El mundo funciona contigo mucho mejor Virgo, eres esa gasolina que hace que los motores funcionen, ese aceite que hace que los engranajes de todos marchen sin ningún problema.

Pero es cierto que, a veces, también te cuesta muchísimo no estar ansiosa/o, no pensar demasiado, no tener un estrés que te frene tus días y tus noches… Todo estará bien Virgo… Es muy natural tratar de sentirte apreciada/o por el resto, por aquellos que te importan, pero no te agobies cuando las cosas no salgan, cuando de repente sientas que no puedes cambiar al resto, aunque todo sea para mejor…

Quizás no seas el centro de atención casi nunca, o no hagas cosas que el mundo espera que hagas pero siempre estás haciendo algo, siempre caminas hacia el frente, a tu ritmo sí, pero sin pararte. A menudo, necesitas que te ayuden, que te agradezcan, y por qué no, que te alaben un poquito. Joder Virgo, que te lo mereces y punto.

Apréciate más que nadie, apréciate más que el resto, y de una vez por todas entiende que algunas personas no son capaces de valorar todo lo que haces, y sí en cambio, todo en lo que “fallas”. No merece la pena seguirles dando tanta importancia Virgo, podrás cambiar a quien quiera ser cambiado y a quien entienda que no siempre la imagen que uno percibe de sí mismo o del resto es la correcta. Date el valor y el crédito de todo lo que haces. Sin Virgo, el mundo sería un caos así que, recuérdate que eres importante. Mucho…