Si tienes la suerte de celebrar tu cumpleaños en la cúspide entre Piscis y Aries, tienes una personalidad brutal. Cada año, el equinoccio de primavera sucede el 19 o el 20 de marzo, cuando el sol sale del mundo interior del pececito y entra de lleno en el fuego de Aries. Las personas nacidas en estas fechas tienen una sensación extraña, porque sienten que son una mezcla muy explosiva. Si quieres saber cuáles son los rasgos de las personas nacidas en la cúspide de Piscis y Aries, sigue leyendo:

  1. Son personas muy intensas y con un gran objetivo: cuidar y proteger 

Ambos signos coinciden en su necesidad de cuidar y ser atendidos como se merecen. Parece que son muy diferentes, pero en el fondo ellos saben lo importante que es el amor, la familia y la protección de ambas partes. Las personas nacidas en la cúspide entre Piscis y Aries tienen un instinto muy protector. Comparten la necesidad de saber que tienen a alguien que les cuide. No suelen pedir ayuda porque no quieren ser una carga para alguien más, son capaces de luchar a contracorriente sin decir nada para que su gente no se preocupe. La intensidad de Aries y la sabiduría de Piscis se fusionan para hacer algo espectacular.

  1. Necesitan su espacio para pensar, dormir mucho o reflexionar, pero luego no saben estar quietos 

El planeta regente de Piscis es Neptuno, el planeta de los sueños. Por otro lado, está Marte, que es el planeta regente de Aries. La combinación de estos dos planetas es brutal, porque por un lado está el pez con sus manías de quedarse dormido todo el rato, y por otro lado está Aries con su inquietud y su impaciencia. Las personas nacidas bajo esta cúspide son personas muy inquietas a nivel mental, pero luego son un poco perezosas para pasar a la acción. Tienen mucha creatividad, se inspiran mucho en sus sueños y tienen iniciativa, pero la cantidad excesiva de ideas les puede hacer perder la noción del tiempo. Pueden intentar estar despiertos hasta llegar al punto de agotarse al máximo, o pueden pasar de todo y dejar para mañana lo que podrían hacer hoy. Depende del día, de las ganas que tengan para hacer cosas o de cómo están anímicamente en esos momentos. Este es otro de los rasgos de las personas nacidas en la cúspide de Piscis y Aries.

  1. Son personas muy ardientes y románticas (aunque no lo reconozcan) 

Por un lado está la parte más fogosa de Aries y por otro lado nos encontramos el lado más romántico de Piscis. Las personas nacidas en la cúspide entre Aries y Piscis son muy sensuales, románticas, cariñosas y un poco dramáticas. No quieren ni pretenden vivir sin esperanza en la vida, para estas personas, el amor es una parte muy importante. Aries ofrece su parte más independiente y más sexy, y Piscis nos ofrece su lado más místico, sensible y emocional. La fusión de estos dos signos es maravillosa, porque aunque sean dos extremos muy distintos, en temas de amor se fusionan a la perfección. Estas personas son más receptivas a los cambios, un poco más independientes que el resto de la gente y muy pasionales. 

  1. Saben apreciar los grandes finales y saben aprovechar los grandes comienzos 

La cúspide entre Piscis y Aries es la más especial de todo el zodiaco. ¿Por qué? Porque hay un gran final, que lleva a un gran comienzo. Con Piscis se cierra el ciclo y con Aries, se comienza algo nuevo. Las personas nacidas en la cúspide entre Piscis y Aries saben apreciar los cambios, las nuevas oportunidades y los retos. Son personas ambiciosas, soñadoras y muy seguras de sí mismas. Aunque estén temblando de miedo por dentro, saben que pueden dar la bienvenida a un montón de cosas nuevas. También son valientes cuando tienen que finalizar o comenzar algo en el amor. Saben que el ciclo de la vida es así y que cada final viene con un gran comienzo. No tienen miedo, y si lo tienen, saben qué hacer para no perder los papeles… 

  1. Les encanta aprovechar cada momento como si fuera el último 

Piscis es un alma mística y libre que sabe apreciar los pequeños detalles que pasan desapercibidos para la mayoría de la gente. Aries, por otro lado, es un alma aventurera, que pisa fuerte siempre por donde va y que busca vivir experiencias nuevas. La fusión de estas grandes personalidades nos deja un rasgo brutal. Las personas nacidas en la cúspide entre Piscis y Aries saben aprovechar el tiempo. No tienen miedo a equivocarse (aunque sus dramas digan lo contrario) porque saben que en los fallos, está el aprendizaje. Tienen sed de información y de poder, les gusta sentir que tienen el mando y que son libres de decidir a solas o con alguien más. Aprecian mucho los buenos comienzos que la vida nos ofrece, y aprovechan al máximo los finales más importantes que tienen para dar comienzo a nuevas oportunidades.