Si has nacido el 1 de agosto, no hay más, estás aquí para gritarle al mundo que importas, que no tienes ninguna intención de ceder ante lo que la gente diga. Eres así, te gusta impresionar, ser reconocido no es algo que te moleste, al contrario, trabajas muy duro como para que minimicen tu esfuerzo. Hay un magnetismo en tu personalidad que se roba las miradas. Eres sociable, inteligente, apasionado, la verdad es que no tienes tiempo para que te digan que no. El optimismo y la alegría siempre van de tu mano. Y no, no es que no tengas días malos, pero no pierdes el tiempo, aprendes la lección. 

Eres Leo, naciste para que el resto te ame o te odie, no hay más, pero no es algo que te quite el sueño. Y es que tienes tus objetivos muy claros, ser exigente es otra de tus características. Te encanta que te valoren y que tomen en cuenta tus ideas. Eres muy persistente, siempre andas pisando el acelerador en todo, no tienes tiempo para perderlo y seguir tus sueños es parte de tu instinto. Sin embargo, eso no quiere decir que todo lo que hagas sea trabajo, eres divertido, el buen humor también te define. Digamos que tienes el don de hacer que el otro recuerde a su niño interior, cuando se trata de disfrutar no te importa ni tantito el qué dirán. 

Los nacidos el 1 de agosto, son almas libres, a las que no les importa si cumplen o no con las expectativas del resto. Son los que se ponen una meta y no paran, es su ansiedad la que no los deja estar quietos un sólo segundo. Reconoces que tienes cualidades maravillosas y que no es momento de rendirte. A veces, puedes llegar a ser demasiado inflexible y asustar al resto, porque no hay poder humano que te haga cambiar de opinión, siempre buscas los recursos necesarios para lograr lo que quieres. Así eres, hay quienes te llaman egocéntrico porque no tienen idea de todo lo que te ha costado salir adelante. Porque ven tus logros y creen que todo te ha caído del cielo. No saben que te has derrumbado muchas veces, que lloras en silencio, que no duermes de tanta preocupación. No saben que aún así a la mañana siguiente sonríes con toda la resiliencia del mundo. No saben que detrás de tanto brillo se escondía una sombra que casi te hacía tirar la toalla. 

Es claro que no eres perfecto, hay rasgos de tu personalidad que son bastante molestos, una piedra en el zapato para algunos. Y es que no siempre te compadeces de ti mismo, te exiges tanto que te olvidas de que tienes sueños, de que hay cosas que amas hacer y que hace mucho tiempo te hundiste en un trabajo tras otro. Además, puedes llegar a ser un tanto dramático e intenso, digamos que eso de no tomarte las cosas a pecho no se te da. Otro punto negativo es que necesitas sentir que estás a cargo, el poder es algo que te relaja, que te hace sentir valioso, pero muchas veces resulta contraproducente. 

Tu símbolo astrológico es el León, es tu parte temeraria, la que quiere hacerse valer, que quiere sentir el respeto y que puede llegar a ser un tanto agresiva cuando no es así. Es tu valentía, la manera en que te caes mil veces y te levantas otras mil. Tu elemento es el fuego, ahí está tu lado dominante, el que quiere usar la fuerza, la intensidad, pero también quien tiene una calidez hermosa para emprender. Tu planeta regente es el Sol, esa es la sencilla razón por la que tienes orgullo y vanidad en la mirada, sabes que tienes todo para saborear el éxito. Por su parte, la numerología dice que tus números de la suerte son el 1, 3,10, 13 y 23. 

Si has nacido el 1 de agosto, en el amor eres un alma apasionada, seductora y quien siempre va contra reloj. La verdad es que no tienes tiempo para amores que no saben lo que quieren, te gustan las cosas de frente y en donde puedas tener la atención, en donde te adoren y luchen por estar a tu lado. Porque es lo que das, todo o nada, no eres de los que abandonan la relación, trabajas muy duro para que las cosas funcionen. Eres el tipo de amante que besa como si no hubiera un mañana, con todas las ganas, de forma sigilosa hasta terminar con un toque salvaje. 

Eres como tu color de la suerte, el naranja. El que representa la vitalidad que te corre por las venas. Tu lado creativo, interesante y muy perseverante. Es el color de los resistentes, de los que tienen los pies sobre la Tierra pero un corazón con sueños incontables. Eres dedicación, trabajo duro y mucho amor. ¿Hay algo más perfecto que eso?