Es así, genuino hasta los huesos, no le importa si no te agrada, no va a perder el tiempo en intentar darle gusto a nadie. Puede parecer dulce a simple vista, lo es, pero…también tiene una parte que no entiende de razones. Cuando la terquedad se hace presente en sus días simplemente desconoce todo a su paso. Tauro no va a fingir algo que no siente, si tu presencia le incomoda se le nota en los gestos, en la voz, en la manera en que pone una enorme barrera. En serio, si buscas dominar a Tauro estás en el camino equivocado. 

Tauro quiere a su manera, no se conforma con migajas, es muy exigente y no calla lo que siente. Aunque algunos le dicen caprichoso, pero no es algo que le quite el sueño. Lo que más detesta es que alguien nuevo en su vida llegue con la intención de hacer que cambie de opinión. Recuerda que lleva en el alma al Toro, al obstinado que muchas veces no escucha a la razón y simplemente se deja llevar por instintos. No pongas a prueba su paciencia, cuando quiere algo lo consigue porque se plantea a corto plazo hasta llegar a la meta final. Si hay alguien que tiene valentía al tomar una decisión es Tauro, no importa si todo se vuelve un huracán, no va a quitar el dedo del renglón.

Si tu objetivo es dominar a Tauro, estás con la persona equivocada, porque es un signo que confía en sus habilidades, no deja que nadie lo haga sentir menos y cuando siente que las cosas van mal busca pros y contras, hasta encontrar la mejor solución. Puede que haga como que te escucha, incluso puede decirte que lo tomará en cuenta, aunque no sea así. No es que sea mentiroso, es que hay momentos en los que no tiene tiempo para lidiar con personas de mente tan cerrada. Tauro es sinónimo de estabilidad, difícilmente da un paso a la ligera, es demasiado meticuloso y si las cosas no salen como quiere, lo vuelve a intentar. Es el tipo de persona que trabaja duro para tener paz, comodidad y satisfacción en todo lo que hace.

Tauro es así, no puede convivir con cualquiera, no le abre su corazón a cualquiera y mucho menos deja que cualquiera opine sobre la forma en que lleva la vida. Tiene sus límites tan marcados, que muchas veces lo describen como un ser de pocos amigos, pero la verdad es que si sólo va rodearse de hipócritas prefiere seguir su camino. Olvídate, Tauro no te va a rogar, puede amarte con lo más profundo de su ser, pero si le hiciste daño es mejor que le des vuelta a la página, porque su orgullo no lo dejará dar una segunda oportunidad, aunque eso sea sinónimo de lágrimas y noches de desvelo.

No le gusta cuando intentan dominarlo, porque él es muy controlador, tiene un lado muy territorial, quiere que todo se haga a su modo y basta con que intentes que haga lo contrario a sus deseos para que te demuestre el significado de inflexible. Además, de vez en cuando se asoma su parte resentida, la que no puede ceder por más que lo presionen. Simplemente no tolera que alguien intente gobernarlo.

Rasgos de Tauro

No lo vas a dominar, porque pone por delante la practicidad, se apega mucho a la lógica y rara vez involucra emociones a la primera. Es muy decidido, tiene una fuerza de voluntad que deja con la boca abierta a cualquiera. Es el tipo de persona que ama su parte conservadora, que no necesita seguir ningún tipo de moda para sentirse bien. Al contrario, son quienes imponen tendencia en todo. Los llaman anticuados porque respetan las reglas y cuando se trata de vincularse con alguien no lo toman a la ligera, pero no es algo que les afecte. Tauro es inteligente, leal y muy rígido, se exige tanto hasta que las lágrimas se hacen presentes. Y cuando quiere argumentar algo no hay quien le gane, realmente defiende su punto de una forma muy inteligente.

Tauro en el amor

Una vez que Tauro te promete fidelidad en el amor, ya no hay marcha atrás, estará en las buenas y en las malas. Es uno de los signos más confiables y entregados a la hora de amar, pero eso no quiere decir que va a permitir que pisotees su dignidad a tu antojo. Tauro tiene bien marcados los límites en una relación y si no recibe lo mismo prefiere terminar. Es quien pone por delante las carcajadas, la estabilidad, los momentos en los que se apoyan. Su forma de amar rompe con lo convencional. Porque tienen una manera muy peculiar de ser seductores y prácticos a la vez. Te aman con el alma, pero no más que a sí mismos. Ahí está la clave, su amor propio es la razón por la que no los puedes dominar.

Tauro con el resto de las personas

A veces, los que te intentan manipular no son amores, son amigos, familiares, compañeros de trabajo. No obstante, Tauro es demasiado metódico y reflexivo, como para permitir que alguien llegue a su vida a hacer lo que se le antoje. Es la persona que te recuerda el significado de ser dedicado sin exagerar. No le importa caer en la rutina, si se trata de hacer lo correcto, lo hace. Pero no esperes que vaya por la vida cumpliendo algo que a ti te corresponde. Para algunos puede sonar cruel, pero Tauro sabe muy bien que no está aquí para ser el salvador de nadie y si no pueden lidiar con eso les deja claro que la puerta está abierta.