¡Salud! Se vale brindar por todo lo bueno que la vida nos tiene preparado. Pero también se vale beberse los tragos amargos de vez en cuando. Hay copas que no se olvidan, que al recordarlas se nos vienen lágrimas y carcajadas. Cada signo del zodiaco tiene una manera peculiar de comportarse cuando se le pasan un poquito las copas. Están los que lloran, los que bailan, los que gritan y hasta los que terminan haciendo el ridículo. ¿Cuál eres?

1.- Aries

¿Alguien dijo brindis? Aries se pinta solo para disfrutar de una buena noche al lado de la gente que valora. Bueno… a veces da igual si es de noche o de día. El punto es que cuando se pasa de copas su lado arrebatado toma el control, la seriedad pasa a segundo término y simplemente su parte agresiva se asoma. Pero tranquilos, tampoco es que vaya a golpear al primero que se atraviese en el camino. Aries podrá estar muy ebrio, pero mantiene la cordura. Aunque no es tonto y si empiezan a molestarlo con comentarios imprudentes e hirientes, es mejor que estén listos para las consecuencias, porque no se queda callado. Ya saben lo que dicen por ahí, los ebrios siempre dicen la verdad.

2.- Tauro

La verdad es que Tauro es uno de los signos que sabe gozar a la perfección un par de copas. No tiene problemas con nadie y su intención no es buscarlos. Es simple, quiere pasar el rato, divertirse, escuchar buenos chistes y una que otra anécdota desconocida. ¡Vamos! A nadie le hace daño un poquito de chisme. Pero el principal objetivo de Tauro cuando ya está ebrio es la comida, ¡Quítenla de su vista! De plano arrasa con toda botana o postre que se le atraviese en el camino. No necesita beber hasta perder la memoria, para disfrutar, bastan unos cuantos tragos y de vuelta a casa. Así es Tauro, siempre tiene prioridades que lo alejan de los desvelos.

3.- Géminis

¡Salud por lo bueno, lo malo, lo que viene, lo que pasó! ¡Salud por todo! Géminis es de los que disfruta la fiesta a lo grande. La verdad es que no se anda con pequeñeces, si hay que compartir bebidas hasta el amanecer lo hace sin miedo. Es el tipo de compañía que una vez que se deja llevar su conversación fluye, es tan interesante todo lo que tiene que decir, que se vuelve el alma de la fiesta. Además, no necesita ser cercano a todos, su ingenio hace que encuentre fácilmente una manera de conectar. Géminis se pone muy divertido, te roba carcajadas y realmente se te pasa el tiempo en un abrir y cerrar de ojos. Su compañía deja un buen sabor de boca.

4.- Cáncer

Por favor, no dejen la botella más fuerte al alcance de un Cáncer, porque es sinónimo de que la noche se va a poner intensa y un poquito más. Digamos que en el momento que los tragos hacen su efecto, también se asoma ese cúmulo de problemas que se han encargado de formar un nudo en la garganta. Es un signo sentimental por naturaleza y su ternura puede poner su alma de un hilo. Con Cáncer puedes cantar las canciones más dolidas y terminar afónico a la mañana siguiente. La verdad es que lo disfrutas mucho, incluso si un par de lágrimas se asoman. Sientes tanta empatía que no te molesta llegar a ese punto.

5.- Leo

¿Un Leo con copas encima? Es tan peligroso como el fuego. Pero, no se preocupen, en el buen sentido, porque se vuelve el signo más seductor de este mundo. Realmente ponerse ebrio despierta su personalidad sensual y provocativa. Eso no quiere decir que vaya a ligarse a todo con el que cruce una palabra. Sin embargo, Leo ebrio es de los que en donde pone el ojo, pone la bala y son pocas las veces que no se sale con la suya. Leo ama vivir experiencias únicas, que rompan con lo convencional y aceleren sus latidos. Una fiesta es perfecta para echar a volar su imaginación respecto a las relaciones. Sin duda, un beso de Leo en ese estado no se olvida.

6.- Virgo

Un minuto de silencio por todas aquellas personas que han terminado en las manos de un Virgo ebrio. No es que sea tan malo, pero… Virgo en sus cinco sentidos no se guarda nada y con copas encima la cosa se pone peor. En realidad no le gusta beber mucho, porque prefiere tener el control todo el tiempo. De hecho, muchas veces es quien sólo disfruta del espectáculo. Es más divertido ver cómo terminan sobre la mesa, tirados en el piso o simplemente llorando en el baño. Sin embargo, cuando a Virgo se le pasan las copas se pone de muy mal humor. Todo Virgo tiene alguna historia ebria en la que su alma de niño berrinchudo tomó el control e hizo lo que quería.

7.- Libra

El punto perfecto. Lo siento si alguien se decepciona, pero Libra puede ser todo lo que tú quieras, menos un ser ebrio sin control. Es un signo que por naturaleza ama la diversión, así que no tiene problema en bailar toda la noche, cantar con toda su fuerza y contar alguna buena historia. Hasta ahí los tragos no son necesarios, pero… en caso de que se hagan presentes es muy inusual que pierda la cordura. Libra tiene un objetivo, gozar de verdad, conocer gente nueva y hasta algún amorío, así que prefiere estar más del lado sobrio. Disfruta la fiesta tranquilamente porque está analizando cada detalle a su alrededor.

8.- Escorpio

Escorpio y un par de copas, es lo mismo que decir las cosas sin pelos en la lengua. La verdad es que su personalidad no cambia mucho, pero es posible que sea un poco menos considerado. Es un signo muy emocional, así que si en el momento quiere gritar a los cuatro vientos todo el enojo, tristeza o felicidad, que lo invade, simplemente no lo va a pensar. Si a eso le agregamos que aumenta su sensualidad la cosa se pone más intensa, porque es un signo tan irresistible que puede poner inseguro a más de uno. Esto porque se termina robando miradas, que no siempre puede evitar, pero hay gente envidiosa a la que no le parece.

9.- Sagitario

Si hay alguien que tiene el don de beber tragos como si fueran agua, sin duda, estamos hablando de Sagitario. Un signo que trae en los poros la fiesta, tiene el combustible como para amanecerse tres días seguidos, pero, a veces ellos solitos se ponen un alto. La verdad es que Sagitario disfruta como si no hubiera un mañana, ama reír hasta que le duela el estómago. Bailar hasta que ya no pueda más con sus piernas. Es de los que canta a todo pulmón y no le hace mala cara a nadie. Si termina disgustado con alguien es porque esa persona todo el tiempo estuvo molestando.

10.- Capricornio

Si realmente quieres pasar un buen rato, dejar de lado los prejuicios y simplemente sacar todo lo que llevas dentro, entonces Capricornio es una muy buena opción. Su personalidad se roba la atención a la primera, porque es un signo muy elegante e inteligente, no importa qué tan pasado esté copas no pierde el porte. Al principio se deja llevar y no para de hablar, digamos que todo lo que calla lo suelta en una noche. Sin embargo, es una buena forma de desconectarse de la realidad. Nunca está de más disfrutar con unos buenos amigos hasta el amanecer.

11.- Acuario

Tranquilo, pero divertido. Así es como Acuario se la pasa durante una noche de copas. Realmente su personalidad se mantiene, un tanto reservada y disfrutando con pequeñas carcajadas. Es de las personas que muchas veces pasa desapercibido, porque realmente no busca problemas con nadie. Está en su propio mundo disfrutando, así que no te sorprenda si le preguntas de qué se ríe y no tenga una respuesta inmediata. Acuario es el tipo de ebrio que te invita a otra perspectiva, te hace indagar en lo más profundo de tus emociones y sin darte cuenta reflexionas sobre toda una vida. Los tragos no le quitan la sabiduría a sus consejos.

12.- Piscis

Un abrazo a sus fantasías, así es como Piscis disfruta de un par de tragos. La verdad es que es bastante meticuloso cuando se trata de beber, no quiere ser señalado por ningún motivo y le pone bastantes cerraduras a sus emociones. Aunque es imposible que esconda la ternura y bondad que hay en su corazón. Sin embargo, la pasa muy bien, la ebriedad hace que se distraiga de todo y aumenta su creatividad. Justamente en esos momentos es cuando las ideas locas de su mente le tocan a la puerta y se deja llevar de una forma increíble. Simplemente no conoce imposibles.