que tiene que poner una y mil trabas antes de permitir que alguien entre a su corazón. Sin duda, es un caparazón que te ha funcionado de maravilla y no piensas cambiar para darle gusto a nadie. Te da igual que te digan intenso, prefieres poner las cartas sobre la mesa desde los primeros encuentros, porque ya no estás para poner en riesgo tu estabilidad emocional. Lo que más detestas es que te pongan en su lista de espera. Qué tal si en ese tiempo te enamoras y la otra persona al final dice que no. Si alguien no está disponible emocionalmente, no tiene nada que hacer en tu vida. Te es imposible seguir creyendo en los cuentos de hadas, porque has vivido los episodios más bonitos y los de terror con la misma persona. Así no se puede confiar. 

Acuario 

Definitivamente, tú tienes la valentía de reconocer que la vida no puede ser perfecta, pero tampoco te vas a quedar al lado de alguien que te llena de amargura todo el tiempo. Una vez pensaste que si abrías un poco más tu corazón las cosas serían más bonitas, pero no, no fue así. Justo cuando expusiste tu mejor versión y estuviste para esa persona cuando más te necesitó, fue ahí donde te rompieron. Se sintió segura de tu amor y no le importó poner de cabeza tus sentimientos con tal de salir victoriosa. Eso te hizo analizar que aunque alguien diga que te ama es posible que te haga pedazos. Por fortuna, eres un signo fuerte, no te dejas vencer fácilmente y aunque las lágrimas te persiguen por un tiempo te terminas levantando. Duele, pero los cuentos de hadas los dejas para recordar tu infancia y nada más. 

Piscis 

Aunque el mundo cree que eres el primero en lanzarse un clavado al amor, la verdad es que prefieres ir de la manera más lenta posible. Quizás esa persona se adueñe de tus pensamientos y te pongas nervioso cuando está cerca de ti, pero ya no vas a hacerte historias antes de conocerla a fondo, porque todo es más lindo en tu mente. Cuando te enfrentas a la realidad y ves con detalle sus defectos te das cuenta de que puedes terminar viviendo una pesadilla en los brazos incorrectos. No es tan fácil confiar, la apariencia puede decirte que todo está bien, pero sus heridas tarde o temprano se harán presentes. Tú sabes que lo mucho o poco que haya sufrido una persona no justifica que sea cruel con su pareja y ya no estás para tomar el papel de salvador. Si quieren estar a tu lado, primero que trabajen en ellos mismos. Contigo los cuentos de hadas ya no funcionan.