Puedes ser de carácter fuerte, intenso y muy valiente, pero nada te prepara para experimentar la sacudida de un corazón roto. Sientes que las lágrimas no tienen fin y al mismo tiempo te enojas, por verte ahí, tan vulnerable y sin esperanza. Es una pérdida, hay que aceptar que la otra persona ya no te quiere en su vida. Sin duda, es de las pruebas más grandes que enfrenta el alma. Ojalá tuviéramos un previo aviso cada que conocemos a alguien, pero la verdad es que es en lo último que pensamos. El enamoramiento nos envuelve hasta convencernos de que no pasa nada si nos subimos a la montaña rusa, pero a la menor distracción te rompen el corazón. Este ranking de los signos que te hacen pedacitos el corazón que te ayudará a darte una idea de lo dolorosa que puede ser cada ruptura. 

1.- Escorpio  

Su amor es el que llega como la humedad, no te das cuenta cuando ya está impregnado en cada rincón. Es muy inteligente y hace que te pierdas en cada fragmento de su conversación. Escorpio no ama a medias y eso atrapa, porque te da toda su atención desde el primer momento. Esa seguridad de que todo estará bien y que mientras esté contigo nada malo pasará. Sin embargo, cuando su lado oscuro se activa la rabia se convierte en su medicina y termina sangrando en corazones que ni siquiera tienen la culpa de nada. Ahí es cuando te hace pedacitos, cuando desaparece y le da igual lo que tengas que hacer para llenar el vacío que deja. Sus intenciones al principio parecían perfectas, pero al final te dejó  justo como lo hicieron los amores que un día le contaste. 

2.- Capricornio 

Un signo que prefiere mantener su raya bien marcada porque lo que más detesta es sentirse  frágil. Desde el inicio de la relación se comporta distante y lo justifica con la carga de trabajo, porque no le gusta expresar sus emociones. De hecho, puede desvivirse de amor por ti, pero se calla. Por las buenas es el signo más dulce, el que siempre está atento a las necesidades de su pareja y que es capaz de hacerte sentir la persona más feliz cuando estás en sus brazos. Sin embargo, a la mala es cruel, distante, es el corazón más frío del que te vas a despedir en la vida. No es que le guste jugar con tus sentimientos, pero no se va a desgastar por nadie. Capricornio, tiene un lado muy oscuro, te puede ver llorar y no se dobla para nada. No te odia, pero no va a perder su brillo por ningún amor. 

3.- Aries 

A simple vista parece el corazón ideal, el que te pone a temblar de tanto amor y te inspira a romper con todas esos estereotipos que no te dejan avanzar. No es que Aries sea malo, pero tiene un gancho perfecto para golpear justo en el blanco que te derrite en mil pedazos. Cuando decide sacar a alguien de su vida no hay vuelta atrás, da igual si lleva años con esa persona o si le ruega, nada va a cambiar su decisión. Es muy determinado en las despedidas, también sufre, pero se recuerda en cada paso que es lo mejor. Aries, no se anda con juegos, no quiere caer en la toxicidad, si le provocas más desdicha que alegría no te quiere en su vida. Es egoísta quedarte al lado de alguien y fingir amor. Así que prefiere ser de los valientes, de los que se marchan a tiempo, aunque eso signifique que uno de los dos lo padecerá. 

4.- Virgo 

La verdad es que Virgo no es un signo malo. De hecho, al iniciar un vínculo deja muy claras sus intenciones, le gusta el compromiso y trabajar duro para conseguir algo a futuro, pero eso no es sinónimo de que se quedará toda la eternidad con alguien que ya no vibra con su estilo de vida. No se marcha de una manera monstruosa, pero lo hace con la honestidad por delante y quizá te diga cosas que te lastimen, pero no conoce otro camino para terminar.  Virgo, es sensible, pero tampoco es ingenuo como para caer en chantajes emocionales. No quiere vivir al lado de alguien que lo llene de angustia. La relación no siempre se termina por infidelidad o abuso, hay veces en las que simplemente cambias y no queda más que darle vuelta a la página. No puedes obligar a alguien a quedarse, por más que lo ames. Sigue adelante. 

5.- Leo  

La combinación exacta entre el blanco y el negro. Ese eres tú Leo, tienes una valentía en el alma que inspira a cualquiera que entre en tu corazón. Te distingues del resto porque no conoces de límites, siempre quieres más y adoras la manera en que encuentras una solución para todo. El duelo de un corazón te altera la vida, pero no es razón suficiente para que te tires a perder. Para la otra persona resulta muy confuso, porque se hace la idea de que no la quisiste, pero el hecho es que te quieres mucho más a ti y eso es algo que va a entender sólo con el paso del tiempo y con experiencias que le ayuden a madurar. No te gusta regresar al pasado, cuando tomas una decisión es para mejorar tu futuro y punto. Entiendes que es difícil soltar, pero no te vas a enganchar, sólo porque la otra persona aún te quiere, eso no significa que tú la tengas que amar. 

6.- Cáncer 

Un signo que no tiene perversión en su andar. Cuando se enamora lo hace como un niño, en donde la inocencia y la fantasía lo mantienen con una sonrisa en el rostro. Lo malo es que muchas veces tanto optimismo de su parte resulta contraproducente, porque termina adornando corazones que no tienen ni una punta de buenos. No te equivoques, Cáncer, no es de los que echa a la borda tantos momentos vividos, si realmente decide terminar con alguien es porque de plano ya no se siente valorado e incluso puede sentirse humillado. Te puede amar con toda su alma, pero al mismo tiempo te deja, porque no va a convertirse en el costal de nadie. No está para soportar malos tratos en una relación y mucho menos fingir que todo está bien frente al resto y entre cuatro paredes se vive el mismo infierno. Lo siento, Cáncer, no se merece tanta crueldad. 

7.- Géminis 

Los pasos de un Géminis cuando se va son muy firmes, se siente la manera en que las grietas se empiezan a formar en tu corazón. No lo hace por ser malo, simplemente no tiene mucha sutileza para decir adiós y cree que entre más rápido sea todo, es mejor. Géminis, también se enfrenta a sus miedos, a las inseguridades de su cabeza que le dicen que tal vez no es lo correcto, pero sabe que sus emociones ya no se sienten cómodas al lado de esa persona. Lo que menos quiere es dañar al otro, al contrario, valora lo bueno que vivieron juntos y decide quedarse con eso. Sin embargo, espera que la persona lo entienda y que no lo presione para regresar. Es muy complicado que un Géminis se arrepienta de eso, porque ya antes lo analizó profundamente y llegó a la conclusión de que su felicidad es muy importante y no es justo quedarse al lado de alguien que ya no lo hace sentir como antes. 

8.- Sagitario 

Sin duda, en tu ser no hay espacio para la negatividad. Eres de los que prefieren encontrarle un lado bueno a la situación, porque sabes que al final todo pasa para algo y que la vida te tiene preparado algo mejor. No es casualidad que alguien ya no te interese como antes y es de valientes reconocerlo. No todos se atreven a marcharse de la comodidad por hacerle caso al corazón. Sin embargo, eres muy leal y solidario, no te gusta lastimar a las personas y mucho menos a alguien que fue tan importante para ti. Tratas de ser muy dulce, pero sin maquillar la realidad. A veces, es válido despedirse con un abrazo, no hay rencor por ninguno de los dos lados, pero no es justo que se queden juntos cuando la llama del amor ya lleva un tiempo apagada. 

9.- Acuario 

La cosa es simple, no importa quién fue el culpable, lo que menos quiere Acuario es caer en un drama innecesario, porque ya bastante doloroso es superar una ruptura como para todavía echarle más limón a la herida. Lo que menos quieres es ser la razón por la que alguien se rompe, no quieres herir sus sentimientos, pero tampoco piensas tragarte los tuyos solo para dar gusto. Eres frágil, sobre todo, cuando esa persona significó mucho para ti, te preguntas una y otra vez si fue lo mejor. Sin embargo, confías en tu intuición y sabes que mientras tú no te sientas tranquilo con alguien, ahí no es. Acuario, se va a despedir con todo el amor del mundo, te desea lo mejor y quizá sí termines hecho pedazos porque no es fácil sacarlo de tu corazón, pero se irá en paz. 

10.- Tauro 

Bien dicen que no hay que dejarse llevar por las apariencias, porque Tauro no es como todos creen. El hecho de que no sea tan efusivo a la hora de demostrar amor, no significa que sea cruel cuando se trata de terminar una relación. No es de los que tiran en saco roto lo vivido, al contrario, antes de marcharse busca todas las opciones posibles para salvar la relación. Sin embargo, no piensa doblar las manos por alguien que ya no le mueve como antes. Es inteligente y eso ayuda a calmar la ansiedad que siente el corazón, porque incluso cuando el amor se esfuma, queda la costumbre y con esa hay que luchar fuerte, porque te puede convencer de quedarte. Tauro, quiere ser feliz y que la otra persona también lo sea, así que si es necesario despedirse y sufrir un tiempo lo hará. 

11.- Libra 

Qué duro es estar del otro lado de la historia. A Libra ya le tocó ser la persona a la que dejaron por muchas razones y resultó muy doloroso comprender que no había nada malo en su personalidad, es sólo que hay veces en las que el amor se vuelve nada y ahí es cuando hay que partir y no conformarse. Libra, detesta ver el sufrimiento en alguien más porque sabe lo que se siente, pero tampoco está dispuesto a poner en riesgo su corazón por satisfacer las necesidades del otro. Puede que en el momento se arrepienta, le cuesta mucho soltar y se hace la idea de que tal vez si ponen un poco de esfuerzo puede funcionar, pero con el paso del tiempo descubre que lo mejor es que cada uno siga su camino, aunque eso signifique que las lágrimas se hagan presentes al partir. 

12.- Piscis 

El último en la lista, el signo que jamás haría algo para romper con tus emociones. Le duele tanto despedirse que se pregunta mil veces cómo salvar la relación e incluso se obliga a cambiar por un tiempo. Sin embargo, tarde o temprano se da cuenta de que no puede quedarse al lado de alguien sólo porque ese alguien es feliz mientras que él se hunde en la desdicha. Piscis, es amable, bondadoso, pero también se respeta y quiere un amor que lo llene de vida, no el que se la quite. Le aterra quedarse en una relación en la que se convierten en enemigos y se terminan diciendo lo peor en cada discusión. Eso no es amor, así que prefiere decir adiós, pero no te sorprenda que te limpie las lágrimas, no es por ego, también la está pasando mal y le rompe verte llorar.