¿Te has puesto las gafas del amor? Hay momentos en los que nos convertimos en expertos a la hora de adornar, porque no estamos preparados para ver las banderas rojas o tal vez no queremos verlas. La persona nos gusta tanto que preferimos ignorar todo para perdernos en nuestra burbuja del amor. ¿Te suena? A ver, no te juzgues, todos hemos tenido relaciones que después nos hacen preguntarnos, ¿qué demonios estaba pensando? Definitivamente, salir con un signo así no es buena idea. En serio, vete a la primera. 

Aries  

Están las dos caras de Aries. Por un lado, tenemos a la pareja que te inspira a romper con la monotonía, a la que no le asusta gritar a los cuatro vientos que te ama y no huye de la formalidad. Sin embargo, está el otro Aries, el que se pierde en sus proyectos, ama tanto sentir que el poder está en sus manos que todo lo demás sale sobrando. Eso impide que se comprometa del todo en una relación y ahí es cuando sus amores se marchan, cuando se dan cuenta de que tener un espacio en su agenda es una competencia diaria. Nadie quiere un amor así. 

Tauro  

Por fuera, hasta te puede sorprender que Tauro tenga algún defecto y no es por ego, es sólo que presta tanta atención a cada detalle, que resulta increíble que los errores se hagan presentes. El peor de sus rasgos es que se resiste al cambio, se aferra tanto que cuando encuentra una rutina no concibe otra cosa. Es un signo tan arraigado que si empieza a sentirse presionado terminará muy enojado, detesta que lo hagan sentir como si estuviera estancado. Si tu intención es conquistar su corazón, no pongas en duda su lado necio, porque puede ser tan inflexible como para dejarte con la boca abierta. 

Géminis 

Cabe aclarar que no todos los Géminis son iguales, pero tienes que abrir bien los ojos porque son muy sutiles a la hora de mostrar su lado cruel. Si ese Géminis tiene el ego hasta los cielos vas a terminar con el alma sacudida y rota. Estamos hablando de alguien que todavía no está listo para sentar cabeza, y que probablemente venga arrastrando algunas heridas que le impiden tratar con dulzura a los demás, incluso cuando está enamorado. No está preparado para algo tan intenso y si tú eres el que da más, vas a terminar llorando. 

Cáncer 

La gente suele quedarse con la definición de un Cáncer dulce, el que siempre cede y al que no le asusta entregar el corazón sin la certeza de que será correspondido. Sin embargo, Cáncer, no siempre es el que da y da, hay veces en las que su sensibilidad se nubla tanto que aparece su lado más sombrío, y ahí es cuando su ira toma protagonismo. Si crees que un Cáncer es desbordante a nivel amoroso, no has visto su lado malo, realmente no se toca el corazón para llevar a cabo sus planes, es muy intenso y el rencor se vuelve su mejor compañero. No lo pongas a prueba. 

Leo 

Estás tan centrado en lo que va a decir la gente que son muchas las veces en las que te dejas en último sitio. La razón por la que no es buena idea salir con Leo, es porque no se valora lo suficiente y menos va a valorar al otro. Leo tiene un lado que se preocupa por todo y puede caer en lo intenso. El hecho de esforzarse mucho para ser el centro de atención no es justificación para olvidarse de sí mismo y de la persona que lo acompaña. Leo, te puede amar con todo su ser, pero necesita estar bien, no dejes que descargue sus carencias en ti. 

Virgo 

Lee bien, nada justifica las groserías de una persona, no importa cuáles sean sus argumentos, en el momento que empieza a descargar toda su rabia en ti, es señal de que debes alejarte cuanto antes. Las cosas no tienen que ser perfectas y el deseo de Virgo de que sí lo sean puede hacer llorar a más de uno. Un Virgo estresado se atreve a juzgar demasiado. No se vale que te diga comentarios hirientes sólo porque siente que todo se le está saliendo de las manos. Las cosas no van a salir siempre como quiere y es algo en lo que evidentemente tiene que trabajar. 

Libra 

Hay una cara de Libra que pocos conocen, la que puede convertirse en una de las peores armas emocionales, porque no tiene piedad. Cuando su intención es lastimar lo hace sin mirar atrás y con un humor tan cruel que te deja helado. Libra, cuando se lo propone es sumamente misterioso y distante. Lo que menos quiere es convertirse en la persona que cae rendida a tus pies, es su orgullo el que le impide dar el brazo a torcer, pero eso llega a ser contraproducente. A veces, la otra persona sólo quiere amar y dejarse llevar, pero Libra no está preparado para tanto y termina hiriendo. 

Escorpio 

A ver, nadie está diciendo que Escorpio tiene que ser mesurado y que está mal que su intensidad hable por él. Sin embargo, no te quedes al lado de alguien que no siente que vive si no hay una buena dosis de drama en sus días. No se vale que te acostumbres a verlo todo más difícil. Deja ir al Escorpio que te culpa de todo y que no mueve ni un sólo dedo para hacer las cosas diferentes. La vida no se trata de respirar angustia y miedo, mucho menos estando en pareja. Es para que encontremos el equilibrio y a la persona indicada con la que podamos compartir nuestro mundo. 

Sagitario 

Cuando un Sagitario se pone a la defensiva no hay poder humano que pueda ganarle la batalla, es muy apasionado durante los conflictos, y el hecho de que su personalidad sea tan relajada puede hacer que no le importe ni la mitad de lo que dices. No se vale que te traten con la punta del pie, por mucho que ames a un Sagitario, si no está listo para poner límites sanos e injustamente descarga todo en ti, mejor ponle punto final a esa relación, porque terminarás sufriendo. No estás para lidiar con castigos que no te mereces, que te quede claro, porque eso no es amor. 

Capricornio 

Cuando Capricornio está enojado puede llegar a adoptar una actitud pasivo-agresiva de lo peor. Porque no es el tipo de persona que grita lo que siente, entre más lo esconde para él es mejor, y eso se vuelve un calvario para su pareja, porque todo el tiempo tiene que adivinar si hizo algo malo o no. No te quedes con un Capricornio que no está listo para verte a la cara y decir lo que siente. Su silencio terminará dañando tu corazón, ni siquiera tiene el valor de pedirte perdón. Si deja todo en tus manos, como si fueras la única persona responsable en la relación, ahí no es. Vete, porque después puede ser muy tarde. 

Acuario 

Una cosa es ser seguro de tus cualidades y otra muy distinta es que te la pases alardeando con el fin de hacer sentir mal a otros. No es justo que tu lado pretencioso vaya por la vida derribando corazones como si no tuviera consecuencias jugar con sentimientos ajenos. Acuario, eres muy inteligente, pero nada justifica que humilles a los demás. Cuando tu sombra es la que domina en la relación, lo mejor es decir adiós. Nadie debería quedarse al lado de un ser egoísta, es sinónimo de firmar la desdicha. 

Piscis  

Lo que sucede con Piscis cuando aparece su lado negativo, es que puede llegar a ser sumamente necesitado. Es un signo demasiado entregado y no conoce límites emocionales, lo que lo puede llevar a hundirse en el dolor y terminar dañando al otro, incluso sin darse cuenta. Si un Piscis no tiene bien desarrollada su resiliencia, lo mejor es que te vayas, porque no tendrá el valor de enfrentar las consecuencias de sus palabras o actos. Ese Piscis no está preparado para tener algo a largo plazo y lo peor es que no se ha dado cuenta.