SAGITARIO Y LA ANSIEDAD

A veces todo te estresa Sagitario, a veces te entra ansiedad cuando sabes que no estás llevando la vida que mereces, la vida que realmente quieres. Y te metes en un bucle, y sigues haciendo cosas que no te gustan, y aguantas y aguantas pensando que quizás un día todo cambie y mejore… Pero no mejora Sagi, no mejora…

Y haces más trabajo del que deberías, y peleas y te obsesionas por algunas personas que te harían un gran favor marchándose de tu vida y parece que no hay fin… Sagitario, tú eres un ser sociable por naturaleza, y si no haces lo que de verdad quieres hacer o no te tratan como sabes de sobra que te mereces, tu vida se va apagando.

Claro que te da miedo dejar todo de lado para empezar de cero, ese el problema.

Que siempre piensas que las cosas al final se acabarán por solucionar, o que, al menos, las personas acabarán por valorar lo que haces, y te pedirán perdón, o pelearán por ti de la misma manera en que tú peleas por el resto. Pero cuando pasan los días, y las semanas, y los meses, y ves que eso no ocurre te empiezas a frustrar. La ansiedad se empieza a apoderar de ti, de tu cuerpo, de tu mente, de tus sueños… Porque no puedes pasar de pensar ni siquiera cuando duermes. Y comes menos, te alimentas fatal, se te empieza a cerrar el estómago…

Eres como un manojo de nervios por dentro, incontrolable, pero por fuera tratas de mantener la calma y llega el día en el que acabas rompiendo. Sagitario, debes entender que cuando algo va mal no está bien dejar toda tu vida, tus ilusiones y tus metas por intentar solucionarlo a toda costa. A veces hay que tomarse las cosas como vengan, sin más Sagi, y saber decir “hasta aquí”. A veces no hay que entenderlo todo, a veces o salvas al resto o te salvas tú.