La amistad es algo que todos valoramos muchísimo en nuestra vida y no es de extrañar: tener buenos amigos cerca nos enriquece la vida a la vez que nos permite tener personas de confianza a quienes podemos contar todo lo que nos sucede y esperar consejos sinceros y grandes muestras de apoyo. Sin embargo, no todas aquellas personas que se cruzan en nuestras vidas son amigos de verdad, por lo que no podemos confiar en todos cuantos conocemos. Establecer una buena relación de amistad es algo que nos puede llevar mucho tiempo y, además, se debe cuidar. Nosotros queremos hablarte sobre ti, qué tan buen amigo eres según tu signo y sobre aquellos pequeños defectillos que debes mejorar para ser el mejor amigo.

Aries 

Eres uno de los mejores amigos en lo que se refiere a salir de fiesta, practicar deportes e ir a la aventura. No hay quien se aburra contigo, lo que hace que los demás siempre acudan a ti cuando necesiten experiencias nuevas o se sientan deprimidos. Siempre sabes sacar tu mejor sonrisa cuando es necesario y, además, con tu pasión y fortaleza haces que sea fácil, para los demás, olvidarse un poco de sus problemas. Sin embargo, flaqueas en algo: te cuesta muchísimo dar consejos y es que tu impulsividad no te permite ser muy objetivo en determinadas situaciones. 

Tauro

Eres un amante de la vida y te gusta ir a la tuya sin meterte mucho en la vida de los demás. Por ello, a veces te puede costar un poco ver cuando alguien te necesita. Sin embargo, eres empático, responsable e inteligente. Por ello, cuando tus amigos recurren a ti, lo das todo. No te cuesta, para nada, sacar tiempo de tu día a día cuando tus amigos te necesitan. Además, eres de lo más cumplidor y una persona muy estable, lo que ofrece seguridad y tranquilidad a aquellos que te rodean. Eres un gran amigo, ya que sabes ser objetivo. Y, como no: se te da bien dar consejos cuando son necesarios. 

Géminis

La empatía que te caracteriza dado tu carácter dual hace que los demás acudan a ti sin pensarlo dos veces. Saben que estando a tu lado se sentirán comprendidos y que podrán hablar contigo de todo sin necesidad de cortarse. Muestras, siempre, una gran compasión hacia los demás. Incluso, por ser tan empático, puedes acabar asumiendo los problemas de los demás, lo que te lleva a comerte la olla más de la cuenta. Sin embargo, esto te permite dar buenos consejos y ayudar a subir el ánimo. No obstante, hay algo que sí debes mejorar: a veces, te cuesta guardar secretos. Por este motivo, a veces, no eres la primera opción de tus amigos cuando se trata de desahogarse. Si puedes cambiar este pequeño defectillo, serás el amigo perfecto. 

Cáncer

Te encanta estar en casa y con los tuyos. Cuando quieres a alguien, te desvives para el bienestar de esta persona. Y esto incluye a tus amigos. Por ello, no te lo piensas dos veces cuando te necesitan. Al ser tan inteligente, te cuesta poco dar con soluciones con las que atajar los problemas de raíz: tus amigos lo saben bien y, por ello, siempre acuden a ti cuando tienen la sensación de que necesitan tomar la iniciativa y acabar con ciertas situaciones. Sin embargo, hay algo que debes mejorar un poquito si quieres llegar a ser el mejor amigo: a veces, te falta ser más activo. Cuando tus amigos están pasando por un mal momento, estar encerrados es lo que menos necesitan. Por ello, debes tratar de organizar salidas, ir a tomar algo, etc. 

Leo

Te desvives por los amigos y les ayudas en todo lo que puedes. Tienes una gran fortaleza interior y esto se contagia. Cuando tus amigos están cerca de ti, se sienten más seguros de ellos mismos. Además, les aportas fuerza y ganas de actuar. Cuando están a tu lado, parece que todos los problemas se minimizan y que podrán con todo. Esto por no decir lo bueno que eres a la hora de dar consejos y tratar de proteger a los que quieres. Pero, hay algo en lo que no acabas de ser muy bueno: tu brillo minimiza a los demás. Sueles ser siempre el centro de atención, lo que no está nada mal. Pero, cuando los amigos acuden a ti por problemas, debes cederles toda la atención e importancia. Necesitan sentirse bien y no quedarse en segundo plano. 

Virgo

Directo, conciso y de lo más protector con los tuyos. Si alguien se mete con ellos, se mete también contigo. Y, entonces, esta persona seguro que tiene un gran problema. Cuando se trata de poner límites y levantar muros eres el mejor. Además, tienes la capacidad de racionalizar todos los problemas y, si les restas importancia, estos se hacen más pequeños y manejables. Por ello, no es de extrañar que tus amigos acudan a ti cuando necesitan sentirse apoyados. Además, les ofreces siempre muchas vías de salida y les empujas a sacar lo mejor de ellos mismos. Así, no solamente fortaleces a tus amigos cuando más lo necesitan. También consigues que crean más en ellos mismos y se sientan más fuertes. Sin embargo, Virgo, hay algo con lo que sí deberías ir con poquito más de cuidado: eres brutalmente sincero y, a veces, esto puede doler. No es que debas mentir o decir aquello que no piensas; simplemente, debes hacer uso de tu empatía un poco más en estos momentos. 

Libra

No hay secretos para ti: eres capaz de reconocer, a leguas, cómo se siente una persona. Esto te permite avanzarte a los problemas gordos y estar presente cuando más te necesitan. Una de tus mayores fortalezas es que siempre sabes evitar los extremos y encontrar un buen equilibrio. Con ello, te decimos que eres capaz de devolver a tus amigos a su centro y evitar que actúen por impulsos, los cuales no llevan a nada bueno. Lo sabes bien. Además, eres muy íntegro: todos tus consejos están dentro de ti; están fijados como parte de tu ser. Por ello, resulta fácil verte actuar del mismo modo en el que aconsejas. Sin embargo, hay algo que deberías mejorar un poquito y no tan solo para ayudar a los demás: necesitas ser más seguro de ti mismo, ver todo lo que puedes ofrecer y aprender a tomar decisiones por tu cuenta. Con ello, conseguirás ser mucho más fuerte y proyectarás esta capacidad a los demás. 

Escorpio 

Si hay algo que te caracteriza como amigo es tu claridad y tu capacidad para ver venir las cosas. Cuando un amigo tiene un problema, tú ya te lo habías imaginado. Tú vas siempre un paso por delante y es que tu intuición, nunca te falla. Sin embargo, eres una persona que suele tirar a los extremos y un tanto (muy) vengativo. Esto puede llevarte a aconsejar mal a un amigo y es que no todos tienen esta frialdad y la paciencia de esperar a que llegue el momento adecuado para saldarse la deuda. Debes comprender que, en la gran mayoría de ocasiones, los que tienes cerca no buscan venganza: buscan estar a tu lado, que les comprendas y que les aconsejes. Pero, no suelen buscar venganza. Así, deberías evitar estas situaciones. 

Sagitario

Sagi, lo tuyo es ser feliz y fluir con la vida, sin anticiparte a los problemas y enfrentando la vida día a día, momento a momento. Y esta capacidad, esta felicidad que emanas es lo que tus amigos más valoran de ti. Sabes bien como tomarte las cosas con calma y es, precisamente, esta calma lo que aportará claridad a tus amigos. Por ello, cuando estos acudan a ti, lo mejor que puedes hacer es ser simplemente tú. Deja que se acerquen y se contagien de esta personalidad alegre y real que emanas. Si debemos decir algo a mejorar como amigo, en tu caso, sería esta facilidad de dejar ir. Tus amigos pueden pensar que no te los tomas muy en serio o que todo lo ves muy fácil. Simplemente, demuestra que no eres así. Demuestra, día a día, cuanto te preocupan y busca dar consejos basados en sus necesidades de superación. 

Capricornio

Lo bueno de ti es esta capacidad de gestionar las emociones. Esta capacidad es admirable y a tus amigos no les pasa desapercibida. De hecho, a muchos les gustaría ser como tú. Controlar las emociones, saber ocuparnos en vez de preocuparnos, marca mucho la diferencia a la hora de analizar los problemas, cómo reaccionamos ante ellos y dar con la mejor solución sin que esta situación nos dañe más de la cuenta. No todos tienen esta capacidad y, por ello, acuden a ti cuando la necesitan en sus vidas. No obstante, hay algo que debes tener en cuenta: a veces, estás tan centrado en ti que puedes no darte cuenta de cuando hay alguien que te necesita. Con ello, queremos decirte que está muy bien que te enfoques en ti. Pero, también debes tener tiempo para enfocarte en los tuyos. 

Acuario 

Te importa muy poco lo que los demás piensen de ti y esta característica es la que te hace diferente de todos los demás. Así, sin aguantar el peso de las opiniones de los demás, consigues vivir la vida mucho más feliz. Y esto es, precisamente, lo que tus amigos ven en ti como algo admirable. Además, eres una persona innovadora y de lo más humanitaria: no te cuesta encontrar soluciones y, además, siempre estás disponible para ayudar los demás. Sin duda, eres uno de los mejores amigos que se puede tener. Pero, cuidado, hay algo que podrías mejorar: tu espacio es muy especial para ti y no te gusta compartirlo con nadie. Casi ni en el peor de los casos. Ten en cuenta que tus amigos necesitan sentirse cercanos a ti cuando lo están pasando mal. 

Piscis

Lo tuyo es la empatía, cuidar a la gente y estas ganas enormes de ayudar a los demás. Sabes escuchar, a la vez que sabes encontrar soluciones. No te cuesta ayudar ni aconsejar a los demás. Así mismo, das calor, das confianza y esto es muy importante para los demás. Sin embargo, hay algo que debes mejorar: te duele ver a los demás sufriendo y, por ello, sueles “imponer” tus consejos. Esto hace que los demás se lo piensen dos veces a la hora de pedirte consejo. Entiende que todos debemos pasar por malos momentos y aprender de la vida. Por mucho que veas que alguien se va a equivocar, solo puedes dejarle hacer, tener paciencia y estar a su lado cuando sea necesario.