Perder los nervios es algo que a todos nos pasa, aunque a unos más que a otros, ¿verdad? Y no es nada fácil controlarse en algunas ocasiones. Lo sabemos bien. Pero, a veces, quizá deberíamos aprender a ser un poco más “zen” y vivir más la vida, ¿no crees? Dejar de lado todo lo que nos viene impuesto, saber vivir el momento, ser nosotros mismos, … Bueno, aquí te contamos qué tan zen eres de acuerdo con tu signo del Zodíaco.

Aries

Pese a que puedes ser una persona tranquila, por lo general, también te pones como una moto en determinadas situaciones; en varias, mejor dicho. Y es que eres pura dinamita. Ten en cuenta que esto puede acarrearte problemas con la ansiedad, por lo que no estaría mal que te controlases un poco. Lo que sí tienes bueno es que estás abierto a las experiencias y, con ello, podrás ir construyendo esta vida que tanto buscas.

Tauro

Eres zen en todos los aspectos de tu vida y es que te encanta cuidarte. Lo cierto es que sueles aportar paz a cuantos te rodean y, por ello, sueles estar siempre rodeado de buenos amigos. Pese a que, en algunas ocasiones, pierdes los nervios dada tu terquedad, por lo general eres una persona en la que se pueda contar cuando se busca tranquilidad. Sin embargo, dejas de ser zen cuando te aferras a unas ideas que, en la mayoría de las ocasiones, te vienen inculcadas de tu infancia. Recuerda que tú debes construir tus propias ideas y creencias.

Géminis

Eres bastante zen, la verdad. Mucho más de lo que puede parecer de buenas a primeras. Sí que es cierto que vas a días, correcto. Pero, por norma general, sueles tomarte las cosas tranquilamente y, sobre todo, se puede hablar contigo que ya es mucho.

Cáncer

¡Zen a tope! Di que sí. Estás muy bien con tu vida y te encanta estar rodeado de lo genuino y de lo tranquilo. Estamos seguros de que, hasta en tu casa, llevas lo zen a tope. ¿Verdad? Tienes muchos de los principios que rigen la filosofía zen y, por ello, tienes la capacidad (si la quieres usar) de mejorar tu vida siguiendo esta corriente. Sigue así, sigue explotando tu lado más zen, y verás como las malas vibras de los demás no te afectarán tanto.

Leo

Bueno, lo tuyo tiene punto de discusión. ¿Lo sabes, verdad? ¡Pues claro que sí! Si te tomas las cosas de un modo tranquilo, en tu caso, tierra tiembla. Digamos que eres zen cuando las cosas te van más o menos bien y cuando los problemas no van contigo. Eres zen a la hora de mediar en conflictos. Pero, ¿qué sucede cuando es algo que te afecta personalmente? ¡Ah! Ahí te queríamos ver. Entonces sí que pierdes los nervios, ¿verdad? Intenta controlar un poco más y verás como estarás más tranquilo en general.

Virgo

¿Ser zen es algo que va contigo? Pues la verdad es que sí. Pero, hay un pequeño problema. Tú eres zen solo cuando te lo planteas. Es decir, sueles tener que pasar por una situación que te haya dolido para llegar a este punto. Y, cuando llevas tiempo estando tranquilo, vuelves a ser un polvorín. Intenta mantener una estabilidad, pues eres una persona que puede sufrir mucho de ansiedad e ir de un extremo al otro, no es bueno. Además, y lo más importante: no puedes vivir de lo que los demás piensen de ti. Sé zen a tope: construye tu propia imagen y no dejes que lo externo la modifique.

Libra

¡Eres zen a tope! Y te encanta, lo sabemos bien. No hay mejor manera de ir por la vida que con el equilibrio que tú tienes. Sin embargo, también es cierto que ser zen no es solamente a la hora de estar tranquilo, sino también del modo en el que ves la vida. Ten en cuenta que, en ocasiones, te cuesta mucho tomar decisiones y todo está relacionado. Amplía esta tranquilidad que sueles lograr en algunas situaciones y verás como la vida se te simplifica mucho.

Escorpio

Escorpio, ¿zen? Para nada y lo sabes muy bien. Pese a que sabes mantener la compostura en muchos momentos, por dentro estás que rabias. Reconócelo. Tú lo sabes tan bien como nosotros. Debes intentar relajarte un poco más porque no siempre puedes estar a la defensiva. No te hará ningún bien y, en el fondo, lo sabes. Además, eres una persona que se deja llevar por las etiquetas y esto hace que desvirtúes mucho todas las experiencias en tu vida. Intenta abrir más la mente y experimentar el momento.

Sagitario

Tú eres zen a tope. Sabes fluir con la vida y tienes tu forma de ser que no cambias para nada. Vives de acuerdo con tus ideas y saboreas la vida en todo momento. Sabes vivir al día y no te comes la cabeza con el mañana. Además, tienes la suerte de ser una persona que se construye, día a día, en función de sus vivencias. Como decimos: Fluir con la vida es ser zen. Y tú, ¡sabes cómo hacerlo!

Capricornio

No tanto como Sagitario, pero por allá vas. Eres una persona que no vive de lo que digan u opinen los demás. Te gusta experimentar y formar tus propias creencias. No te gusta que te digan qué debes hacer o cómo debes comportarte. Eres tú y te amas tal y como eres. ¡Bravo! Es lo mejor que puedes hacer. Sigue moldeando tu vida, adaptándote a todo lo que te llegue y, al fin y al cabo, viviendo a tope.

Acuario

Sí tienes algo de zen y esto es la facilidad con la que defiendes tu manera de ser y tu manera de vivir la vida. Te da igual lo que los demás puedan pensar de ti y esto es algo que te ayuda a creer más en ti y a no dejarte influenciar por las energías de los demás. Sin embargo, ser zen también implica analizarse a uno mismo y desechar aquellas creencias que nos vienen impuestas y que dominan, en alguna ocasión, nuestra forma de actuar. Aquí es donde opinamos que debes trabajar más para acabar de tener la vida en paz que buscas.

Piscis

Se puede decir que tienes de zen la parte de la tranquilidad a la hora de lidiar con pequeños problemas. Pero, también eres una persona que se deja llevar mucho por los demás y esto solo te lleva a vivir experiencias que no son nada positivas para ti. Además, te apegas mucho a todo lo que tienes, sobre todo, cuando hablamos de las relaciones amorosas. Y esto no puede ser porque luego te desestabilizas. Debes vivir tu vida y no tomar nada como permanente. La vida se mueve y las relaciones, también. Ama libremente y viviendo el momento. Lo disfrutarás mucho más.

Ser zen no quiere decir ser tranquilo, sino mirar a la vida con otros ojos. Debemos dejar de lado todo lo relacionado con las creencias que nos han impuesto, con lo que las etiquetas que los demás nos ponen (o que creemos que nos ponen) y, al fin, vivir según nuestros ideales. Experimentaremos mejor la vida y la vamos a vivir al máximo.